El uno a uno de Brasil: La solidez de Weverton y el equilibrio de Casemiro hacen la diferencia

Weverton, arquero de Brasil.

Weverton, arquero de Brasil.

El Scratch basó gran parte de su juego en esperar a Chile y no arriesgar. En ese apartado, las tapadas del arquero de Palmeiras fueron esenciales para lograr el triunfo. Asimismo, la tranquilidad del volante de Real Madrid desahogó a la canarinha cuando la Roja se venía encima. El central Marquinhos fue otro de los regulares.


Brasil tuvo un planteamiento pragmático, donde esperó a la Roja y trató de salir en velocidad. La defensa fue la base de su juego, donde el meta fue la pieza clave para dejar el arco en cero.

Weverton: Fue la gran figura de Brasil. Tuvo dos tapadas notables a los 30′, primero a Vidal y después un cabezazo a Vargas. Después repitió contra el King.

Danilo: No pudo proyectarse. Estuvo demasiado pendiente de las subidas de Mena. Trató de meterse más en el segundo tiempo, pero no gravitó.

Eder Militao: El más bajo de los dos centrales. Cometió una falta evidente a Vargas, al borde del área, que pudo significar la apertura del marcador.

Marquinhos: Bien en el juego aéreo, defensivo y ofensivo. El primer agente de salida de su equipo. Ordenó y sacó al equipo desde atrás.

Alex Sandro: Tuvo demasiados problemas con las subidas de Isla. Tuvo un cruce notable en área chica para evitar el gol de Aránguiz.

Casemiro: El mejor de los volantes brasileños. Aportó salida y equilibrio. Bien en las coberturas y en la tenencia de la pelota. Manejó los tiempos.

Bruno Guimaraes: Intentó poner equilibrio en el medio, pero no pudo frente al ordenado trabajo de la línea de volantes chilenos. Salió en el entretiempo con amarilla.

Vinicius Junior: Se perdió en el esquema de Tite. Jugó pegado a la banda izquierda, pero no defendió y tampoco se proyectó. Intrascendente.

Lucas Paquetá: Nominalmente, debía ser el enganche de Brasil, pero no estuco preciso. Debió tirarse atrás para defender y perdió protagonismo.

Neymar: Fue bien contenido por el equipo chileno. Se frustró a ratos y no pudo tomar la iniciativa de su equipo. Obligó al rebote de Bravo en el gol.

Gabigol: Protagonizó un contragolpe antes del minuto, pero naufragó frente a la última línea chilena. No tuvo remates al arco ni pelotas en ventaja.

Gerson: Ingresó para dar mayo presencia en el medio y lo logró. Se metió entre los centrales y cortó los circuitos en último pase de los chilenos.

Everton Ribeiro: Jugó en el segundo tiempo para aumentar el volumen ofensivo del equipo de Tite. Remató sin vacilaciones para marcar el gol.

Matheus Cunha: Ingresó para dar velocidad al contragolpe brasileño, pero tuvo pocas opciones de tocar la pelota.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.