El uno a uno de la hazaña roja

Las jugadoras de la Roja posan al final del partido.

Comandadas por una imperial Karen Araya, un grupo de jugadoras se quedaron para siempre en la historia del fútbol chileno.


Christiane Endler:

Muy segura, pero apenas fue exigida. Mandó, regaló su precisión con la zurda en la salida de la pelota y agarró todos los centros aéreos, que fue la única munición que acertó a producir Camerún.

Valentina Díaz:

Correcta. Imprecisa con el balón, apenas supo prosperar por su carril. Pero esforzada en faceta defensiva. Lo pasó mal.

Carla Guerrero:

La jefa de la defensa cumplió. Apenas concedió remates a las atacantes de Camerún. Desperdició la ocasión más clara de Chile, en un córner.

Camila Sáez:

Muy firme y sólida. No sufrió. Jerarquía en el centro de la zaga.

Javiera Toro:

Aguerrida. Sin mucho ataque, pero ganadora en todos los asuntos defensivos. Impecable.

Yessenia López:

Acabó lesionada. Ofreció dinámica y balón parado. La presión de las camerunesas no la dejó brillar.

Karen Araya:

Un despliegue conmovedor. De área a área. Impecable para contener y llegadora para acompañar. La mejor del día.

Francisca Lara:

Batalló en el centro del campo. Muy apretada por el acoso rival, pero puso calidad y ganas.

Daniela Zamora:

Un día más de trabajo y sacrificio que de desborde. Ayudó de forma solidaria por su carril. Hizo kilómetros y kilómetros.

María José Urrutia:

Un nueve para el equipo más que para el gol. Se pegó una paliza en la presión. La mejor defensa de Chile. Incansable. Y se las apañó para meter una rosca deliciosa en el mejor jugada colectiva de chile.

Yanara Aedo:

Da gusto verla jugar. Tiene una clase con la pelota que la vuelve maravillosa. No fue un partido de posesión, pero dejó maniobras para enmarcar.

Yenny Acuña:

Le tocó dar relevo a Urrutia en los últimos minutos. Se fabricó la mejor jugada de las Rojas, cortada violentamente por una rival.

Daniela Pardo:

Entró cuando se rompió Yessenia. Testimonial.

José Letelier:

No movió su alineación y supo tener al equipo siempre despierto. Su plan táctico no sirvió para quitarle la pelota a Camerún, pero sí para que no lograra lastimar. Pese a las críticas internas, el tiempo dio la razón a su criterio.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.