En la cabeza del jugador confinado

La ANFP envía a los clubes un informe de 15 psicólogos para proteger la salud mental de los futbolistas de cara al retorno.




Los psicólogos del fútbol chileno también se alistan para un retorno que cada vez está más cerca, aunque todavía sin una fecha clara.

Los más de 100 días de interrupción del Torneo Nacional producto de la pandemia podrían generar una serie de enfermedades tales como la depresión o ansiedad. Quince psicólogos de diferentes elencos chilenos diseñaron una propuesta para el retorno del fútbol competitivo. La ANFP ya lo distribuyó entre los elencos.

En el documento, se entregan recomendaciones extraídas de una revisión bibliográfica y del análisis de una encuesta realizada a 656 jugadores de Primera, Primera B y Segunda División. La presentación aporta números alarmantes: un estudio realizado por FIFPRO (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales) y las Facultades de Medicina de Ámsterdam, entre el 22 de marzo y el 14 de abril, a 1.134 jugadores y 468 jugadoras, detectó que el 22% de las mujeres y el 13% de los hombres presentaron síntomas correspondientes a un diagnóstico por depresión. El 18% de las mujeres y el 16% de los hombres, síntomas de ansiedad.

En relación a las encuestas que se realizaron en el medio local, se determinó que se debe aprovechar como factor potenciador la buena relación que tienen los jugadores con sus familias, como también el interés de regresar a las prácticas. Dentro de los factores a mejorar aparece la necesidad de crear estrategias para el manejo de la ansiedad e incertidumbre sobre el futuro profesional, brindar las condiciones para el manejo seguro de las etapas de regreso a la competencia y la importancia de dar claridad en fechas y plazos relacionadas al retorno. También se hace urgente la idea de diseñar trabajos para evitar potenciales lesiones.

En las diapositivas se recalca la importancia de que el futbolista debe ser capaz de aprovechar el tiempo para encontrar una versión mejorada de sí mismo. También los invita a plantearse nuevas metas. Los invita a estudiar, a aprovechar el tiempo.

Otro de los tópicos que aborda es la sicoeducación. En este capítulo, se busca que los futbolistas locales se informen por los canales de la institución para evitar la incertidumbre. Hablar con sus compañeros, conocer sus emociones y seguir al pie de la letra los protocolos exigidos en lo que marcará la operación retorno. Asumir también el castigo que pueden recibir en caso de no cumplir lo establecido.

Para evitar lesiones y estrés recomiendan que los futbolistas consideren que los pensamientos son capaces de aumentar o disminuir la tensión muscular. Deben utilizar imágenes pare recrear nuevas condiciones de entrenamiento, como también valorar las horas de sueño y descanso necesarias para recuperarse. Elongar de manera relajada, inhalando y exhalando. Si sienten alguna molestia se la deben informar al cuerpo técnico.

Finalmente, el documento resalta la importancia de la identidad deportiva. El jugador debe ser capaz de reconocer sus emociones y utilizarlas en su favor para poder establecer un plan para optimizar sus capacidades. Deben pensar en lo que representan para su institución, mientras se asume que superar las adversidades les permitirá volver aún más fuertes a la competencia.

Comenta