Una dominante España derrota a Argentina y es campeón del mundo por segunda vez

final mundial

Foto: FIBA,

Los ibéricos derrotaron 75-95 a los transandinos en la definición de China 2019. Fueron muy superiores y vuelven a la gloria después de 13 años.




El básquetbol tiene un nuevo monarca. El Mundial de China 2019 llegó a su fin y tras una aplastante victoria, España se sube a la cima Son campeones del mundo por segunda vez en su historia. En la primera copa del mundo de 32 equipos, los ibéricos, tras derrotar 75-95 a Argentina, se pusieron la corona.

Los españoles comenzaron fuerte. La marca era apretada, solo Facundo Campazzo tenía libertad, pero no compañeros a quien entregar la pelota. Luis Scola, el más asediado por la presión rival, no conseguía anotar. Fuertes en propia zona y en contraria, los europeos sacaban 12 puntos en el primer cuarto.

Argentina se demoró cinco minutos en entrar al juego, tras un dubitativo y nervioso comienzo. Nicolás Brussino lideraba la repuntada que los acercaba a cuatro. Campazzo apareció y con vistosas jugadas alentó a su equipo. También ayudó el ingreso de un enérgico Gabriel Deck. Sin embargo, España era quien manejaba el partido y con Willy Hernangómez dominando, el marcador quedaba 14-23 tras los primeros 10 minutos.

Los españoles ganaban en los tableros, atrapando más rebotes y demostrando la calma que a los argentinos le faltaba. La altura también ayudaba. Scola no aparecía, le era imposible anotar. En contraparte, Sergio Llul movía los hilos de su equipo y se imponía en la marca sobre Campazzo, su compañero en el Real Madrid. A Argentina le costaba el pase interior, que tantos réditos le dio en fases anteriores. Pese a que estuvo perdiendo por 16 puntos, los albicelestes se repusieron en algún momento, pero mantenían un bajo porcentaje de tiro. Así y todo, pudieron dejar 31-43 el resultado camino al descanso.

El tercer cuarto aleonó a España y, de cierto modo, derrumbó a Argentina. Los españoles dominaban a destajo, anotaban fácil y se les veía disfrutando en la cancha. Una paradoja con la frase que el Oveja Hernández, coach argentino, había dicho sobre su equipo tras triunfar en la semifinal: "Ganamos, porque disfrutamos". Aún así, los transandinos no se encontraban y por jugadas personales conseguían anotar. A los europeos le salía todo e incluso estuvieron 22 puntos en ventaja. La frustración era evidente en un ilusionado seleccionado albiceleste que no conseguía anotar.

Dos triples de Argentina los metieron de nuevo al partido. Estaban lejos, claro, pero no querían darse por rendidos. El envión anímico duró poco y la selección española siguió aumentando su ventaja. La final se iba decidiendo a su favor. Todo conjugaba para que se encaminaran a su segundo título mundial. Con más aciertos que errores, que casi no cometieron, se fueron ganando 47-66 al último cuarto.

Argentina se esforzaba por descontar. El público cantaba por ellos, pero les costaba. Los puntos eran celebrados con euforia. En frente, España seguía imponiendo su parsimonia. Ricky Rubio sumaba puntos, Marc Gasol aportaba asistencias y el Hernangómez número 41 colocaba la fuerza. Destellos transandinos acercaban el marcador, pero la distancia era muy grande. Eso sí, el amor propio transandino recortaba de 16 a 12, con cinco minutos por jugar y la propuesta de presión alta.

Pero en los minutos finales España no cedió. Como en todo el partido, mantuvieron una marca firme, corrían más que Argentina y pudieron cerrar con tranquilidad el partido. Hernández daba descanso a sus jugadores. El título ya estaba decidido, pero el encuentro había que terminarlo. Y así fue: 75-95.

En los números, Rubio aportó 20 puntos y 7 rebotes; Sergio Llul hizo 14 puntos y 7 rebotes; y Marc Gasol concretó 14 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias para los ganadores. Para los transandinos, subcampeones del mundo por segunda vez, tuvo a Deck como máximo anotador, con 24 puntos.

En tanto, Marc Gasol cumplió un hito él solo. Es el segundo jugador en la historia que en el mismo año consigue ganar la NBA y el Mundial, igualando lo hecho por el estadounidense Lamar Odom, en 2010.

Por otro lado, Francia se quedó con el tercer lugar tras ganarle 67-59 a Australia.

Y España, con el italiano Sergio Scariolo de guía, y una camada talentosa de jugadores, consiguió su segundo título mundial. Asia le viene bien. Como en Japón 2006, los ibéricos se subieron a la gloria del básquetbol mundial. Ante la mirada de Kobe Bryant, Tony Parker y todo el planeta, China 2019 se tiñó de rojo.

MVP de la final: Ricky Rubio

MVP del Mundial: Ricky Rubio

Quinteto ideal: Luis Scola (Argentina), Ricky Rubio (España), Evan Fournier (Francia), Bogdan Bogdanovic (Serbia) y Marc Gasol (España).

Comenta