El goleador de los goleadores

Foto: Photosport.

Esteban Paredes se consagró por sexta vez máximo artillero de Primera, cifra inédita para el fútbol chileno. De los 19 tantos que convirtió, nueve los resolvió de primera y siete en dos toques. Lideró la tabla pese a que en los últimos 11 partidos solo anotó en tres ocasiones.


Es la sexta vez. Nadie puede decir lo mismo. Esteban Paredes se consagró como máximo artillero del torneo nacional, una cifra que lo distancia aún más como el jugador que más veces terminó al tope de la lista de goleadores en un certamen de Primera División, dejando atrás a Eladio Zárate, con cuatro, y al grupo integrado por Carlos Caszely, Óscar Fabbiani, Carlos Campos y Rubén Martínez, con tres cada uno.

El dato, eso sí, tiene un asterisco ya que el capitán de Colo Colo ha disputado casi toda su carrera en la era de los torneos cortos, es decir, dos por temporada. No obstante, su promedio goleador es un argumento a favor de Paredes en una época en que se convierten, en promedio, menos goles que hace medio siglo. La relación de gol por partido lo ubica a la altura de los mejores (ver tablas). Si bien el promedio de esta campaña no fue el mejor de su registro personal (anotó un gol cada 85 minutos), es el segundo mejor balance de su carrera en un campeonato después del Clausura 2014, cuando marcó un tanto cada 72 minutos.

Esta marca goleadora no se tradujo en una buena campaña del Cacique, que se bajó pronto de la carrera por el título. Mientras que su sequía en los últimos meses sí fue fiel reflejo de la caída del conjunto de Héctor Tapia. Cuando el Tanque dejó de anotar, Colo Colo no pudo seguirle la estela a los líderes. De hecho, Paredes solo festejó tres veces en las últimas 11 jornadas. Dos de esos tantos llegaron en la caída por 4-2 ante Everton en Viña del Mar, mientras que el último fue de penal en el empate 1-1 ante Audax Italiano en La Florida, cuando los albos ya estaban muy lejos de la punta.

Las anotaciones de Paredes fueron decisivas para darle a Colo Colo 21 puntos de los 43 que cosechó a lo largo del certamen, porque se dieron en momentos claves de los encuentros. De los 19 goles, seis fueron para abrir la cuenta; dos significaron la victoria; dos propiciaron la igualdad transitoria; y otros tres sirvieron para devolverle la ventaja al cuadro popular en el encuentro.

El principal socio de Paredes fue Óscar Opazo, que lo asistió en cuatro ocasiones, seguido por Jorge Valdivia con tres. El Torta fue una constante vía ofensiva del Cacique a lo largo de la temporada, ya que por su banda (izquierda o derecha) solían enfocarse los ataques albos. Sus subidas para ofrecerse como opción de pase para los volantes le permitían llegar destapado para terminar la jugada con centros o pases atrás para la llegada de los delanteros. No es casualidad, por lo tanto, que Paredes convirtiera un 84% de los goles dentro del área, 16 de ellos a uno o dos toques.

El técnico que hoy dirige Deportes Valdivia, Jorge Aravena, explica que el descenso goleador de Paredes en el último tercio de torneo se debió a un problema colectivo, y no al revés. “Siempre el equipo va a estar por sobre una individualidad. Si el equipo no genera ocasiones, si los circuitos para abastecer a los delanteros no fluyen, la falta de gol va a existir. Puedes ganar con una individualidad, pero al final la campaña te la sostiene el equipo”, advierte el Mortero, que dirigió a Paredes en los albores de su carrera en Santiago Morning. Por lo mismo lo conoce y detalla algunos factores que permiten al atacante seguir siendo un referente a los 38 años. “Esteban es un profesional que se entrena al máximo y por eso sigue vigente. Y futbolísticamente tiene cualidades que favorecen esa capacidad goleadora. Es un jugador que posee una técnica exquisita y eso le permite definir en pocos toques o en espacios reducidos. Aparte los años también le han dado esa madurez para aprender a estar mejor ubicado en el área y aprovechar los espacios a pesar de no tener el físico de hace 10 años”, sentenció.

Los 19 goles contribuyeron a la persecución de otro récord, el que aún exhibe Francisco Valdés como máximo anotador en la historia de la Primera División. Con 210, Paredes está a cinco tantos de Chamaco, una marca que buscará batir en 2019, su última en el fútbol profesional.

Seguir leyendo