Hamilton llega al techo

El británico gana en Turquía y alcanza a Schumacher con siete títulos de F1. Y no ve su límite: siente que recién empieza.




Cuando Michael Schumacher dejó de correr en 2012, el mundo se preguntaba quién podría sucederle, si alguien sería capaz de acercarse a sus números. Mercedes fue su última escudería y quien llegó a reemplazarle fue un tal Lewis Hamilton. En aquel año de retiro de la leyenda alemana, el británico ya tenía un título. Hoy, sin embargo, aquella estrella emergente consiguió su estatus permanente de figura.

Y si había números por romper, Hamilton se encargó de establecer las nuevas marcas del Gran Circo. Con su triunfo en el Gran Premio de Turquía, disputado ayer en un suelo tremendamente resbaladizo, el inglés igualó a Schumacher con siete títulos del Mundial. Los más ganadores, los mejores de la historia.

El día estaba en camino a ser una sorpresa, pues Lance Stroll, quien partió desde la pole position, lideró la carrera por 30 vueltas. La pista húmeda provocaba estragos y si en la previa se habló de fórmulas que pudieran consagrar a Hamilton en Turquía, con tres fechas aún por disputar, el único que podía arruinar la fiesta era Bottas, pero él mismo se encargó de estropear su desempeño.

Un trompo en la primera vuelta envió al finlandés a los últimos puestos, desde donde remó pero poco pudo remontar. En eso, Hamilton alternaba desde el sexto en adelante. Recién en la vuelta 38 de 59 se hizo de la cima que no soltó más hasta cruzar la meta y largarse a llorar emocionado, sin poder hablarle a su equipo mientras terminaba de hacer el recorrido.

Cuando el británico llegó de vuelta a boxes se armó la fiesta. Sebastian Vettel, el más caballeroso y campeón cuatro veces de la F1, desde su posición en el podio fue el primero en acercarse a Hamilton para extenderle la mano y abrazarlo. Sergio Pérez, en segundo, completó los primeros puestos y le dio a Racing Point la alegría que Stroll no pudo.

Hamilton cerró su séptimo título y, cual campeón completo, tuvo palabras de ánimo para quienes le admiran: “Esto va más allá de mis sueños. Quiero mandar un mensaje muy importante a los niños. Sueñen lo imposible, trabajen y nunca duden de ustedes mismo”, dijo un piloto que este año desató toda su personalidad de activista social, tomando un rol protagónico en el Black Lives Matter.

Siete títulos cerró Lewis y agigantó su leyenda. Es la época de Hamilton en el Gran Circo, el corredor que desde Stevenage, a las afueras de Londres, forjó una máquina ganadora."Y siento que esto acaba de empezar", afirmó quien ya tocó la altura donde estaba el techo de la F1.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.