La Calera vence a Iquique en la agonía y acecha la punta del torneo

LA CALERA

El equipo cementero se impuso sobre el final a Iquique y escaló hasta el segundo lugar de la clasificación.




U.La Calera: C. González; V.Retamal, M. Navarrete, F. Salinas, V. Fernández; Y. Andía, Á. Rodríguez (85', W. Piñónes), Á. Césped; T. Rodríguez (64', S. Micolta), M. Barbieri, G. Abán (13', J. Monreal). DT: V.Rivero.

Iquique: R. Naranjo; E. Carvajal, M. Blásquez, M.Zenteno, N. Peñailillo; C. Sierra, J. Miño (88', M. Fuentes); L. Rolón (79', D. Fernández), G. Bustamante, H. Salinas; E. Pernía (59', R. Becerra). DT: M. Riffo.

Goles: 1-0, 90', Barbieri, con certero remate al ángulo desde la entrada del área.

Árbitro: J. Cabero. Amonestó Peñailillo (I).

Estadio Sausalito, Viña delMar. Asistieron 2 mil personas aprox.

UniónLa Calera tenía una oportunidad de oro y la aprovechó. El tropiezo de la Universidad de Concepción los dejó a un paso de subirse casi hasta la cima del torneo.Para lograrlo, eso sí, los cementeros necesitaban vencer a Iquique para quedar apenas un punto por detrás del líder, la Universidad Católica. Y tras jugar un encuentro trabado ante el cuadro nortino, solo un golazo sobre el final les permitió alcanzar su objetivo.

El primer tiempo favoreció enteramente a los de la Quinta Región. En el inicio del partido, los de Víctor Rivero -uno de los mejores entrenadores del campeonato- derrocharon argumentos. Tuvieron la posesión, equilibrio defensivo y variantes en ataque. Y a pesar de que la motivación de los locales era evidente en la cancha, no estuvieron finos y fueron incapaces de redituar el dominio.

En el complemento, el trámite se invirtió. Los Dragones Celestes crecieron y contaron con las mejores ocasiones. Gonzalo Bustamante, figura del partido, tomó la manija y se lució. Sin embargo no tuvo compañía y su esfuerzo terminó siendo fútil.

Una tras otra se sucedieron las acciones. Iquique llegó varias veces con profundidad, descompuso el orden de la zaga calerana, los obligó a retroceder, pero no pudieron romper el cero. Ya sea por impericia, falta de técnica o hasta de suerte, la pelota simplemente no entró.

El conjunto calerano no podía salir de su zona y, a poco del final, parecían firmar la paridad. El ingreso del joven ecuatoriano Santiago Micolta le había dado profundidad y frescura a su ofensiva, pero no había fórmulas claras para lograr el desnivel.

Y, así, el encuentro moría sin goles y el esfuerzo de los protagonistas empezaba a decaer. En eso estaban todos, de hecho, cuando en los descuentos, una derecha maravillosa de Barbieri sentenció el partido. El argentino tomó la pelota justo fuera del área, en diagonal al arco, se acomodó y remató al ángulo del segundo palo. El golazo de la fecha, tal vez, y un triunfo vital para el equipo del cemento, que se niega a bajar los brazos y a ponerle fin a una campaña con tintes históricos. Y es que, después de 21 jornadas, UniónLa Calera es sublíder del torneo y, con sólidos argumentos, acecha al líder y va en serio por el título.

Comenta