La carta de la ANFP que desnuda sus propias lagunas estatutarias

Matías Rivadeneira, secretario ejecutivo de Quilín, contestó un requerimiento de Leonardo Zúñiga, presidente de Melipilla, uno de los clubes de la rebelión. "La respuesta reconoce que hoy existe vacancia en el cargo de directorio, de cinco personas, lo que imposibilita su funcionamiento", sentencia el timonel. Sin embargo, los estatutos no son coherentes con el Código Civil, por lo que Zúñiga cree urgente una modernización de la normativa de la asociación.




El presidente de Melipilla, Leonardo Zúñiga, recibió una carta de la ANFP este martes como respuesta a un requerimiento formal que le hizo al organismo. Su consulta tenía que ver con la validez del directorio, ya que solo tiene dos integrantes (Sebastián Moreno y Marcos Kaplún) y el artículo 551 del Código Civil establece que el mínimo es de tres. La respuesta de Quilín, a la que tuvo acceso La Tercera, deja en evidencia que los estatutos de la asociación no tienen coherencia con el cuerpo legal chileno. Junto con ello, revela que la entidad está al límite en cuanto a cumplir con las firmas necesarias para emitir cheques y otros documentos de pago.

Según la misiva, firmada por el secretario ejecutivo Matías Rivadeneira, la asociación reconoce que su directorio está imposibilitado de sesionar, ya que no cumple con lo establecido en el Código Civil y existe vacancia en los cargos de directores. Sin embargo, al mismo tiempo señala que la propia normativa interna sí se lo permite, ya que en ninguna parte está contemplado que el directorio deje de existir si queda con menos de tres miembros, el mínimo que exige la ley para corporaciones como la ANFP.

“El Directorio podrá sesionar válidamente con la mayoría de los miembros que estén en ejercicio, es decir, aquellos que no hayan renunciado, fallecido o se hayan ausentado por más de 60 días sin autorización del Directorio. No obstante lo anterior, considerando lo establecido en el artículo 551 del Código Civil, se colige que, en caso que los miembros vigentes del Directorio no pueden ser menos de 3, en cuyo caso el Directorio no puede sesionar y, en consecuencia, es el Consejo de Presidentes el llamado a proporcionar el remedio jurídico para la continuidad del funcionamiento de la Corporación, esto es, proponer y elegir a los miembros del Directorio que ocuparán los cargos vacantes”, dice la carta, que le otorga la potestad a los clubes para no entrar en conflicto con las leyes civiles.

Es más, en la contestación de Rivadeneira se indica que si Moreno estuviese solo en la mesa, nada lo obliga a dejar su cargo como presidente del fútbol chileno. Es decir, podría estar hasta el final de su período, aunque no tuviera directorio. “Debe advertirse que la imposibilidad de funcionamiento del Directorio por no contar con el mínimo legal establecido para su funcionamiento, en ningún caso implica la vacancia de aquellos Directores de la Corporación que siguen en sus cargos”, sentencia.

“Aún cuando no pueda sesionar el Directorio, ello no significa que éste deje de existir. La ley entrega a este órgano las potestades de dirección y administración, y a su Presidente la representación judicial y extrajudicial de la Corporación, por lo que, aun en caso de no poder ejercer las potestades que corresponden al Directorio como un órgano, el Presidente de todas formas se encuentra revestido de las atribuciones de representación ya expresadas”, agrega la carta de Quilín.

A juicio de Zúñiga, el receptor de la respuesta, se trata de vacíos que es urgente modificar para que crisis como la actual no se repitan en el futuro. “Efectivamente, nos encontramos en graves problemas de estatutos que no están vigentes y concordantes con situaciones con las que enfrentamos. Urge dejar estos episodios cubiertos. No podemos quedar a la deriva sin dirección ni solución concreta”, sostiene. Su opinión es compartida por varios otros presidentes.

Consultada al respecto, la ANFP respondió lo siguiente: “Se entregó un informe jurídico sobre la vigencia de los miembros del directorio que no han renunciado, y de los poderes conferidos para representar a la ANFP, lo cual se emitió a solicitud del propio club, y en conformidad a las disposiciones estatutarias vigentes, las que fueron aprobadas en su oportunidad por el Ministerio de Justicia”.

¿Quién firma los cheques?

Con un directorio que no cumple el mínimo requerido por la ley de tres miembros en ejercicio, ya que apenas tiene dos personeros, los clubes se preguntaban cómo podía la ANFP seguir cumpliendo con los pagos.

En el escrito se informa que el 23 de enero pasado, en reunión extraordinaria de directorio, se modificaron normas internas para las firmas de los cheques. ¿Por qué? Porque no había gerente general. “Lo que se hizo fue otorgarle poder a Juan Parra, como gerente general interino, para las firmas de los cheques y otros documentos, tras la renuncia de Claudio Tessa. A veces faltaban firmas y había que andar corriendo. Hoy están justos, al límite”, revela un exdirector de Moreno.

Y así es, porque, por ejemplo, si Kaplún o Parra llegasen a renunciar, los pagos de más de mil UF no podrían realizarse, como las cuotas mensuales del CDF a los clubes, ya que estos pagos requieren de tres firmas (tres directores o dos directores más el gerente general). Hoy solo quedan tres: Moreno, Kaplún y Parra.

“En definitiva, y a modo de conclusión general, se informa que, si bien existe una situación de vacancia en los cargos de directores que resulta del todo necesario remediar por medio del Consejo de Presidentes, en los términos ya expresados, no puede prescindirse de la existencia de cargos vigentes en el Directorio, no obstante su imposibilidad temporal de sesionar legalmente. Del mismo modo, la vigencia de poderes de representación judicial y extrajudicial otorgados válidamente por el Directorio, permiten la adecuada comparecencia a los actos jurídicos que en el orden judicial como extrajudicial puedan ejercerse”, concluye la contestación del secretario ejecutivo.

De ahí la importancia del Consejo de Presidentes que se realizará este lunes, a las 11.00, de forma virtual, en la que se oficializará la renuncia de Moreno y se elegirá un nuevo directorio de transición hasta el 30 de julio, cuando se celebren elecciones en la ANFP.

“Por eso es importante hacer el consejo, salvar la situación y preparar en un marco de legalidad lo que viene, que no es menor. Hay que preparar un acto eleccionario, implementar los trabajos realizados por la comisión Retorno, apoyar a la comisión CDF, en fin, son todas cosas que hoy necesitan dirección”, dice Zúñiga.

“La pregunta que yo hice fue si hoy en día existe un directorio válido. La respuesta reconoce que hoy existe vacancia en el cargo de directorio, cinco personas, lo que imposibilita su funcionamiento, pero se hace la salvedad que dado que existe una delegación de facultades, mediante una triangulación entre director uno, director dos y gerente general, la ANFP puede enfrentar obligaciones hasta ciertos montos, pero insisto, se reconoce que existe vacancia en el directorio”, sentencia.

“Por eso es que Sebastián Moreno no puede citar a consejo y necesita la reacción de los clubes. Necesita que sean estos quienes le integren el directorio para poder continuar en forma normal. Y justamente es eso lo que se ha hecho y todos hemos estado de acuerdo en esa necesidad. Lo único que nos separa es que creemos que Sebastián Moreno no puede creer que representa a la ANFP”, advierte.

“Sin ese acto el directorio no puede gestionar. Sin embargo, apoyado en la delegación de facultades, puede enfrentar ciertas funciones. Está incluso en el límite de ellos, y eso no lo podemos permitir. No existe ninguna tendencia o grupo que pretenda dejar sin gobernabilidad a la ANFP. Lo que sí existe es la convicción absoluta por parte de algunos de que eso no puede estar en manos de Sebastián Moreno”, finaliza el timonel melipillano.

Comenta