La decisión que divide al camarín de Colo Colo

Foto: Agencia Uno.

El millonario pago a seis referentes genera ruido entre el plantel. Paredes y Carmona buscan repartir esos ingresos, pero no todos están de acuerdo, lo que causó la molestia de algunos integrantes. Todo está revuelto en el Monumental.




Hace mucho tiempo que Colo Colo no sabe de tranquilidad. Cuando todo parecía normalizarse, una nueva controversia afecta a la institución, luego de que el martes se aprobara, en una reunión extraordinaria de directorio, el pago de derechos de imagen y cuota de pase a Esteban Paredes, Pablo Mouche, Juan Manuel Insaurralde, Nicolás Blandi, Carlos Carmona y Matías Zaldivia.

Los cerca de $ 500 millones debían ser pagados obligatoriamente durante los tres meses y medio en que el club se acogió a la Ley de Protección del Empleo, pero eso no sucedió. Para evitar un conflicto mayor, el presidente Aníbal Mosa buscó llegar a un acuerdo rápido y cancelar lo adeudado en cuatro cuotas, entre enero y junio de 2021. El bloque opositor, en tanto, esperaba dilatar este compromiso mediante la vía judicial. Además, argumentaron que existe “un peligro de quiebra”, ya que hay mucha incertidumbre sobre los ingresos futuros.

Conscientes del ruido que en el camarín produjo este episodio, el directorio aprobó, a modo de compensación, la realización de dos partidos amistosos entre el próximo año y 2022. Esta iniciativa no fue bien recibida por el camarín, porque es una retribución escasa, ya que, a las recaudaciones de esos partidos, también habría que restarles los gastos operacionales, por lo que el ingreso sería marginal.

Si bien los seis referentes no tienen la obligación de repartir el dinero entre sus compañeros, Esteban Paredes y Carlos Carmona e, incluso, Julio Barroso, quien tiene un régimen especial, apuestan por colaborar económicamente con los que ganan menos. Sin embargo, la idea no tuvo la misma acogida en el resto de los involucrados, especialmente en Mouche y Blandi. “Que jueguen solos los argentinos, entonces”, comentó uno de los integrantes del plantel, molesto por la situación. No obstante, todavía no se ha producido una conversación más profunda en el grupo para aclarar estas diferencias, ya que por los protocolos sanitarios, no hay una manera de reunirse presencialmente.

Asimismo, en las próximas horas, la Dirección del Trabajo emitirá el dictamen tras la denuncia del SIfup. En ella se pide fiscalizar, entre otras cosas, el pago de derechos de imagen y la aplicabilidad de la Ley de Protección al Empleo, además del pago de los 22 días de trabajo en abril que la concesionaria desconoce.

Mientras no se produzca este pronunciamiento, el plantel no le va a responder a la sociedad anónima acerca de los amistosos compensatorios, más allá de que internamente expresaron su insatisfacción, debido a que aún no hay certeza de si la DT considerará o no válida la decisión de ByN de mandar a los jugadores al Seguro de Cesantía.

Comenta