La fiesta en Arica que acaba con tres despedidos

Jugadores de San marcos durante un entrenamiento. Foto: @SM_AricaOficial/Twitter.

El equipo del norte da a conocer la desvinculación de un trío de futbolistas por incumplir el protocolo sanitario.




San Marcos de Arica pone en riesgo el retorno del fútbol. El club nortino expulsa de sus filas a tres jugadores de forma “inmediata y definitiva” por haber vulnerado los protocolos relativos al control del coronavirus. Acusa que Brian Torres, Brandon Muñoz y Nicolás Bascuñán, todos cedidos por Huachipato, los infringieron.

En un comunicado, el club establece que los futbolistas solo pueden moverse entre sus hogares y lugar de entrenamiento. Los expulsados, que viven colectivamente en una instalación provista por la entidad, superaron con creces ese margen. Y según dice la dirigencia, incurrieron en actos de indisciplina.

“La desvinculación definitiva viene siguiendo los procedimientos regulares correspondientes en el área legal de la institución”, añade el comunicado, en la misma línea. “El club es riguroso en su postura de no tolerar actos de indisciplina, ni infracciones a la Ley y de exigir un comportamiento ejemplar acorde con los valores de nuestra institución y con nuestro propósito de ayudar a construir una mejor sociedad, más aún en el contexto actual, donde esta indisciplina puso en riesgo la vida de los demás trabajadores”, reafirma el documento.

”Falta un cuarto que lo vamos a anunciar mañana. Es más grave de lo que podemos decir en un comunicado. No respetaron el toque de queda, salieron por la noche, el viernes. Es gravísima la situación. Estos tres son de Huachipato. El cuarto, de un equipo grande. Son jugadores que vinieron a préstamo”, explica Carlos Ferry, timonel ariqueño, a La Tercera.

El detalle que entrega el directivo es más amplio: “Llevaron mujeres al lugar en que viven. No respetaron los protocolos sanitarios. Sus compañeros no quisieron entrenar más hasta que se hiciera un test de PCR a todo el plantel, porque se asustaron ante la eventualidad de un contagio. Afortunadamente, todos resultaron negativos”.

El lugar en que estaban reunidos los más jóvenes del plantel es una parcela, propiedad del dirigente. “Puede tener incluso carácter de delito. La abogada me decía que es muy grave. Se pudo involucrar a 40 personas, a sus familias. Tiene que haber un escarmiento”, añade. “Esta indisciplina puso en riesgo la vida de los demás trabajadores”, reafirma el documento del club en el que se anunció la medida.

Ni los jugadores ni el cuerpo técnico quisieron referirse a la situación. Tampoco en la ANFP, donde se trabaja intensamente en la elaboración de planes para garantizar un retorno seguro del balompié nacional. “Los jugadores estaban a préstamo hasta el fin de temporada, por lo que esto es una problemática laboral entre Arica y los jugadores”, se desmarcan en Huachipato.

Comenta