La U festeja un triunfo clave y el retorno goleador de Aránguiz

FOTO: AGENCIAUNO

Solo señales positivas para los azules, en su triunfo por 1-3 ante Audax Italiano, valioso en la lucha por no sufrir en la tabla ponderada. Pablito ingresó en el segundo tiempo y selló la victoria.


Oxígeno puro. Vital, necesario. La victoria era más que necesario para Universidad de Chile. Para reforzar las convicciones, en un proceso que está partiendo con Dudamel a la cabeza. Más valioso todavía, si en la tabla que más le importa a los azules, la ponderada, el equipo dio un salto valioso para alejarse de cualquier peligro. Por eso el festejo tan efusivo tras el 1-3 sobre Audax Italiano, en La Florida.

Cerrado, muy trabado, donde cada centímetro se peleaba con dientes y uñas. Así fue la primera mitad. Dos equipos anulándose, con muy poco espacio para la creatividad. Fue la apuesta de ambas bancas, especialmente la de Dudamel, que en la U no incorporó a ningún jugador de imaginación de distinta, ante la ausencia por lesión de Walter Montillo.

Lo que sí les impuso el venezolano a los estudiantiles fue la fuerza y estilo chocador de un mediocampo, que si bien no brillaba, tampoco dejaba lucir a los dueños de casa. Porque de jugar a jugar, en Audax había jugadores con mejor pie (Ledezma, por ejemplo), que no pesaron.

Desde ese punto de vista, la tarea se completaba en las filas estudiantiles. El que sufría, sin embargo, era Joaquín Larrivey, el goleador del campeonato, aislado, sin balones con ventaja, destinado a la refriega. El ofensivo como más acción hasta ese minuto era el debutante Lenis, quien animó un duelo particular con Crovetto, por la banda derecha azul.

Por la izquierda, en tanto, Guerra volvía a confirmar su bajo nivel. En su defensa, al juvenil le desacomoda la orilla. Como sea, con el poco afán ofensivo de ambos elencos, el cero se justificaba totalmente.

Pero el fútbol tiene esos cambios que le hacen tan atractivo. Una ráfaga altera cualquier escenario. Y esa ráfaga, en esta pasada, corrió en favor de la U. Porque en tres minutos (50′ y 53′), los pupilos de Dudamel sacaron una ventaja importante con los tantos de Lenis y Moya. ¿La sentencia del partido? En teoría sí, mas Audax Italiano algo tenía que decir antes del final.

Una reacción era lo mínimo que se le exigía al local. Esa llegó de la mano del recién ingresado Álvarez (62′), quien marcó el descuento. Desenlace abierto, recordando además que en la primera rueda Audax se había recuperado de un 2-0 ante los chunchos. A esa altura, Aránguiz ya había hecho su reestreno en la U, después de dos meses y medio lesionado. Pese a su falta de competencia, Pablito mostró parte de su arsenal técnico y con eso ayudo a que su equipo se desahogara.

El verdadero desahogo, eso sí, llegó con la definición exquisita del propio Aránguiz, quien se sacó al arco y selló el triunfo azul. El primero de Dudamel en Chile y un empujón grande en la tabla ponderada para no sufrir con la amenaza del descenso. Día perfecto para la U.

FICHA DEL PARTIDO

A. Italiano 1: Muñoz; N. Fernández, Labrín, M. Fernández, Crovetto (85′, Torres); Cabrera, Henríquez (81′, Meléndez); Montecinos, Ledezma (59′, Álvarez), Martínez; Holgado. DT: J. L. Díaz.

U. de Chile 3: De Paul; Rodríguez, González, Casanova, Del Pino (87′, Carrasco); Moya; Espinoza, Martínez (76′, Cornejo); Lenis (87′, Cortés), Larrivey, Guerra (64′, Aránguiz). DT: R. Dudamel.

Goles: 0-1, 50′, Lenis cabecea un córner de Espinoza sin marca; 0-2 , 53′, Moya cierra de primera un centro de Martínez desde la derecha; 1-2 , 62′, Álvarez captura un rebote de De Paul tras cabezazo de Holgado; 1-3, 90+1′, Aránguiz elude al portero y anota con arco vacío.

Árbitro: Francisco Gilabert. Amonestó a Montecinos, N. Cabrera, Crovetto, Cabrera (AI); Guerra, Del Pino, Moya (U).

Estadio Municipal de La Florida. Sin público.

En cursivas, jugadores juveniles.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.