La UC deja en 1-1 un partido de 0-3

Luciano Aued luego de fallar el penal. FOTO: AP

Tres errores le estropean a Católica en Cali su superioridad y protagonismo: Dituro regala un tanto, Aued falla un penal y Pinares perdona un gol a placer (y el juez le quitó otro a Huerta).




Cuánto puede significar un error durante un partido. La UC, que por merecimientos debió haber ganado como visita al América de Cali por el Grupo E de la Copa Libertadores, al final terminó igualando presa de un grosero error de Matías Dituro que le puso cuesta arriba el duelo desde muy temprano.

El equipo de Ariel Holan tuvo diez minutos de terror en el Olímpico Pascual Guerrero. Fallaron dos jugadores siempre confiables, como Matías Dituro y Luciano Aued. El primero regaló un gol increíble tras una mala salida con los pies y el segundo, eximio lanzador de penales en Chile, falló desde los 12 pasos a los 7′.

El local, sin mucho esfuerzo, tenía groggy a los de la franja. Todo lo que Universidad Católica hace bien en Chile no lo hizo la noche de este miércoles en esos primeros siete minutos en Colombia. De hecho, todo lo contrario.

Sin embargo, cuando un equipo anda con la confianza a tope, sabe reponerse de los malos momentos. Y eso hizo el elenco universitario. Pasado el chaparrón, la UC se apoderó de la pelota y del trámite del partido. José Pedro Fuenzalida fue factor por el sector derecho, generando mucho desequilibrio por su banda, siempre buscando la profundidad y sin despreocupar la faceta defensiva.

Quizás si el mayor (o único) problema de la UC fue cuando el cuadro caleño arremetía a través de los pases largos a la espalda de sus defensores, buscando la velocidad de sus peligrosos atacantes. Pero más allá de eso, Católica era superior y vio premio al esfuerzo a los 34′.

Fernando Zampedri, siempre tan criticado por los fanáticos de la UC por los goles errados, anotó por segundo partido consecutivo en la Copa. Fue una acción de 9, de esos de antaño, al anticiparse a su marcador y con la punta del botín desviar un pase con intención de Aued. Al argentino lo trajeron para hacer goles y, más allá del gusto personal de cada quien, ha respondido. Más si se considera que desde la partida del Nico Castillo a la UC siempre le ha pesado un centrodelantero.

Minutos después, a los de la precordillera le anularon mal un gol a Valber Huerta por una inexistente posición de adelanto. El partido ya era todo de los chilenos.

El segundo tiempo no fue muy diferente a cómo terminó el primero. Quizás, la UC comenzó a sentir el desgaste del partido, lo que provocó más aproximaciones de los colombianos. Aún así, la primera llegada peligrosa del complemento corrió por cuenta del visitante: Aued cedió para Pinares quien, de frente al arco y casi en el punto penal, intentó otro de sus goles maravillosos, pero desvió cuando el gol parecía un hecho.

Si de algo puede estar tranquila la Católica y sus hinchas es que nunca dejó de buscar el gol que permitiera celebrar en Colombia. Desde Holan con sus cambios (entraron Buonanotte y Valencia) hasta los propios jugadores, intentaron por todos los medios. Abundó el juego asociado y también hubo arremetidas por aire. Como Aued, que con un cabezazo también lo tuvo.

A pesar de los intentos, la UC no pudo encontrar el, a esa altura, merecido tanto de la victoria y así llegó el final del cotejo. En otras circunstancias, un empate en Colombia hubiera sido un buen resultado. La noche del miércoles, por juego y sobre todo por su posición en la tabla del Grupo E, la sensación es de amargura. Los cruzados siguen cuartos y ahora enfrentarán el martes a Gremio en Porto Alegre, donde solo sirve ganar.

Nombres propios

  • Matías Dituro: El gol de los colombianos fue todo suyo. El meta atajó lo que tuvo que atajar, pero regaló increíblemente el tanto caleño. Tras nerviosos siguientes minutos, se afirmó.
  • Luciano Aued: Partido amargo para el argentino. No hizo un mal cotejo, pero desperdició un penal. Con Saavedra al lado, Luli pudo sumarse al ataque y dar varios pases intencionados.
  • Fernando Zampedri: Positivo partido del transandino. Cumplió con lo que se le pide, que son goles. Además, hizo un trabajo silencioso al sacar a los centrales rivales del área.
  • José Pedro Fuenzalida: El Chapa pide Selección. José Pedro Fuenzalida, más allá de la edad, sigue rindiendo y respondiendo. Ayer hizo todo el recorrido por la banda derecha. Fue atacante y defensa.
  • Ignacio Saavedra: Nacho es otro de los que está en un nivel superlativo hace tiempo. A pesar de su corta edad, entiende como pocos el juego. Corretea, quita y casi no falla al ceder la pelota.
  • Rodrigo Ureña: El chileno del América de Cali viene jugando como lateral derecho y ha respondido. Sin ser su posición, defiende de buena forma y es criterioso para sumarse al ataque.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.