La UC sufre hasta el final para abrazarse con ganas

PS_391049

Los cruzados se imponen por 0-3 en Valparaíso, pero el marcador no refleja la estrechez en el desarrollo del juego.


La UC sufre hasta el final para abrazarse con ganas. El debut del bicampeón del fútbol chileno estuvo lejos de ser cómodo. En Valparaíso, el equipo de Miguel Ramírez, campeón de la última temporada de la Primera B, se hizo fuerte, probablemente más que lo que esperaba la escuadra de Ariel Holan, que tuvo que trabajar y hasta sufrir para obtener los primeros tres puntos de la temporada. Sobre el final, terminó abrochando un 0-3 excesivo según el desarrollo del partido.

El duelo estuvo marcado por las visitas del juez Eduardo Gamboa a la icónica pantalla que se ubica en el centro del campo. Sobre todo en la primera etapa, el sistema fue protagonista. El árbitro recurrió tres veces a él. Una de esas ocasiones terminó siendo decisiva. Después de determinar por esa vía que Matías Fernández había interceptado con la mano un centro de Diego Buonanotte desde el sector derecho, Gamboa sancionó el penal. Lo convirtió Luciano Aued, el especialista estudiantil para los lanzamientos desde los doce pasos.

La UC no había tenido una jornada tranquila en la Quinta Región. De hecho, pudo ser peor si el venezolano Néstor Canelón hubiese capitalizado las llegadas que insinuó, pero que en escasas oportunidades terminó con acierto. O si Valber Huerta no salvaba un balón en la línea cuando Matías Dituro estaba virtualmente vencido. Pero logró llegar al gol justo cuando los porteños jugaban mejor, aunque el nivel que mostraban estaba lejos de las pretensiones que Ariel Holan tiene para esta temporada: la UC no presionó, cuando lo intentó, pocas veces recuperó bien y no tuvo la claridad ofensiva que quiere el entrenador. De hecho, su propuesta ofensiva se tradujo en balonazos largos, una alternativa válida, pero lejana al discurso del estratega.

Mucho premio

La segunda etapa se pareció mucho a la primera. Por momentos, Wanderers fue mejor, pero como en todo el duelo, irresoluto en materia ofensiva. Franciso Alarcón y Marco Medel pudieron empatar, pero fallaron. La UC tampoco mostró grandes argumentos para aumentar. Y cuando dispuso de una ocasión imperdible para ampliar la ventaja, la desperdició. En los 57',  Ezequiel Luna derribó a Puch en el área. El penal, que debía ejecutar Aued, pasó a los pies de Zampedri y, en lugar de convertir y aumentar su confianza, el rosarino se lo terminó farreando. Viana se hizo enorme para taparlo con la pierna derecha mientras volaba hacia el sector opuesto.

La tranquilidad para los cruzados llegó sobre el final, pero no refleja el trámite del partido. El segundo gol no se genera por una acción urdida de juego, sino gracias a un gran acierto de Matías Dituro. Desde su área, el arquero trasandino apuró la ejecución de un lanzamiento libre, que se transformó en una asistencia perfecta para Gastón Lezcano, en los 86'. Y en el tercer minuto de adición, Zampedri se tomó revancha y marcó el 0-3. Demasiado premio para un bicampeón que no deja una gran imagen, pero que impone su jerarquía para sumar sus primeras unidades.

Comenta