Las denuncias sexuales que remecen al fútbol femenino

Emilia Pastrián, defendiendo a la selección sub 20 de Chile, donde es la capitana.

Tres jugadoras de distintos clubes y disciplinas acusan de acoso y abuso al kinesiólogo de Palestino femenino, quien fue desvinculado ayer por el club debido a las publicaciones.




Un verdadero terremoto azota al fútbol femenino chileno, luego de que en las últimas horas tres jugadoras denunciaran situaciones de acoso y abuso sexual protagonizadas por el ahora exkinesiólogo de Palestino Ignacio Montano (25 años). La primera en relatar lo sucedido fue Emilia Pastrián, futbolista del cuadro árabe y capitana de la selección chilena Sub 20. Su testimonio abrió el camino para que Natalia Paredes, quien defiende a Coquimbo en el futsal, y Sofía Sáez, de Unión Española, describieran una serie de episodios que involucran al profesional.

Pastrián, de 18 años, relató en una extensa publicación en Instagram que las situaciones comenzaron a darse cuando ella le solicitó una pauta de entrenamiento. “Ignacio me pidió fotos de mi cuerpo con las cuales él haría comparaciones cada cierto tiempo (…). Al momento de enviarlas, me pidió que se las enviara con una ropa interior más ‘lolein’, a lo que cual me negué y él siguió insistiendo”, se lee en la publicación, donde también acusa al kinesiólogo de “tocar más de lo debido en los tratamientos”.

En su testimonio, la joven defensora agregó pantallazos de conversaciones y también contó que otras colegas recibieron videos poco decorosos y describió un extraño método para intentar corregir problemas inguinales que afectó a otras deportistas. Precisamente, esto último fue comentado por Natalia Paredes (23), quien también narró su historia. En este caso, la jugadora de futsal explicó que Montano se acercó a ella para ofrecerle sesiones de regalo para tratar una inexistente pubalgia. “Introducía sus dedos dentro de mi vagina para tocar un supuesto músculo”, se aprecia en parte del relato, en el que también denuncia una serie de otros actos indecorosos.

En horas de la tarde de ayer, se sumó el testimonio de Sofía Sáez, de 18 años (17 al momento del hecho), quien también desveló comportamientos similares a los descritos por las otras dos deportistas.

La noticia caló hondo en Palestino. La dirigencia de la rama femenina, encabezada por Miguel Abdo, anunció la desvinculación de Montano, apenas supo de la denuncia de Pastrián y puso a disposición el apoyo legal y psicológico a la afectada. “Nosotros como fútbol femenino no queremos dejar pasar esto porque creemos que los tribunales tienen que ver estos casos. Este niño se tiene que defender, tiene que dar su visión, pero las pruebas son contundentes”, comentó.

El kinesiólogo es titulado de la Universidad Autónoma, generación 2017 y diplomado en Técnicas Manuales Ortopédicas de manejo de extremidades y tejidos blandos en la Universidad Andrés Bello en 2018. Hace un par de años trabajaba con el club, sin levantar sospechas, según los directivos. “Nada, no existía nada. Uno va a los partidos y comparte con ellos, pero sería mentiroso si te digo que vi algo raro. Al contrario, hoy el cuerpo técnico está en el suelo por lo mismo. Nadie se dio cuenta de nada. Él recibía un bono de bencina y no cobraba mucho. Si los que estamos en el fútbol femenino es porque queremos sacar la actividad adelante, no por dinero”, añade el timonel árabe.

Palestino anuncia que apoyará a su jugadora en el camino que tome y que, a partir de esta situación, ya está trabajando en un protocolo para evitar este tipo de episodios. “Estamos en una posición de trabajar los protocolos, pero potenciando a la vez al fútbol femenino. Haremos evaluaciones psicológicas a la gente que viene llegando al club”, adelanta Abdo.

El club emitió un comunicado en el que explica su postura y las acciones que adoptará.

Desde la ANFP condenaron lo sucedido. “Nos parece, sin medias tintas, que la situación denunciada es de una gravedad tal que no podemos mostrarnos indiferentes, ni en el fútbol femenino ni en ningún área de nuestra actividad”, expresó Constanza Minoletti, gerenta del fútbol femenino. Y añadió: “Tomamos conocimiento de la denuncia durante la mañana de hoy (ayer) e inmediatamente nos contactamos, tanto con el cuerpo técnico de Palestino como con su gerencia deportiva, para recabar antecedentes y cursos de acción”.

Asimismo, Minoletti comentó que se comunicaron con la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino para brindar apoyo y “manifestarles nuestra disposición y compromiso con el trabajo por la integridad física y psíquica de las jugadoras que se hayan visto expuestas a esta repudiable situación y a cualquier otra que pudiera requerirlo”.

Claudio Bernal, agente de Pastrián, cerró: “Es un tema muy delicado y se están analizando todas las instancias legales sobre este tema. Que es gravísimo y lo estamos viendo con la familia en este momento”.

Comenta