Los factores que tornan lento el VAR en la Copa América

Julio Bascuñán, VAR

Foto: Reuters.

Las diferencias tecnológicas conspiran contra una reacción más oportuna del sistema en el torneo continental. Julio Bascuñán se transforma en protagonista por las decisiones que tomó en el partido entre Brasil y Venezuela, con ayuda del videoarbitraje.




El VAR está en el centro de la discusión. Sin ir más lejos, en el partido entre Brasil y Venezuela, que dirigió un equipo de jueces en su mayoría chilenos al mando de Julio Bascuñán, el sistema terminó siendo decisivo, pues anuló dos conquistas del Scratch: una a Roberto Firmino y la otra a Gabriel Jesús. En ambos casos, hubo que esperar bastante tiempo para que el árbitro y sus colaboradores adoptaran una determinación. Los factores que tornan lento el VAR en la Copa América, en relación, por ejemplo, con las competencias organizadas por la FIFA y la UEFA, son variados.

La tecnología es un factor clave. La cuenta @ArbitroInteBlog intenta dar una explicación para las esperas que suelen hacerse eternas y darles la razón a los críticos del videoarbitraje que sostienen que el sistema le resta emoción al fútbol, más allá de que contribuya significativamente a la justicia deportiva. El especialista consigna que la mesa de monitores que se ocupa en el torneo sudamericano no permite una actuación más rápida. "Nuestros operadores deben seleccionar el momento exacto a partir de una serie de botones y un joystick, algo mucho más complejo y lento", sostiene. En otros certámenes se ocupa tecnología touch, que obviamente acorta los tiempos de reacción.

Dirimir los fueras de juego representan, en función de lo mismo, una dificultad adicional, debido al tiempo que implica generar un modelo tridimensional para congelar la imagen en el momento preciso en que se produce el offside.

Otro factor importante es la inexperiencia de quienes están a cargo de administrar el sistema. Muchos de ellos se ubican por primera vez detrás de las pantallas. No es el caso, por ejemplo de Bascuñán y sus colaboradores. De hecho, el árbitro chileno fue uno de los que más tuvo rodaje con el sistema durante el Mundial de Rusia. En el VAR estaban Roberto Tobar, el argentino Fernando Rapallini y el colombiano Alexander Guzmán. El observador fue el uruguayo Mauricio Espinosa.

"Se han ido buscando mejoras. Las decisiones de Bascuñán han sido las acertadas, incluso tratando de evitar recurrir excesivamente el sistema. Los procedimientos han sido correctos. Va por buen camino, pese a que no comparto en algunas situaciones puntuales. El codazo del ecuatoriano Quintero, por ejemplo, me parece que es una jugada de fútbol, que daba para la amarilla. No veo la intencionalidad de querer causar daño. Lo encuentro frío. Falta un poco de sensibilidad", apunta el ex juez internacional Rubén Selman.

Las jugadas en que se ha utilizado

Durante el certamen, han sido varias las ocasiones en que los jueces han recurrido a la asistencia. Primero a través del intercomunicador y, luego, yendo al monitor ubicado en las cercanías al centro del campo y realizando el gesto que simboliza el uso de la pantalla. En el encuentro entre Brasil y Bolivia, Carlos Saucedo fue amonestado por una falta a Casemiro por sugerencia del sistema de apoyo a los jueces. El anfitrión marcó mediante un lanzamiento penal en el que el equipo VAR le realiza la sugerencia al juez Néstor Pitana.

En tanto, en el partido frente a Venezuela, el sistema le privó de dos celebraciones a Perú, por posiciones de adelanto: las de Renato Tapia y de Miguel Trauco. En el duelo entre Uruguay y Ecuador, José Quintero fue expulsado después de que las imágenes demostraran que había agredido a un rival. Y en el duelo entre Perú y Bolivia acreditaron una mano de Carlos Zambrano, que significó un penal para los verdes.

A ese balance hay que sumar las situaciones que dirimió Bascuñán en conjunto con su equipo. Dos decisiones que fueron acertadas.

Comenta