Los números que las finales entre River Plate y Boca Juniors le dejaron a la historia

Historias que se rompen, registros que agigantan imágenes y particularidades en el juego de ambas escuadras sintetizan la definición más esperada del último tiempo.


La final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors no solo deja la imagen de los Millonarios celebrando el título en el Santiago Bernabéu, un escenario inesperado. También algunas marcas que vale la pena consignar.

El equipo de Marcelo Gallardo rompió una racha de 49 superclásicos argentinos sin que el ganador remontara una desventaja inicial. El último había sido Boca en el Clausura transandino de 1998, cuando los xeneizes terminaron imponiéndose por 3-2. De esta forma, el equipo de la banda sangre alcanzó su cuarto título en el principal torneo continental a nivel de clubes y se puso a tres de Independiente de Avellaneda, el más ganador, con siete, un registro que le enrostraron en un saludo que mezcló felicitaciones con sarcasmo.

El Muñeco se consolida como el mejor técnico de River en la historia. Iguala a Ramón Díaz en la cantidad de títulos (9), aunque desequilibra la balanza en su favor pues la mayor parte de ellos la obtuvo a nivel internacional (seis contra dos del Pelado). Otro mérito para Gallardo es que cuatro coronas se las ha ganado al archirrival, Boca Juniors: Sudamericana 2014, Libertadores 2015, Supercopa Argentina 2018 y Libertadores 2018. El exmediocampista tiene dos títulos de la Libertadores como DT (2015 y 2018) y uno como jugador (1996).

En cuanto a las particularidades en el juego que arrojaron ambos partidos de la serie, los números reflejan una leve superioridad de River. De acuerdo a estadísticas entregadas por Opta, los Millonarios registraron doce remates en la ida y 18 en la vuelta. De ellos, cinco fueron al arco en la Bombonera y seis en el Bernabéu. Para el mismo ítem, Boca registra 13 y 14 disparos en ambos encuentros, con cuatro y tres al pórtico en cada duelo.

Los  futbolistas que más buscaron el arco rival también quedaron claros. En la Bombonera, el más ambicioso de los locales fue Ramón Wanchope Ábila, con tres intentos. Lucas Pratto y Gonzalo Martínez lucieron idéntico registro para River. En la revancha. Juan Fernando Quinteros, con cuatro remates totales (todos al arco) fue quien más buscó. Benedetto, Izquierdoz, Olaza, Pérez y Pavón, con dos, se repartieron los intentos xeneizes.

River completó 301 pases en la ida, con un 67,8 por ciento de precisión. En la vuelta mostró mejor pie: 638 cesiones, con un 85,4 por ciento de efectividad. Boca, en tanto, registró un número idéntico para ambos encuentros: 322. El porcentaje de acierto también fue similar: 73,2 por ciento y 70,2 por ciento.

En cuanto a la posesión, los porcentajes de la ida reflejan la paridad del primer compromiso: 47,8 de River contra un 52, de Boca. Sin embargo, los de la revancha dejan claro el dominio del equipo de Marcelo Gallardo: 66,6 contra un 33,4.

Sobre las faltas cometidas, el primer partido dejó 13 interrupciones sancionadas para cada equipo. En el segundo partido, River cortó 23 jugadas con infracciones, mientras que Boca recurrió en 11 ocasiones a un foul.

Una particularidad que atañe exclusivamente a los xeneizes. En Madrid, Carlos Tevez completó 200 partidos para Boca Juniors. Claramente, el Apache no recordará con especial cariño la efeméride.

 

Seguir leyendo