Pablo Lemoine analiza la caída de Chile ante Escocia: “Muchos equipos habrían bajado los brazos y perdido por 80 puntos”

Una de las postales que dejó el duelo de Chile ante Escocia. (Sergio Maureira)

El Head Coach de la selección nacional abordó las sensaciones y lecciones que dejó el histórico duelo frente al XV del Cardo en Santa Laura, haciendo siempre énfasis en que el verdadero objetivo está puesto en la llave que entrega un cupo al Mundial ante Estados Unidos. Rodrigo Fernández lo acompañó en la declaraciones.



La derrota de Cóndores ante el combinado de proyección de Escocia dejó aprendizajes y tareas. 80 minutos donde el combinado nacional comenzó sorprendido con el nivel de una selección top, pero donde también logró reponerse y nivelar las acciones en el segundo tiempo. La derrota por 45-5 duele, pero no agobia. Lo vivido en Santa Laura es aprendizaje para el verdadero duelo, el del 9 de julio ante Estados Unidos.

Es por eso que el head coach, Pablo Lemoine, junto al capitán, Rodrigo Fernández, se mostraron tranquilos en la rueda de prensa posterior al encuentro. Allí hicieron un profundo análisis sobre el encuentro que marcó un hito en la historia del rugby nacional.

La gran fortaleza que mostraron los Cóndores fue la de sobreponerse a una avalancha en el arranque. La postal de los primeros minutos fue la de un equipo superado por la velocidad y dinamismo de una escuadra que pese a ser un plantel de proyección, está sumergido en la élite mundial. De hecho la imagen mostrada por Chile fue muy distinta en cada tiempo.

El equipo hizo ajustes a final del primer tiempo para levantarse y en el segundo ya pudo dominar áreas que le permitió jugar y emparejar y marcar puntos. Esa es la gran enseñanza, entre un tiempo y otro pudimos realmente entender cuales son los ritmos y las diferencias que estábamos sufriendo y que en los primeros 20 minutos no las veíamos...Muchos equipos hoy pudieron haber bajado los brazos y perder por 80 puntos. Los chicos siguieron jugando y eso es una gran demostración de las fortalezas que tenemos”, comentó Lemoine, quien hizo mucho énfasis en la capacidad de lucha que tiene su escuadra.

Una ídea a la que también le dio vueltas Rodrigo Fernández, el capitán de Cóndores. “Este partido nos sirve mucho, porque nos abre los ojos. Nos demuestra que si no estamos preparados y que si no estamos atentos a todos los detalles nos van a pasar por arriba. Hubo momentos en que nos sorprendieron y realmente nos costó mucho defenderlos. En ese sentido esa es nuestra gran enseñanza: no podemos soltar el partido en ningún minuto y contra Estados Unidos eso es lo que hay mejorar para llevarnos la llave”, arrancó diciendo.

Esos momentos de desconexión se vieron en muchos momentos de esa primera parte, especialmente cuando la defensa chilena no lograba ajustarse a los cambios de ritmo y constantes quiebres de líneas que hacía Escocia. De hecho los primeros try de los europeos llegaron siempre por jugadas verticales y rápidas.

Algo que desde Cóndores están seguros que mejoraran. “Creo que nosotros podemos dar más un pasito más. No estuvimos a la altura a ratos y creo que sí lo tenemos dentro. Fue un factor mental, que no nos va a faltar ante Estados Unidos. Se van a encontrar con otra cosa, eso se los puedo asegurar porque nosotros podemos dar más y lo vamos a demostrar”, comentó Fernández.

Las posiciones fijas

Lemoine habló largo y tendido sobre el desempeño de sus jugadores en las posiciones fijas, destacando lo logrando en el lineout y admitiendo lo complejo que pueden ser los scrum ante equipos como Escocia, principalmente por el tamaño de los jugadores europeos, la cual supera considerablemente a los chilenos. Un escenario que también se repetirá ante Estados Unidos, quienes cuentan con un plantel grande.

En los lines tuvimos un registro cercano al 85%, contando en obtención es un buen número cuando vemos los tamaños que habían al lado. El scrum lo sufro por una falta de volumen físico nuestro, no teníamos a los jugadores más pesados y eso va deformando el sistema de scrum que tenemos, el cual nos cuesta adaptarlo cuando tenemos jugadores de otras características” analizó.

(Sergio Maureira)

De todas formas el balance del entrenador uruguayo es positivo. Entiende, y explica, que el rival al que enfrentaron es un clase mundial, un equipo prácticamente sin falencias y con otro roce de competencia. “Fue una buena batalla la que dieron contra jugadores de otro nivel. La primera línea jugó todo el Seis Naciones este año, entonces es otro nivel. Juegan a otro nivel y se exponen a otro nivel, entonces no podemos andar reclamando porque sería buscar el pelo al huevo. No funciona así, estamos conformes con lo que pudimos lograr”, lanza.

Objetivo Estados Unidos

Pero el gran objetivo nunca fue Escocia. La mirada siempre ha estado puesta en Estados Unidos y la llave que definirá la clasificación al Mundial de Francia 2023. El 9 de julio es la ida en Santa Laura y el 16 la vuelta en Denver. Por eso el tiempo apremia y lo aprendido quedará latente.

Aprendimos que se puede revertir una actitud y que se pueden corregir errores en poco tiempo. Escocia tiene una cantidad de condimentos que se pueden parecer mucho a lo que nos vamos a encontrar contra Estados Unidos”, avisó Lemoine, aunque fue claro en que lo del 9 de julio será otra cosa.

Son parecidos, pero no es lo mismo. Pueden ser igual de grandes y pesados, pero no son lo mismo. No juegan lo mismo, no tienen la misma experiencia. Nosotros ante Escocia buscamos volumen físico, pero también nos encontramos con calidad técnica y que podían correr los 80 minutos. Los dos partidos que vienen tienen un condimento extra que es la presión, que es algo a lo que nosotros nos estamos preparando muchísimo. Por eso nos expusimos a jugar un partido ante Escocia acá, con todo el espectáculo que se armó, con 8000 personas. Si nos exponemos a eso, es porque queremos presión”, argumentó.

La idea de la presión también la comparte Rodrigo Fernández, quien además contó que están preparados para aquello. “Nosotros hacemos un trabajo mental super importante antes de los partidos. Trabajamos con coach que nos han ayudado mucho para eso. Creo que a ratos cometimos errores, pero a la larga se ve un equipo muy preparado mentalmente para los desafíos que tenemos”, concluyó.

Las lecciones a mejorar son claras, siendo la concentración la más importante a mejorar. Por otra la entrega es la que ilusiona a los chilenos. Ante Estados Unidos tendrán que luchar y defender, pero de una forma distinta a cómo lo hicieron ante Escocia. Con los norteamericanos se espera un duelo mucho más físico y compacto que ante los europeos. Eso sí, el tamaño de sus rivales será muy similar.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.