Luis Jiménez: “Con calidad y bien físicamente puedes jugar con 50 años”

El volante de Palestino, la gran sorpresa de Lasarte en su primer microciclo, repasa su presente que lo tuvo como el futbolista más requerido durante el mercado de fichajes.


Luis Jiménez goza de un presente que ni aunque lo hubiese planificado podría haber resultado tan agradable. Con 36 años, el volante que hoy defiende a Palestino, regresó desde Emiratos Árabes, con pasos por elencos en Europa, como el Inter de Milán, para ganarse el reconocimiento a base de buenas actuaciones. Un rendimiento que lo tuvo en la mira de la U, elenco que viene hace más de dos temporadas intentando ficharlo. Y del propio Martín Lasarte, técnico de la Roja, que lo nominó para el microciclo de cara a la doble fecha eliminatoria, frente a Paraguay y Ecuador.

“Sería espectacular el hecho de poder ser nominado constantemente y clasificar a Qatar. Me encantaría poder jugar un Mundial y me hace mucha ilusión”, comentó el Mago. “Aparte de experiencia, puedo aportar ganas. En el microciclo habrá muchos jugadores jóvenes, intentaré ayudarlos con algún consejo si lo necesitan”, manifestó.

En entrevista con El Deportivo, el formado en Palestino repasa su presente que lo llevó a ser considerado en la Selección. Lo hace luego de pasar sus primeras vacaciones recorriendo el sur de Chile. “Fuimos con mi familia a Puerto Varas. Es muy bonito, se pasó. Yo no conozco mucho Chile, pero es realmente maravilloso”, dice, de entrada.

¿Estuvo cerca de irse de Palestino?

No, no estuve cerca.

Pero buscaba salir…

Sí, tenía la intención de analizar si llegaba una oferta concreta. No era salir por salir, pero si era una opción deportiva interesante lo podría haber analizado.

¿Quería volver al extranjero?

No, algo en Chile. Ya estamos en Chile, estuvimos mucho tiempo afuera como familia y volver a salir sería muy complicado.

¿Las ganas de salir son por falta de armas para pelear por algún objetivo mayor en Palestino?

Sí, pero yo creo que hoy en día podría ser un buen año. Los dirigentes están haciendo esfuerzos para entregarnos herramientas que nos permitan pelear con equipos que quizás están en un nivel superior, no solo en lo deportivo sino en infraestructura, en equipamiento.

¿Se siente el hombre más requerido durante los últimos mercados?

Más por los medios, por las especulaciones. Cosas concretas no han pasado. Es más algo de los medios.

¿Será un sueño no cumplido no jugar en la U?

No lo sé, no sé si es un sueño. A mí me encantaría jugar en un equipo grande de Chile y la U es uno de ellos. No te miento, me hubiese gustado. Pero no se dio y sigo feliz en Palestino. No lo veo como algo tan negativo.

¿Estuvo cerca de llegar a la U en este mercado?

Estoy un poco aburrido de seguir repitiendo el tema. Lo dije en mi comunicado. Es como volver a decir lo mismo, la gente está aburrida de escuchar el tema de la U.

¿Pidió mucha plata y por eso no firmó en los azules?

No pasó por plata. A mí no me hicieron una oferta concreta, nada escrito. Al equipo que podría salir, cualquiera que fuese, iba a ser por un tema netamente deportivo. Lo que yo quería en cuánto a lo económico era lo mismo que yo ganaba en Palestino. Yo salía por las ganas de tener un título y competir a nivel internacional.

¿Ya no le se dio fichar en un grande?

Puede ser. Yo lo dejo abierto, no le cierro nada al futuro. No te digo que no voy a jugar en un grande porque siempre he sido cuidadoso con lo que digo. Sobre todo en el fútbol. En el fútbol uno no sabe lo que va a pasar el próximo año.

¿Le llamó la atención que los hinchas de la U hicieran campaña en las redes sociales para ficharlo?

No tengo twitter, la única red social que tengo es Instagram. Se generó algo muy lindo, recibí mucho apoyo, muchos mensajes de otros equipos que no eran Palestino. Los de Palestino también pedían que me quedara. Eso se agradece y es normal porque te apoyan cuando las cosas están bien. Pero recibir mensajes de apoyo de ‘vente a jugar con nosotros’ de hinchas de otros equipos, obviamente que tiene un sentido especial. Recibí mensajes de mucha gente de la U. Fue espectacular. Se agradece.

Lo llamaron también de la UC…

Sí, me llamaron de la Católica, pero nada concreto. Decidí tomar la opción de seguir en Palestino porque se estaba creando mucho conflicto y también por respeto a mis compañeros de Palestino. Ellos se merecían saber que yo iba a ser su compañero en la próxima temporada. Estamos cerca de jugar contra Cobresal y me parecía absurdo seguir esperando. No creo que tenga que convencer a nadie: tengo 36 años, he hecho una linda carrera, llevo dos años y medio a Palestino a buen nivel. Si alguien quería contar conmigo no había mucho que pensar. Por eso tomé la decisión, no se dio.

¿Se cansó de tener que demostrar su talento?

Es que por como yo veo el fútbol, si alguien quiere contar contigo se reúne, se sienta contigo y habla. Es como yo estoy acostumbrado. Por mi edad, por todo lo que he hecho, yo no estoy esperando tener que convencer a alguien con palabras. Lo que yo hago se ha visto en Palestino. Yo no quiero convencer a alguien en una reunión. ‘Yo te quiero, quiero contar contigo, quiero que seas parte de mi proyecto’. Creo que esas son las palabras que a todo futbolista quisiera escuchar. No el ‘sí, puede ser. Lo estamos viendo. No estamos seguros’. Es como yo creo que debiesen ser las cosas.

¿Lo vino a buscar el Inter de Porto Alegre para reemplazar a D’Alessandro?

A mí me llamó alguien, el año pasado. Pero yo me entero más de rumores que de cosas concretas. Nunca se hizo una oferta, pero mi hermano que es mi representante, me dijo que sí le preguntaron por mí y que era una de las alternativas.

¿Se siente por fin reconocido en Chile?

No sé si reconocido, pero siento el cariño, el apoyo de hinchas que no son de mi club. Siento que me están conociendo, me están viendo jugar. Cuando estaba en Italia no sé cuánta gente me pudo ver jugar, cuántos partidos pasaban acá. Después me fui a Medio Oriente y ahí sí el fútbol no llega acá. El hincha del fútbol hoy es el que me escribe mensajes: ‘no te conocía, nunca te había visto jugar’. Eso es un agrado, son los mensajes que me gustan que lleguen.

¿Contesta?

Cuando puedo, claro. Intento contestar, intento agradecer a la gente que te apoya. Si bien uno lo hace como profesional, también es rico agradecer a la gente que es positiva.

¿Se le hace fácil el fútbol chileno?

¿En qué sentido?

Con 36 años es seleccionado y de los mejores del torneo…

Mi buen momento es porque Palestino está bien. También al trabajo que hago en la semana, al trabajo del equipo. No creo que se me haga fácil el fútbol chileno. El fútbol chileno no es fácil como muchas veces lo quieren pintar. Hay jugadores buenos, interesantes, que marcan la diferencia. No, no se me hace fácil. Es un resultado del equipo. Es un trabajo colectivo y yo en ese colectivo trabajo de forma individual para estar al nivel que se requiere.

Pareciera ser que el criticado fútbol árabe es más competitivo que la competencia chilena. Más viendo a su compañero Carlos Villanueva…

El fútbol árabe es súper competitivo, súper difícil. Hay muchos jugadores que van de Europa y Sudamérica que han ido y no han rendido, no han funcionado. Hay un montón de factores complicados, es un fútbol muy físico, son todos rápidos. No es tan fácil como uno cree. Se habla así porque se desconoce. Por el hecho de no conocerlo uno piensa que es fácil.

¿Entrena de manera particular?

Sí, trabajo con un grupo de profesionales aparte de lo que hago en Palestino, que es bastante exigente. Tengo un kinesiólogo, un nutricionista, un PF. Trabajo con ellos para poder mantener un cierto nivel de rendimiento. La parte física uno tiene que hacer algo más para poder estar a la altura. Es lo que intento hacer. Es necesario hoy en día en que el fútbol se ha puesto muy físico. No creo que el fútbol sea solo correr, pero sí hay que estar preparado para rendir de cierta forma.

¿Se siente joven?

Me siento bien. Lo más importante es que me divierto jugando. No te miento. Hoy me gusta competir. No me gusta participar, quiero ir por algo más. Con el pasar de los años sí me he puesto más gruñón, sí me cuesta más perder, pero me divierto. Lo que más me gusta es la cancha: jugar y entrenar. Lo que menos me gusta es dar entrevistar, por ejemplo.

¿No se siente en desventaja con un futbolista de 24 años?

Es que yo tengo mi forma de ver el fútbol. El jugador bueno siempre va a ser bueno, el jugador que tiene menos calidad, siempre tendrá menos calidad. Hay técnicos que le gustan los jugadores que corren, otros que le gustan los que son inteligentes tácticamente. Hay otros que le gustan los que tienen buena técnica. Y por como yo veo el fútbol, con calidad y bien físicamente, puedes jugar con 50 años. Si yo soy técnico, no voy a poner a alguien porque es joven. Hay jugadores de cierta edad que corren más que los jóvenes. No podría hacer un equipo en base a la edad, yo lo hago en base a rendimiento, a otras cosas. No hago el equipo por el carnet de identidad.

¿Se ha puesto fecha para el retiro?

No, no me he puesto fecha. Pero sí tengo un parámetro… si siento que no puedo entrenar o no puedo jugar dos o tres partidos me daré cuenta que algo está pasando y prefiero dar un paso al costado. Para no jugar y no competir, prefiero no estar. Para estar siendo más una carga que un aporte, prefiero dar un paso al costado. Yo quiero dejar al fútbol, no quiero que el fútbol me deje.

Aún no se presenta una mañana en la que le de flojera ir a entrenar…

No, a mí me gusta ir a entrenar. Lo disfruto. Pasé tanto tiempo afuera que el camarín chileno lo disfruto al máximo. Lo paso súper bien. Tenemos un tremendo ambiente en Palestino. Ahora podemos acercarnos un poquito más por la pandemia, antes fue súper complejo poro todo lo del distanciamiento social.

¿No le da miedo el retiro?

Sí, seguro, me da miedo. Es seguro que voy a sufrir porque es algo que hago desde los 10 años. Tengo 36 años por lo que llevo más de la mitad de mi vida metido en una cancha de fútbol, entrenando todos los días. De repente pienso qué haré cuando deje de jugar. Es complejo porque uno puede ser ligado al mundo del fútbol pero ya no seguirás siendo futbolista. Y no lo digo por todo lo exterior. Para mí la mejor parte es el partido y los entrenamientos.

¿Pero le da más miedo el retiro o que lo retiren?

Es que a mí no me van a retirar, me voy a retirar yo solito.

¿Quiere ser entrenador?

Seguramente seguiré en el mundo del fútbol. Como entrenador, como dirigente, pero queda tiempo todavía para poder decidirlo.

¿El fútbol chileno no sabe retirarse en el momento justo?

No sé, yo no hablo de otras personas. Yo hablo de lo que yo puedo hacer.

¿Se respeta poco a los ídolos en Chile?

No lo sé. Es difícil la pregunta.

¿Se siento ídolo en Palestino?

No, me siento un jugador que ha estado en una linda etapa, he jugado mucho tiempo en Palestino. Vivimos cosas lindas. Eso lo tiene que ver la persona que lo está viviendo. Para mí un ídolo en Chile es Marcelo Salas. La pregunta es difícil.

¿No se arrepiente de no haber retornado antes a Chile?

Es que no se dio. Para volver siempre se necesitan de tres partes: el jugador, el club dueño del pase y el club que te quiere. Si bien tuve ofertas en el pasado, no se llegaron a concretar. No me acuerdo los motivos, pero no se dio. No es que no tuve o no quise. Simplemente fueron situaciones que no se dieron.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.