Mayne Nicholls hijo explica su aspiración como agente: "La figura está demonizada, pero se le pueden agregar cosas buenas"

mayne nicholls

El abogado de 27 años explica el sello que le daría a la actividad si se dedica a ella.




Harold Mayne Nicholls Fernández, hijo del expresidente de la ANFP y colaborador suyo en la fundación Ganamos Todos explica por qué se inscribió para rendir el examen que la FIFA exige para validar a los intermediarios. "Hay que rendirlo en septiembre. La FIFA está buscando alejarse de la figura tradicional del representante. Hay una normativa vigente desde 2015 que la ANFP aprobó. Lo que busca es tener los datos de la gente que trabaja con intermediario. Siento que se puede realizar mucho mejor esa labor", dice a La Tercera después de que se revelara que presentó la solicitud.

El abogado, de 27 años, habla en condicional de la función. Aclara que rendir la prueba no significa necesariamente que se vaya a dedicar a ese rol. "Todavía no soy representante y recién cuando rinda el examen tomaré una decisión", enfatiza. Sin embargo, sostiene que, si se dedicara a esa actividad, intentaría darle un giro. "Lo que creo es que el intermediario debiera agregar valor a la formación. Hoy se deja de lado el factor formativo y educacional. A la larga, ese niño quizás no llegue a ser futbolista. El trabajo del intermediario debe ser mucho más integral que hasta ahora".

Mayne Nicholls reconoce que la imagen del agente es compleja. "La figura del representante está un poco demonizada, pero se le pueden agregar cosas buenas. Hay que hacer bien el trabajo", sostiene. Esa, de hecho, es la condición que le pone su padre para apoyarlo. "Me respalda siempre que sea bien realizado", sostiene.

Comenta