En un mes se sabrá si se corre el e-Prix

Fórmula E

Aunque ayer se lanzó la carrera de 2020, su organizador, el español Alberto Longo, dice que dependerá de que amaine la crisis.




Para hace dos semanas estaba programado el lanzamiento en Santiago de la edición 2020 de la Fórmula E, pero la crisis social lo retrasó hasta ayer, con la presencia del español Alberto Longo. El oficial en jefe del campeonato estuvo antes en Hong Kong, donde por las manifestaciones canceló la fecha. ¿La fecha en Chile corre el mismo peligro?

El hispano asegura que tanto él como la FIA miran a Santiago. "Somos los primeros interesados en que todo llegue a buen puerto y se solucionen todos los problemas. Quiero ser positivo, veo movimientos por parte del gobierno como el cambio a la Constitución y muchas otras medidas para escuchar las quejas que el pueblo pide, con todo derecho", señala.

Por ahora, la fecha del 18 de enero se mantiene, pero todo se irá viendo con el tiempo. "Nosotros podemos cancelar un evento en cualquier momento, pero nunca lo haré de forma unilateral. Venimos de un desgraciado antecedente con Hong Kong, donde no se veían visos de que se arreglara y ahora, tres semanas después de mi visita y de la cancelación, está peor. En Chile se ve que las cosas poco a poco van mejorando y hay intención por las dos partes de que haya diálogo", relata.

El español explica que no existe un plazo definido para bajar o no la carrera. "Pero esto lo decidiremos de forma conjunta y en el hipotético caso de que las cosas no vayan mejor... hay que esperar, hay que seguir monitoreando la situación. Tenemos buenas relaciones con todas las partes implicadas en la celebración de esta carrera y estaré en contacto con todos ellos para tomar las decisiones".

De todas maneras, será "a principios de diciembre" cuando "se tome una decisión. Es que hay un costo económico para nosotros de empezar a preparar y promover esa carrera".

Sin plan B

De cancelarse, la fecha no se correría en otro lugar y de acuerdo a Longo, una eventual suspensión no pondría en peligro una postulación futura, pues la de 2020 es la última del contrato trianual que partió en 2018.

La preocupación pasa por el hecho de no tener las condiciones suficientes para levantar el evento, pero no que haya rechazo de la gente, pues "nosotros financiamos la carrera con nuestra aportación y partners locales, nunca con dinero público, tal como fue este año".

De acuerdo al directivo, el impacto para el país es de 100 millones de dólares.

Comenta