Cinco horas con Alberto Longo

Imagen FORMULA E-35

En su primera jornada completa en Santiago y a apenas 72 horas de la largada de la carrera, el director general de la competencia comparte con La Tercera un día en el circuito. "El sitio es mucho mejor que el año pasado", dice.




Asegura Alberto Longo (44), ideólogo, cofundador y director general de la Fórmula E, mientras recibe a La Tercera en la puerta principal de su hotel, que el jet lag le ha impedido descansar todo lo que le hubiera gustado. Que a las cinco de la mañana ya estaba despierto; que a las ocho decidió salir a trotar un rato al Parque Intercomunal; pero que ya se encuentra en condiciones de dar por iniciada su primera jornada completa en la capital eléctrica de Santiago. Su segunda primera vez al mando de la competencia en Chile. "Hoy es un día un tanto especial, un día político", comenta mientras se acomoda en el asiento trasero del BMW que habrá de trasladarlo al epicentro mundial de la electromovilidad este fin de semana, el Parque O'Higgins.

"El sitio es mucho mejor que el año pasado. Un circuito versátil, maravilloso, en el que no molestamos prácticamente a nadie", proclama con una sonrisa instalada en su semblante. Mientras el auto comienza a adentrarse en el perímetro del parque, prosiguen las loas: "Yo lo que destaco es la pasión de Santiago. Se vendieron todas las entradas en 36 horas, un récord. Sold out completo. Eso es lo que nos gusta de Santiago, la gente responde".

A las 10.30 de la mañana, Il Capo di Tutti de la Fórmula E recorre, con paso firme, los confines de su reino sustentable y portátil. Saluda afectuosamente a los trabajadores, intercambia bromas con sus más cercano colaboradores y se obstina en responder a los mensajes desde un celular que arde ahora como el asfalto del Parque O'Higgins. Está exultante. Tiene tanta fe en su producto que no elude ya caer en comparaciones con la competencia más prestigiosa, la Fórmula 1: "Los mejores pilotos del mundo están en la parrilla de la Fórmula E. Es la mejor grilla del automovilismo en este momento. En la Fórmula 1 los pilotos son estrellas, muchos maravillosos, pero hay otros que no tanto. Los 22 que nosotros tenemos no tuvieron que hacer ningún aporte económico para conseguir su asiento. No han triunfado en la Fórmula 1 y por eso son menos conocidos, pero les han ganado muchas veces a los otros", sentencia.

A las 12, tras fotografiarse en compañía de la ministra Jiménez y la intendenta Rubilar con el safety car, el empresario sevillano deja a un lado la chaqueta del terno e invita a La Tercera a dar unas vueltas de reconocimiento al circuito a bordo de un i3 completamente eléctrico. Y se confiesa. Asegura que no teme que la competencia se desnaturalice por introducir nuevas funciones que aproximan cada vez más la prueba al terreno de los videojuegos: "El purista del motorsport puede decir que estamos desvirtuando el deporte, pero la realidad es que o te adaptas a los tiempos o mueres. La edad media de la mayoría de los seguidores de los deportes motor ya va por los 65 años. Si ese es tu público, es un deporte abocado a la muerte", manifiesta.

Tampoco cree que el hecho de que en el Santiago E-Prix no haya mujeres piloto pero sí azafatas de grilla vaya en contra de la vocación inclusiva, en materia de género, de la categoría: "Hemos tenido mujeres piloto, pero los pilotos los deciden los equipos, no nosotros. Fomentamos su inclusión y no solo eso, entendemos que tienen que correr en igualdad de condiciones, no en un campeonato ad hoc que lo único que hace es separar. Pero el tema de que ahora de repente no pueda haber grid girls me parece de una falsedad brutal. Es un trabajo como otro cualquiera. Y nosotros tenemos grid girls, grid boys, grid kids, y grids de todo".

Y mientras asegura que la decisión de no pavimentar la explanada del track "no es en absoluto una cuestión económica"; que no está preocupado por la seguridad ("porque el Parque O'Higgins es absolutamente seguro"); y reiterar que la financiación de la prueba fue 100% privada ("tuvimos que pagar un canon porque lo que no hacemos nunca es ir contra una ley, así que lo pagamos y punto"); no duda en calificar el megaevento (con entradas en su zona VIP cercanas a los 1.700 euros) como una carrera "completamente asequible para todos": "Aquí en Santiago la mayoría de la gente viene completamente gratis. El Emotion tiene que existir, por el hospitality que tenemos, pero hay entradas gratuitas, las de grada son muy asequibles y queremos que esto se llene de familias".

Cinco horas después, a 72 de la carrera, Longo se despide sonriendo con la mirada clavada en la montaña rusa que sobrevuela con estruendo su reino eléctrico.

Comenta