Nelson Tapia: “En Chile nunca quisieron a Reinaldo Rueda”

NELSON TAPIA

Nelson Tapia, hoy técnico de Guayaquil Sport, cree que el entrenador de la Roja debe ser un chileno.

El técnico de Guayaquil Sport conversa con El Deportivo sobre su momento en Ecuador y la valoración de su trabajo. Asimismo, analiza el momento de la Selección y la apuesta por Martín Lasarte por sobre un DT chileno. Bravo, Pellegrini, el desorden en el trabajo formativo criollo, todos temas que aborda el exarquero mundialista.




Con la misma modestia que lo caracterizaba desde su época como jugador, Nelson Tapia se ha ido ganando un espacio como técnico en Ecuador. Tras conseguir el ascenso a la B del país del Guayas, el exarquero repasó con El Deportivo su experiencia en la mitad del mundo. Asimismo, analizó el momento de la selección chilena, la traumática salida de Rueda y la oposición a un técnico chileno como su sucesor. Todo esto, mientras dirige la pretemporada con su equipo en Engabao, cerca de las Playas Villamil, a una hora de Guayaquil.

¿Cómo ha sido su experiencia en Ecuador?

Ha sido muy buena, pero no ha sido fácil. Yo vengo desde 2006 con la idea de poder dirigir, un año después de mi retiro. Trabajé en colegios, dirigí fútbol femenino, universitario, clubes amateurs en mi pueblo, Sub 9 en la UC, Sub 18 en Barnechea… He sido entrenador de arqueros, gerente deportivo… Llevo mucho tiempo remando y dando la vuelta larga.

¿Cuál es su estilo como entrenador, tiene algún referente?

Me identifico sólo como Nelson Tapia. He sacado cositas buenas de todos mis entrenadores. De los malos técnicos que he tenido también aprendí. Mi metodología es encontrar un equilibrio entre defensa y ataque. Siempre con mucha disciplina, el respeto y el trabajo.

¿Y su esquema predilecto?

El año pasado jugamos 4-4-2 con dos volantes mixtos y dos extremos, siempre pensando arriba, pero que me colaboraban mucho en defensa. Tenemos delanteros muy altos, porque las canchas no son tan buenas. Pero siempre tratando de tocar, nunca buscar tanto el pelotazo. Otras veces jugamos 4-3-3, con un 10 clásico. Pero voy variando. Me preocupo del rival, pero me interesa más mi equipo. Incluso mucho de los jugadores que no están, hacer que todos se sientan importantes. Tiene que existir un compromiso.

¿Cómo está la situación del Covid-19 en Guayaquil?

Fue muy complicado. En Guayaquil fue donde pegó más fuerte en Sudamérica, al principio. Estuvimos más de cien días encerrados completamente. Con toque de queda, permisos de supermercados una vez a la semana. Fue terrible.

Acá se vieron imágenes muy fuertes…

Algunas imágenes de muertos en la calle y eso eran reales. Otras eran de otros países. Pero sí falleció mucha gente. En lo familiar no hemos podido regresar a Chile, pero de alguna manera valió la pena, porque pudimos seguir en el proyecto que habíamos trazado con la gente de Guayaquil Sport.

¿Como fue esa experiencia del ascenso?

No es fácil. La Segunda Categoría es como la tercera de Chile. Acá no hay la Segunda Profesional de Chile. Aquí ascienden dos entre más de 200 clubes, en una sola categoría. Clasificamos 32 clubes y de ahí se formaron dos grupos con playoffs. Clasificamos y ganamos en la final.

Ecuador tiene un buen trabajo en inferiores…

Así es. Ecuador tiene un potencial muy grande. El jugador acá es potente, rápido, tiene estatura. El jugador ecuatoriano marca mucho la diferencia en Sudamérica, por algo están terceros en las Eliminatorias. El ecuatoriano es muy solicitado en el fútbol europeo.

Hay clubes que son ejemplo como Independiente del Valle…

Yo vine en 2015 con la Sub 17 de Miguel Ponce que se preparaba para el mundial, a un campeonato que hace Independiente. Ellos trabajan a otro nivel. Ahí se me pasó por la cabeza venir a Ecuador. Hablé con mi amigo Guillermo Almada, que fue técnico de Barcelona. Y en 2019 se me dio la opción. El chileno es bien querido y respetado acá. Sobre todo por la huella dejó Manuel Pellegrini, quien fue campeón con Liga Deportiva Universitaria.

¿Se abre la ambición de llegar a primera?

El proyecto me lo presentó el presidente del club, Alfredo Aguilar, una persona joven de 40 años. Siempre pensamos en cuatro años para ascender. Pero hicimos bien las cosas en el primer año. Hoy pensamos muy parecido. La idea es armar el fútbol joven, infraestructura, canchas propias. Queremos estar en los primeros lugares. Acá la B sólo tiene 10 equipos, descienden dos y suben dos.

¿Cuáles son sus proyecciones como técnico?

Veremos qué ocurre. Acá estoy cerca de Colombia, de México, de Estados Unidos… Mercados que están más alejados de Chile. Pero para eso hay que seguir trabajando.

¿Le gustaría dirigir en Chile?

Sí, cuando se dé la posibilidad. La idea es seguir preparándome como lo han hecho otros compañeros con los que estudié, como Ronald Fuentes o José Luis Sierra. Todos han ido creciendo. Yo creo que se nos va a dar a todos. México también me motiva, es un mercado interesante.

Tanto Fuentes como Sierra sonaban en la selección, pero en la Federación no querían técnicos chilenos…

Hay mucha gente capacitada, muy buenos técnicos chilenos, pero es la ANFP la que elige. Tengo entendido que ahora llegó un director español (Francis Cagigao), bueno acá pasó lo mismo (Antonio Cordón) y no resultó. Ha habido pocas oportunidades para los chilenos en la selección.

¿El DT chileno está subvalorado?

Es que con los éxitos de Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli se abrió la posibilidad a muchos extranjeros en Chile. Pero los técnicos nacionales tienen que capacitarse y aprovechar las opciones, porque algunos las han tenido. En el caso de la Selección, ha llegado gente nueva a la ANFP y siguen buscando a técnicos de esa clase, como Bielsa. Pero el chileno tiene capacidad, hay que darle las herramientas.

¿Llegará Chile a Qatar 2022?

Yo creo que puede clasificar. Todavía queda gente muy exitosa, que ganó dos títulos. Después, los recambios se tienen que ir dando solos, pero la competencia del fútbol joven también tiene que ser competitiva. No puede ser que se hayan demorado tanto en nominar a un técnico, cuando falta tan poco para el reinicio de las Eliminatorias. Chile tiene que venir acá a Ecuador en la fecha subsiguiente, un equipo que anda bien… Entonces pienso que estamos retrocediendo un poquito. Al parecer la federación no está muy clara. Por el hecho de traer un director extranjero ya se sabía que el entrenador no sería chileno. Para eso lo traen. Si no, en el puesto debería estar un nacional, que conoce más el medio y el fútbol joven.

¿Y qué le parece el trabajo de inferiores en Chile?

Este año fue golpeado, no hubo campeonatos jóvenes, pero las selecciones siguieron trabajando. Hay que encontrar técnicos que tengan sintonía con los jóvenes, a veces llegan algunos entrenadores que sólo van a prepararse ellos para después salir a dirigir un equipo grande de Chile. Entonces se pierde el trabajo, no hay una continuidad. Se necesitan técnicos que estén años.

¿Lo dice por Hernán Caputto, por ejemplo?

Y por muchos otros también… El tema es que después no se respetan esos procesos. Mientras no tengamos claro qué es lo que queremos, seguiremos apuntando a la adulta. Y es en lo formativo en lo que debemos pensar.

¿Le sorprendió la salida de Reinaldo Rueda de la banca de la Roja?

No me sorprendió porque en Chile nunca quisieron a Reinaldo Rueda. Del momento que lo contrataron siempre fue criticado, a pesar de su buen trabajo. Para mí Rueda es un profesional al ciento por ciento. Pero me da la impresión de que siempre lo quisieron sacar y para traer a quién… La gente de Ecuador respeta mucho a Rueda. Pero insisto, lo contrataron, pero nadie lo quería. Por eso digo que no tenemos políticas deportivas claras. La base está en las inferiores. Pero mientras los clubes les sigan pagando tan poco a los formadores esto no va a cambiar. Porque el formador tiene que estar en una escuelita de fútbol o trabajar en la noche, todo porque lo sueldos no son buenos.

¿Fue muy prematura la salida de Rueda?

Si no teníamos claro a quién íbamos a contratar, no había para qué echarlo. Era una persona muy cercana al jugador. Conozco su trayectoria, pero me da la impresión de que Rueda tampoco estaba a gusto. Tampoco lo querían. Pero había que tener claro dónde íbamos. Terminamos con un europeo que nos dijera para dónde íbamos. Eso no me parece.

¿Como ve a Chile contra Ecuador?

Se ve complejo, porque se demoró mucho en tener al técnico. Además, Ecuador se hace muy fuerte acá y nunca hemos ganado acá.

¿Qué le parece la contratación de Martín Lasarte?

Me parece una muy buena elección. Por lo que lo conozco. Tiene pleno conocimiento del medio chileno, dirigió varios años. También tengo muy buenas referencias de la gente que ha trabajado con él en Chile. Ahora hay que apoyarlo y nada más.

¿Qué recuerdos guarda de Mario Osbén, quien acaba de partir?

Un ídolo personal. Yo crecí queriendo ser el Gato Osbén, lo mismo que Adolfo Nef, Óscar Wirth, el mismo Roberto Rojas. Tuve la suerte de jugar contra él, cuando yo estaba en O’Higgins y él en Cobreloa. Es una gran pérdida. Yo pude tener 73 partidos con la selección, pero todos esos arqueros están allá arriba.

¿Y en qué lugar pone a Claudio Bravo?

Claudio Bravo es el arquero más grande de todos, el mejor que ha tenido Chile. Es el modelo de portero que debiéramos tener en Chile. Es uno de los mejores del mundo, uno de los más exitosos que hemos tenido y siento que todavía puede dar mucho más. De los que viene, yo creo que Gonzalo Collao debiera ser el próximo arquero de Chile.

¿Ha sabido de Nelson Acosta?

Muy poco. Dos años y medio que estoy acá y no tengo contactos con sus familiares. Es una lástima que esté enfermo, porque es una persona que ayudó mucho al fútbol chileno.

¿Qué le parece el tricampeonato de la Católica?

Se lo merece, porque es un club formador. Habla muy bien del trabajo del Tati Buljubasich, que al principio le costó un poco, pero la dirigencia le dio confianza y ahí están los frutos. No me sorprende porque Católica es un club ejemplar. Estuve siete años y medio, aprendí valores fundamentales en mi vida.

-¿Y cómo vio la campaña del meta cruzado Matías Dituro?

Hace mucho tiempo que lo viene haciendo bien, desde que llegó a Chile. Es un arquero muy completo. Sin lugar a dudas es el mejor arquero del campeonato.

¿Qué opinión tiene de Manuel Pellegrini?

Un gran técnico. Yo lo tuve como técnico en O’Higgins y después me lo encontré en la UC, donde trabajé bajo su cargo tres años y medio. Siempre sentí que estaba capacitado para salir al exterior. Es un técnico bueno, correcto, que ayuda micho al jugador. Tiene una metodología muy interesante en la cual, indudablemente, uno va tomado cosas. Manuel es uno de los más exitosos del fútbol chileno, junto con Fernando Riera, Ignacio Prieto o Fernando Carvallo… Entrenadores muy capacitados. Por eso sí me encantaría ver un DT chileno en la Roja.

¿Se viene pronto el momento de Pellegrini en la selección chilena?

Puede ser. Manuel es el indicado, siempre lo ha sido. Pero también es rechazado por el medio chileno. Lo tenemos que querer y respetar mucho más. Estuvo en el Madrid, en el City, en todos lados. Hay un par de críticas que puede haber, pero el medio en general ha sido muy duro con él. Es el más capacitado, pero no es el elegido.

¿Qué opina de que los empresarios sean dueños de clubes?

A veces se pierden los objetivos. El fútbol paso a ser netamente un negocio. Pero los negocios tienen que ser buenos y correctos, no se puede equivocar el camino. Se piensa en el primer equipo, pero el dinero tiene que ir a la formación. En ese sentido el que mejor lo hace es la UC y ahí está la prueba. Esos son los ejemplos a seguir.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.