No pudo ante el local: Nicolás Jarry cae en la final del Challenger de Luedenscheid

Nicolás Jarry, recibiendo la bandeja de subcampeón. Foto: Challenger de Luedenscheid.

En un disputado encuentro, el tenista nacional sucumbió frente a Daniel Altmaier en tres sets, pero de todas maneras subirá hasta el puesto 237 del ranking mundial.


Pese a que Nicolás Jarry (262°) sigue demostrando que está de vuelta, encaminado a recuperar la posición que en algún momento ocupó. Pero, este domingo no logró consagrarse campeón del Challenger de Luedenscheid, cayendo en la final ante un local, el alemán Daniel Altmaier (122°), quien lo venció por 7-6 (1), 4-6 y 6-3 en dos horas y quince minutos.

El partido arrancó con un primer set de lucha constante. Se peleó hasta el último punto y debió definirse en el tie break, donde el local arrasó con el nacional. Por 7-1 se quedó con el juego definitivo, que le otorgó la primera manga. Lo festejó con un grito al cielo.

Pero el chileno no se quedó así y para el segundo parcial salió a mostrar su mejor tenis. Por 6-4, el Príncipe se quedó con el segundo set y, para el tercero, el pronóstico era alentador. Aunque no fue así. Si Jarry pasó por encima del alemán para quedarse con el set, Altmaier hizo lo mismo, pero en el definitivo, el que ganó por 6-3.

Así, el tenista nacional cayó en su tercera final de challenger en lo que va del año, donde solo ganó una, la de Salinas. De todas formas, Nico sigue demostrando nivel en cuanto torneo se le ponga por delante.

“Fue un partido muy disputado que podría haber sido para cualquiera de los dos. Yo me sentí bien, tuve una pequeña ventaja en el primer set pero no pude aprovecharla volviendo de la lluvia. Después jugué mejor el tie break. El segundo set ya me sentía muy bien pensaba que iba a hacer un partido que terminaría a mi favor. Pero no se pudo, sentí que jugué a gran nivel”, expresó el chileno, quien alabó a su rival: “Daniel es un gran jugador, luchador, hay que ganarle y solo me faltó un pelín. Podía haber tenido un poco más de suerte que me hubiera ayudado, pero no fue así”.

De todos modos, el balance que hace el número cuatro de Chile es bastante positivo. “Hay que quedarse con la tremenda semana que he tenido. Ha sido un avance muy bueno personalmente y quedo satisfecho y con ansias de seguir así a este nivel, que es lo que hay que lograr. Mantener esto la próxima semana, la siguiente y la siguiente y no bajar. Ya estoy pensado en la próxima semana en Varsovia y a seguir sumando que es lo más importante”.

Con los 48 puntos que sumó trepará al puesto 237 del ranking, asegurando un lugar en la qualy del Abierto de Australia. Y a partir de este martes tendrá una nueva oportunidad de sumar, cuando debute en el ATP Challenger 80 de Varsovia ante el español Adrián Menéndez-Maceiras (231°).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.