Obligados a ganar de visita

COLO COLO PIERDE

La derrota ante Nacional de Medellín exige al equipo de Pablo Guede a rescatar puntos como forastero, tal como ocurrió la última vez que avanzaron a octavos. Luego de perder el primer partido, en su historia copera, los albos sólo avanzaron a la siguiente ronda en tres ocasiones. La última fue en 2007, con Borghi a la cabeza.




La derrota de Colo Colo en el estreno de la Copa Libertadores ante Atlético Nacional de Medellín dejó preocupados a sus hinchas, los mismos que llenaron el estadio Monumental con la ilusión de ver triunfar a su equipo en el torneo más importante del continente. El resultado, fue adverso, una vez más, pero no es nuevo para los albos.

Lo preocupante para los seguidores del Cacique y principalmente para aquellos que consideran las estadísticas, es que por cada vez que el debut arrojó una derrota, sólo en tres oportunidades el equipo logró avanzar a la siguiente ronda del certamen continental.

La última vez que lo consiguió fue en 2007. En aquella oportunidad, el equipo dirigido por Claudio Borghi se inclinó ante River Plate de Argentina en la cancha de Macul, pero terminó liderando el Grupo 6 de la Libertadores con nueve puntos, al igual que el Caracas de Venezuela. Con sólo tres victorias, una de ellas de visita, el equipo de Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Rodrigo Meléndez y Humberto Suazo, entre otros nombres estelares, consiguió dejar en el camino a los poderosos cuadros de la Liga Universitaria de Quito y River.

Si bien los números no son auspiciosos, tampoco entierran las pretensiones albas que ante los colombianos hicieron un esfuerzo mayor desde lo futbolístico hasta lo físico, frente a un cuadro que asoma como uno de los candidatos más fuertes para pelear el título continental.

En la cancha del Monumental el equipo de Pablo Guede evidenció (y sufrió) una diferencia importante entre un plantel que busca clasificar a los octavos de final y otro que se potenció para ser protagonista de las fases finales.

Para el excampéon de la Libertadores, José Daniel Morón, el desafío para los albos es superior tras la derrota del debut. "Colo Colo quedó obligado a ganar los dos partidos de local que le restan ante Bolívar y Delfín. De no hacerlo, se despide de la Copa", apuntó el campeón de América en 1991.

El Loro profundizó su análisis: "La clave para clasificar a la siguiente ronda e incluso para ganar la Copa, como lo hicimos nosotros, es ganar los partidos de local. Creo que Colo Colo tiene el plantel para poder hacerlo. El partido ante Nacional era perdible, pero dejó a Colo Colo sin margen de error para lo que viene", indicó el ídolo albo.

El errático inicio copero de Colo Colo se conjugó con la baja actuación de Jaime Valdés, quien no pudo ejercer las diferencias que sí marca en la competencia local. En esa misma línea, Jorge Valdivia sufrió el permanente ahogo que le propuso Atlético Nacional, que por muchos pasajes del partido lo aisló del resto del equipo, minimizando su capacidad para permitir el lucimiento de Esteban Paredes, quien pese a buscar los espacios en el área rival, nunca contó con la ventaja suficiente para gravitar en el campo colombiano.

Los números del debut no suenan alentadores para el equipo de Guede, sin embargo, no lo sacan de carrera y tal como ocurrió en 2007, Colo Colo tendrá que ganar como visitante para tener opciones de dejar atrás los diez años sin clasificar a los octavos de final.

Para Daniel Morón el mapa del Grupo 2 está claro. "Por lo mostrado, Nacional será uno de los clasificados y el otro cupo se los disputará Colo Colo con Bolívar".

Precisamente es ante los bolivianos donde Guede se jugará gran parte de la clasificación el próximo 14 de marzo. Para el pleito en la altura de La Paz, el DT de los albos ya inició la preparación para atenuar los efectos adversos que ocasionan los 3.600 metros de altitud y dispuso que el viaje a la ciudad altiplánica sea el mismo día del partido, previo paso por Calama.

Comenta