Mauricio Isla: "Quiero llegar a la U para ser un aporte y no para retirarme"

huaso isla

Mauricio Isla junto a su hija Luz Elif, de un año y medio.

El lateral del Fenerbahçe repasa con La Tercera Domingo su actualidad, su carrera, la Copa América, las diferencias en la Roja y sus deseos a futuro.




"Estoy tranquilo con lo que voy a decir". La aclaración de Mauricio Isla (Buin, 12 de junio de 1988) no es antojadiza. El buen momento personal del lateral histórico de la selección chilena se traduce en una seguridad que realmente llama la atención. Aunque el diálogo sea telefónico, se nota. El Huaso se siente pleno. Radicado en Estambul, Turquía, donde defiende a Fenerbahçe. Complementado por su esposa, la española Gala Caldirola, con quien tiene una hija de un año y medio, Luz Elif. Martina, su primogénita de cuatro años, también lo acompaña, pero a la distancia. "Estoy contento con mi nueva familia, con mi mujer, estoy casado hace poco. Realmente la vida te cambia, pero para bien. Llevo casi 13 años afuera, muchos años viví solo. Y ahora, estar casado y con mi hija, es mucho más lindo", confiesa a La Tercera Domingo, en una conversación en la que aborda temas muy diversos y proyecta el regreso para cumplir su sueño de jugar en Universidad de Chile. Y avisa que sí o sí verá el clásico de esta tarde.

¿Cuál es el balance de su carrera?

Este es mi último año de contrato en Fenerbahçe y justo cumplo 13 años en Europa. Ha pasado muy rápido el tiempo. Cuando me retire, voy a recordar todos los años afuera. Una de las cosas lindas es esa: estar tanto tiempo fuera del país y jugando.

¿Qué ha sido lo peor?

Mi lesión en 2011. Había tenido una temporada perfecta en Udinese. El primer año estuvimos muy bien, vendimos a nuestros mejores jugadores a los mejores equipos, Alexis al Barcelona. Llegan jugadores nuevos y hacemos una campaña tremenda, estando atrás de la Juventus, que fue campeón. Y viene la lesión. Lo sufrí más por eso, porque estaba bien, estaba haciendo goles, jugando en una posición diferente a la mía.

¿Siente que su paso por la Juventus fue su mayor deuda?

El día que me retire voy a decir que fue una de las cosas que no pude lograr, no pude devolverles la confianza que me dieron. Me contrataron saliendo de la lesión. Cuando me llaman, yo no la creía porque estaba saliendo de una lesión y llegar al mejor equipo de Italia era un sueño. Siempre me he bajoneado por no haber logrado jugar bien. Jugué muy pocos partidos en el primer año, en el segundo jugué un poco más, pero no como en Udinese, Marsella o Cagliari.

¿Cuáles son sus planes? ¿Quedarse en Europa o jugar en Chile?

Jugar en la U es uno de mis sueños. Le doy las gracias a la Católica, porque me hizo crecer, pero si no hubiese tenido problemas ahí, hubiese jugado en Chile y no me hubiese venido a Europa. Capaz que hubiese debutado en la Católica y jugado solamente en Chile. Tomé una decisión y fue la correcta.

¿De dónde tanto fanatismo por la U?

Siempre he sido hincha de la U y de Marcelo Salas, siempre fiel al Matador. Me gusta la U, porque la hinchada es fiel, la U ha pasado momentos muy difíciles, como ahora, y siempre están ahí. Es un sueño volver, pero quiero volver bien. Puede ser que, terminando el contrato, me quede un año más y luego vuelva. Pero yo quiero eso, quiero llegar a la U para ser un aporte, no para retirarme. Quiero estar contento conmigo mismo y que la gente esté contenta conmigo. Quiero cumplir este sueño, porque no he jugado nunca en Chile. Quiero estar en el equipo que me gusta; que mis amigos y mi familia me vean ahí.

En la Selección hay varios de la U: usted, Aránguiz, Vargas y al parecer Alexis.

Esa es una de las cosas que tiene mi amigo Alexis. Ni yo sé, siendo su amigo, dónde se va a retirar. Tiene un gran cariño por el equipo que lo hizo debutar, Cobreloa, que está cerca de su casa y de su familia. También, el cariño que le dio Colo Colo cuando jugó ahí… Y él es hincha de la U y su madre igual. Entonces, tiene cosas encontradas y ahí tendrá que tomar la decisión.

¿Qué cree que necesita Alexis para salir del mal momento que vive?

Hay un dicho: los mejores jugadores del mundo también tienen derecho a pasarlo mal. Con lesiones o a veces jugando mal. El caso de Alexis es así; Ale, el mismo Claudio Bravo o Arturo Vidal, que para mí son los jugadores diferentes a todos, han sido figuras muchos años. Es difícil, porque tienes que competir con jugadores top, en equipos top y ellos lo han logrado. Alexis tuvo un año difícil, se le ha criticado mucho. En la misma Copa América se dijo que no iba a rendir y ¡mira cómo lo hizo! Ojalá tome la mejor decisión. Si se queda en Manchester, que lo ayuden y logre ser como es. No se ha perdido nada de lo que él es como jugador, lo necesitamos tanto nosotros como el Manchester o el equipo al que vaya.

¿Qué faltó para ganar la Copa América?

Dentro del plantel, esta Copa América fue doble, porque tuvimos que concentrarnos de diferentes maneras; teníamos muchas críticas de muchos lados por los últimos partidos que habíamos hecho, porque no veníamos jugando bien los amistosos. Y también el cambio de muchos jugadores. Además, vuelven los antiguos. Tomamos esta Copa América al cien por ciento, jugamos bien, pasamos, pero en el partido clave cometimos muchos errores. Mucho se habló del error de Gabri (Arias) y eso no es así. Todo el equipo cometió errores. El mismo gol que nos hace Perú, lo hace Argentina por haber tomado la pelota y jugar rápido. En mi caso, habilito a dos jugadores. En este deporte uno tiene que estar concentrado al cien por ciento, más cuando juegas instancias finales y más nosotros que venimos jugando hace ocho, 10 años juntos. Si no jugamos en equipo, nos puede pasar eso. Perú es un gran equipo, ha crecido mucho... Pero creo que todo el mundo sabía que podíamos haber ganado si jugábamos de la misma manera de siempre. Cuando entras así, desconcentrado, te pasa eso.

¿Cómo se soluciona el conflicto entre Vidal y Bravo?

No hay ningún equipo que sea sano o que esté siempre perfecto. El que lo diga, está mintiendo. Siempre va a haber conflicto. Este conflicto fue grave, más después de una eliminación tremenda para el equipo, para el país y tras haber hecho las cosas tan bien. Es difícil. Después salen otras cosas que ensuciaron un poco al equipo y a los jugadores. Que hay jugadores que impiden que vuelvan otros, que hacen la nómina, que este no quiere a este… Esas cosas duelen y mucho, porque es un conflicto que, cuando Claudio vuelva, tendrá que arreglarlo con Arturo. Desde que están en la Selección, siempre han estado juntos, han tenido un grupo y el grupo se separa por esto. Y eso pasa en todos lados. La mejor forma de arreglar las cosas es cara a cara, pero lo otro no tiene derecho a hablarse; de que hay jugadores que no quieren que vuelva. Claudio ha sido muchos años capitán de la Selección, ha sido uno de los jugadores clave que ha salvado partidos. Es como ese dicho que hay en Chile de que se olvidan muy fácil de las cosas buenas. Nos duele mucho más a los de adentro, porque son jugadores importantes y, hablando yo como Mauricio Isla, lo único que quiero es que se arregle. Porque Claudio es un jugador que todavía le puede entregar mucho a la Selección y Arturo, también. Entonces, lo mejor que se puede hacer es eso, hablar cara a cara y arreglar las cosas. Nada más.

¿Cuál es su impresión de Reinaldo Rueda?

Es un buen entrenador, ha tomado el grupo de buena manera. No era fácil para nada: tomar un grupo que había ganado cosas importantes para el país, más aún cuando hace muchos años no ganaba nada, y tomar un grupo que viene de ganar las copas, que viene de trabajar 10 años juntos y de repente queda eliminado de las clasificatorias y no va al Mundial... El profe llega, le piden cosas. Yo creo que para él también era difícil. Se le ha criticado mucho, como a todos los entrenadores y los jugadores. Hizo una buena Copa América y había muchos que no le tenían confianza. Que los jugadores no iban a rendir, que no iban a pasar la primera ronda... Y lo hizo trabajando a full para lograr lo que quiere: clasificar al Mundial.

¿Se ve jugando el Mundial de Qatar?

Uno quiere siempre jugar un Mundial, pero también tiene que ser inteligente. Te pongo el caso de Beausejour. Jugó la Copa América y yo no tenía idea de que se iba a retirar después. Yo le dije: "Negro, todavía te queda", pero él me respondió: "No, ya no estoy. Yo puedo jugar, pero no me siento como ustedes, no me siento al nivel de la Selección. La Selección es la Selección y uno tiene que ser inteligente, no puede estar ahí para no entregar lo que uno quiere". Te voy a repetir lo mismo de la U. Si quiero volver a la U, quiero volver bien. Y si quiero jugar por la Selección, voy a jugar al cien por ciento. Cuando no me sienta bien, voy a decir basta, como lo hizo Beausejour.

¿Bielsa fue su mejor técnico?

Sin duda. El profe toma a esta selección no teniendo nada y la lleva a lograr cosas importantes. Todos dicen "es un loco". Sí, es un loco que vive el fútbol. A veces está contento y de repente, te reta. Pero son entrenadores que viven el fútbol y te enseñan. Tú puedes tener un entrenador que dice "vamos a hacer fútbol y basta". Pero son cosas del instinto. Uno puede decir Borghi trabajaba de otra manera, pero ganó todo en Colo Colo, pero uno tiene que mirar lo que te enseña, lo que te deja. Para mí, Bielsa ha sido el mejor entrenador, porque te mira las características. Yo no puedo jugar como Aránguiz o Vidal. Bielsa vio que a Isla le gusta correr derecho y ahí uno se da cuenta de que sabe de fútbol. Después viene Sampaoli, un entrenador más cercano a los jugadores que Bielsa y que trabaja de la misma manera. Son los dos entrenadores que más me han llegado.

¿Alguna anécdota con Bielsa?

Estábamos entrenando en Juan Pinto Durán, estábamos haciendo un tontito y Bielsa dice: "Bonini, metámonos al tontito. Si nos hacen 20, pagamos empanadas". Y les hicimos 20. Bielsa, desmayado en el pasto. Nunca se había metido. Quedó ahogado y tuvo que pagar.

¿Ha podido hablar con él?

No tengo el número, yo creo que si uno le escribe no te va a responder. Me lo encontré en Marsella y ahí mismo le dije "gracias por hacerme crecer". Uno puede jugar en un equipo normal, de mitad de tabla o en uno top, pero siempre le agradezco a él por haberme formado y lograr todo lo que he aprendido.

Cuesta que salgan laterales en Chile.

Tengo una mirada muy diferente. Cuando la Selección gana, siempre nombran a un grupo que juega bien. Pero cuando pierde, siempre hemos sido criticados Beausejour, Mena, Isla o Jarita. Y eso lo hablamos, porque es normal. Nosotros tenemos que trabajar el doble cuando vamos a la Selección, porque no tenemos la facilidad para jugar al fútbol o la calidad que tienen Alexis Sánchez, Vidal, Aránguiz; como define Eduardo Vargas o cómo juega Marcelo Díaz. Ser lateral es difícil, porque los entrenadores te piden subir, bajar.

¿Es un tema de conocimiento nada más?

Uno sabe lo que van a hacer Arturo, Alexis o Eduardo. Muchas veces el centro puede estar equivocado, puedes correr bien o correr mal. Es diferente jugar en Chile que en Europa, son muchas cosas. Es adaptarse, uno no puede calificar o hablar del Torta (Opazo) y decir que porque jugó un partido bien, él tiene que jugar. O porque jugó un partido mal, nunca más. Es cosa de plazos, él se va a adaptar. Lo mismo que Paulo Díaz y Maripán, jugadores que están ahí y que van a adaptarse. Trabajando van a ser grandes. A nosotros nos costó. Hace cinco o seis años, yo era diferente al de ahora.

¿Tiene alguna opinión política?

Me entero muy poco de eso. Como he vivido mucho en Europa, veo que acá las cosas son muy distintas a Chile. Por ejemplo, la salud y la educación son gratis. Eso perjudica mucho a Chile. Yo tengo hermanos que van a la escuela, en Europa la gente va con ropa normal, en Chile tú tienes que pagarte la ropa y hay gente que no puede. Pero uno nunca se puede meter con la política ni con el Presidente, porque uno no sabe lo que pasa allá.

[caption id="attachment_796411" align="alignnone" width="900"]

Isla, su hija Luz Elif y su esposa Gala Caldirola (Foto: álbum familiar).[/caption]

¿Qué música escucha?

Escucho un poco de todo. En la mañana me gusta estar tomando mate y escuchar música romántica. Sin Bandera, Andy y Lucas. Después, cuando voy a entrenar, escucho reguetón con los compañeros. Desde niño escucho muchas canciones románticas. Viví toda mi vida con mujeres, mi abuela, mi madre, mi tía, mis primas. Siempre fui muy querido siendo el único hombre, fue bonito para mí.

Yéndose tan joven de Chile, ¿cómo lo hizo para terminar el colegio?

Llegué hasta segundo medio. A los 23 años terminé tercero y a los 24, el cuarto, con exámenes libres.

¿Piensa seguir estudiando después?

La idea es esa. Hemos pensado con mi mujer qué vamos a hacer, ella tiene su sueño, que es volver a Chile a trabajar allá. Siendo española, ama a Chile por el cariño que le da la gente. Le gusta trabajar en la televisión. Entonces, también es un sueño para ella volver y eso me alegra mucho. Particularmente, me gustaría trabajar con niños en Buin, donde nací yo y tratar de enseñarles todo lo que una ha vivido con uno mismo o con figuras con las que he tenido el placer de jugar. Uno aprende tantas cosas que a los niños les gustaría y eso es fundamental para lograr los sueños.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.