El reclamo que le costó la expulsión a Quinteros: "No tienen pantalones, cobardes, son un desastre"

Gustavo Quinteros

Photosport

El técnico de los cruzados no pudo terminar de dirigir el duelo del pasado domingo ante La Calera, por Copa Chile.




Lejos de su actitud tranquila de siempre, Gustavo Quinteros tuvo una dura reacción luego de la fractura de tibia y peroné que sufrió Francisco Silva el domingo pasado, ante La Calera. Al DT de la UC, de hecho, lo expulsaron.

Este lunes la ANFP reveló los informes arbitrales y ahí se consigna lo que realmente dijo el estratega: "Expulsado a los 26 minutos el director técnico de U. Católica Sr. Gustavo Quintero por emplear un lenguaje grosero y ofensivo, saliendo de su área técnica aclamando de forma airada encarando al árbitro asistente Sr. Claudio Ríos y el cuarto Árbitro Sr. Nicolás Gamboa, diciendo textual  "no tienen pantalones, cobardes, son un desastre"". Reza el escrito de César Deischler, juez central de ese cotejo.

Sobre la roja a Matías Laba, quien lesionó al Gato Silva, el árbitro consignó su roja así: "Por juego brusco grave realiza una entrada con uso de fuerza excesiva golpeando fuertemente la pierna de una adversario, provocándole una grave lesión (min. 22). Producto de esta jugada el partido estuvo detenido 6 minutos".

En tanto, Felipe González, juez del Colo Colo-Everton, consignó la detención del encuentro por el gas pimienta que utilizó Carabineros. "Minuto 36 , se detiene el partido a razón de que un espectador sube al techo del sector sur poniente del Estadio Monumental, el cual se dirige por techado a la parte donde estaba ubicada la hinchada visitante provocando un enfrentamiento.

Esto genera la intervención policial lanzando gas pimienta y lagrimógeno , ocasionando que en la cancha el aire se hiciera poco respirable, causando irritación en la nariz , boca y vías respiratorias de los que estaban en el terreno de juego y espectadores presentes en el estadio. Dado lo anterior se procede a esperar un tiempo prudente para la ventilación del estadio (cuatro minutos). Una vez que ya no existía rastro de gas picante y lagrimógeno en el terreno de juego, se reanuda el partido con normalidad".

Comenta