Robles se despide de la Rojita: "Es mi último partido; uno tiene que ser honesto"

Héctor RObles

El técnico de la Sub 20 dejó su cargo luego de la caída ante Colombia, que marcó la eliminación de Chile del Sudamericano.


Héctor Robles sintió el golpe. Caminó sin dirección, con la mirada perdida, para luego enfocarse en su reloj y limpiarlo. Ni siquiera atinó a levantar a sus dirigidos, que lloraban tendidos en la cancha de El Teniente. En su cabeza, seguramente, estaba el grito de los casi diez mil hinchas que reprochaban la eliminación de Chile, en el último segundo, luego de caer ante la selección de Colombia. Carlos Cuestas, cuando se disputaba el sexto minuto agregado, convirtió la única cifra que acabó con el sueño de la Rojita.

La derrota pone fin a la era de Robles en la Selección. El exfutbolista ya se había quedado sin amigos, luego de igualar ante Bolivia en el debut, y caer ante Venezuela, por 1-2. El triunfo ante Brasil logró limpiar un poco su imagen, pese a que las críticas desde Quilín seguían latentes.

Robles venía cuestionado desde 2017, luego que al mando de la Sub 20 terminara penúltimo, por diferencia de goles, en el Sudamericano disputado en Ecuador. En ese momento, pese a la resistencia de parte del directorio de la ANFP, Arturo Salah decidió mantenerlo en su cargo para continuar con un proceso que parecía no tener un futuro.

Al finalizar el juego, sus dirigidos ya sabían que Robles no seguiría. "Agradecerle a Robles por todo lo que nos entregó. Pero esto es parte dé, él va a tener que seguir su camino. Le deseo todo el éxito", señaló el capitán Tomás Alarcón.

En conferencia de prensa, Robles confirmó que no seguiría al mando: "Es mi último partido en la Sub 20. Uno tiene que ser honesto, y hay que buscar otro camino, otra dirección, otro objetivo. En estos tres años en la Selección crece en diferentes cosas. Uno después podrá entregar toda la experiencia que adquirió", señaló.

"Sigo con tranquilidad, sé que el medio es así. Hoy me tocó a mí, en los peores escenarios que podría haber pasado. En la vida hay situaciones más dolorosas", comentó el técnico. "No hay excusas, me equivoqué, podría haber hecho mejor las cosas. Los jugadores se entregaron por completo", agregó.

Para cerrar, Robles asumió el fracaso de su proceso: "No le tengo miedo a la palabra fracaso. ¿Sabe lo que es fracaso? No cumplir el objetivo. Pero tengo que ser fuerte".

Comenta