¿Se fue con Maradona el mejor deportista de la historia?

Si Diego ha sido o no el mejor futbolista, si tiene los méritos y su vida privada se los quita, no está claro y si se le compara con grandes de otras disciplinas, la válida y eterna discusión se pone entretenida.


La memoria colectiva y la memoria selectiva chocan con fuerza cada vez que se hace la pregunta sobre el mejor deportista de la historia. Las masas que en Buenos Aires, Nápoles y hasta en Barcelona despidieron ayer a Diego Maradona emocionan y suben votos a su candidatura como el más grande.

Entre los cientos de mensajes de despedida, pocos hacen alusión a su posición en la historia del deporte, aunque Rafael Nadal aseguró que “el mundo del deporte en general y del fútbol en particular tiene un vacío. Maradona fue uno de los mejores deportistas de la historia”.

¿Lo es? ¿Cuáles son sus méritos y los de los rivales?

En 2012 el diario italiano Corriere dello Sport hizo una curiosa encuesta en que enfrentó en llaves directas a parejas de deportistas, desde los deciseisavos de final, hasta llegar a un vencedor. En ese formato, el argentino pasó cada una de las fases hasta vencer en la final al motociclista italiano Valentino Rossi. Votaban los lectores, pero también los especialistas del diario y otros deportistas. “Me alegro de este premio. Sobre todo porque se trata de personas, de los que te admiran y te siguen sin intereses, sin segundas intenciones”, valoró Maradona, en su momento, cuando supo del reconocimiento.

Otra encuesta, del diaro alemán Bild, lo dejó apenas octavo, en una lista que encabezaron Muhammad Ali, Pelé y el “local” Michael Schumacher.

¿Cuáles son los méritos de Maradona? Nunca pudo optar al Balón de Oro, pues en su época era solo para europeos, aunque le dieron en 1995 uno A la Trayectoria. También comparte con Pelé el galardón oficial de la FIFA al Mejor Jugador del Siglo XX; en 2002 fue incluido en el Equipo de los Sueños de los Mundiales, con el primer puesto en la cantidad de votos que formó ese once ideal; en 2012 fue premiado como Mejor Futbolista del Siglo en los Globe Soccer Awards y dos años después entró al Salón de la Fama del fútbol italiano.

Con seguridad, Diego Maradona no es el futbolista con más títulos por selecciones o clubes. Su explosiva carrera con la albiceleste y en clubes de Argentina, España e Italia le dejaron un título mundial Sub 20, otro adulto, en México 86, el subcampeonato de Italia 90, campeón con Boca, de la Copa del Rey, la Copa de la Liga y la Supercopa con el Barcelona y el elevó al Napoli a ganar dos títulos locales, una Copa Italia, una Supercopa y una Copa de la UEFA, la antigua Europa League.

Eso, haciendo goles o cediéndolos, pero el fútbol, sobre todo en el caso del astro argentino, va más allá. El bonaerense no supo brillar en un equipo grande como Barcelona, pero sí tomó a otro donde se le dio como misión elevarlo al mundo de las escuadras grandes y eso es considerado como un mérito extra. Lo mismo con Argentina en México 86, un equipo con escasas individualidades de gran valor. Sus orígenes humildes también le suman, por el hecho de la superación. Ejemplos de la épica de su vida. Es lo que está fuera de la cancha también lo que le resta: su relación con las drogas y el alcohol, especialmente.

La precisión de Rafael Nadal, candidato también al título de mejor del orbe, inicia la lista de personajes que podrían ser ese mejor elemento de la historia. Primero, el fútbol, donde Pelé y Diego son los mayores referentes. El brasileño ganó tres mundiales, convirtió 1.284 goles, pero nunca jugó fuera de su país. Otros nombres como los de Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskas, Johan Cruyff o Lionel Messi también están en lo alto de la historia del fútbol, pero la opinión reinante es que la lucha es entre dos: Pelé o Maradona.

El exseleccionado chileno Humberto Cruz (80) cree que Pelé es el mejor de la historia. “Fue el mejor, porque entre otras cosas, a los 17 años sacó campeón mundial a Brasil y después siguió siendo campeón. Eso no quita que Maradona sea uno de los grandes del fútbol argentino y sudamericano”, dice el Chita. Sobre la vida privada del transandino, el mundislista de 1962 agrega: “Eso se deja de lado, lo echó a perder irse a Europa, pero no creo que influya en su recuerdo histórico, porque lo bueno para la pelota no se lo quita nadie“.

Los números y los méritos ponen al tenista Roger Federer entre los favoritos, con 20 grand slams, además de ser el jugador con más semanas como número uno (310), destacado también por su juego elegante, respeto al rival, su manera de aceptar las derrotas y por no haber protagonizado jamás una polémica.

En el básquetbol, a Michael Jordan se le ha intentado igualar, pero sigue siendo el mejor y, con regularidad, considerado el mejor deportista de la historia. Logró seis anillos de la NBA y promedió 30,1 puntos por partido, fue 10 veces máximo anotador, cinco el MVP de la temporada y otras seis de las finales y 10 veces nominado en el quinteto ideal. Un jugador espectáculo para quien no existían las jugadas imposibles, en una carrera que incluyó un regreso triunfal. Es considerado, además, quien cambió para siempre la relación de los deportistas con el marketing.

En tanto, el nadador Michael Phelps es el deportista con más medallas olímpicas: 22. De ellas, 18 son de oro, por lo que el título de mejor especialista olímpico le cae bien, y es posible que eso se traslade a la corona universal, acompañado de una personalidad donde avasallar era su verbo predilecto.

En el atletismo, ser el hombre más rápido de la historia tiene a Usain Bolt en el olimpo. Las marcas de 9″58 en los 100 metros y con 19″19, en 200 son suficientes para nominarlo, sumado al hecho de que igualó su nombre al del deporte que representa, convirtiendose en la cara más visible y popular del deporte rey.

Y si de carisma se trata el asunto, el boxeador Muhammad Ali es otro personaje que se ha candidateado desde siempre como el mejor de la historia. No solo por su estilo único o las 56 victorias en 61 peleas, sino por su actividad bajo el ring, que incluso lo dejaron sin sus títulos y hasta supo de estar en la cárcel. La lucha social y la perfección en el cuadrilátero le ganan afectos.

No son los únicos. Así como Jordan levantó el baloncesto y Ali, el boxeo, Tiger Woods se adueñó del golf no solo para batir (casi) todas sus marcas, sino que es el artífice de que hoy sea el deporte más millonario del orbe. Michael Schumacher, recién superado por Lewis Hamilton en carreras e igualado el títulos, también opta a la corona, aunque su deporte corre con desventaja, por depender tanto de la máquina. Y la gimansia tuvo en la rumana Nadia Comaneci a su mejor representante, la primera calificación de 10 en la historia (Montreal 76) y que en Juegos Olímpicos ganó nueve medallas, cinco de ellas de oro, además de dos coronas mundiales.

Para el mejor gimnasta nacional de la historia, Tomás González, sí “es posible que Maradona esté entre los mejores de la historia, en especial por su popularidad, es reconocido a nivel mundial y es de los más talentosos futbolistas”. Sin embargo, para el doble finalista olímpico, su vida personal sí afectará su recuerdo histórico: “A modo personal, así lo creo, porque yo valoro también ese lado de una carrera deportiva”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.