Un positivo acorrala a Nicolás Jarry

Jarry

El tenista chileno, suspendido provisionalmente por dopaje. Se le encontraron anabólicos en su cuerpo durante la Davis, en noviembre. Arriesga hasta cuatro de castigo.




"Presencia de metabolitos de estanozolol y ligandrol". Así, el 4 de enero, Nicolás Jarry fue informado a través de un correo electrónico de la noticia que marcará su carrera de ahora en adelante. La guardó en silencio. Incluso defendió a Chile en la ATP Cup y jugó la clasificación del Abierto de Adelaida. Pero ayer fue la propia ITF quien transparentó la información, declarando la suspensión provisional del 78º del mundo por infringir el Código Mundial.

"Nicolás Jarry fue suspendido provisionalmente de conformidad con el Artículo 8.3.1 (c) del Programa Antidopaje de Tenis 2019, a la espera de la determinación del cargo en su contra en una audiencia completa de conformidad con el Artículo 8 del Programa", se lee en el comunicado, publicado ayer en el sitio oficial de la ITF.

Fue específicamente una muestra de orina tomada el 19 de noviembre del año pasado la que lo inculpa, mientras Jarry competía con el equipo chileno en las Finales de la Copa Davis desarrollada en Madrid, España. Esa muestra fue analizada en el laboratorio de Montreal (Canadá) y en ella se encontraron los anabolizantes.

El Código Mundial de la AMA establece el ligandrol y el estanozolol como sustancias no específicas, es decir, prohibidas en todo momento. Las muestras positivas para este tipo de medicamentos conllevan siempre a una suspensión provisional, aunque él, pese a ser notificado, recién fue suspendido ayer.

Ante la dura acusación, Jarry colgó en sus redes sociales un contundente comunicado. "En noviembre, pasado, mientras jugaba la Copa Davis para Chile, me sometí a dos análisis de orina. El primero salió limpio, pero en el segundo detectaron dos sustancias prohibidas. Los niveles de estas sustancias son tan increíblemente bajos que equivalen a una trillonésima parte de un gramo, niveles tan bajos que ninguna sustancia podría haberme proporcionado ningún beneficio para mejorar mi rendimiento", abre el escrito.

El nieto de Jaime Fillol, además, es categórico al negar cualquier tipo de trampa. "Quiero aclarar que nunca he tomado a propósito o conscientemente ninguna sustancia prohibida en mi carrera como tenista y, de hecho, me opongo completamente al dopaje. Por lo mismo, estos próximos días y semanas dedicaré todo mi tiempo y empuje para averiguar de donde provienen esas sustancias, para que mi equipo legal y yo podamos aclarar de forma rotunda esta situación".

Así, Nicolás Jarry se transformó en el primer resultado analítico adverso chileno conocido este año. En 2019, consiguió su primer título, el ATP 250 de Bastad, tres meses antes de su episodio de dopaje, y alcanzó su mejor ranking histórico (38º). Desde entonces, cayó en picado, dejó de ganar partidos en el circuito y bajó hasta el puesto 78º que ocupa ahora.

La segunda raqueta de Chile prepara ahora su línea de defensa (ver nota secundaria) con la que espera demostrar su inocencia. El ATP de Santiago, el repechaje de Copa Davis y Tokio 2020 ya son historia para él.

Comenta