Vidal se enojó con todos: el partido de la gran estrella roja

Arturo durante el partido contra Bolivia. (Photo by Douglas MAGNO / AFP)

La sustitución de Arturo en el minuto 69 mostró el malestar del referente. No encuentra su mejor versión y lo sabe. Por segundo partido consecutivo, el King termina viendo el encuentro desde el banquillo. Hoy lo hizo de mala gana. Siempre quiere ser el mejor, pero en esta Copa no ha podido.


El cuarto arbitro anuncia el cambio del minuto 69′ y las cámaras muestran a Arturo. Lo enfocan enojado, fastidiado. No quiere dejar la cancha del Arena Pantanal, aunque en el fondo sabe que no fue su mejor partido. Quería quedarse hasta el final, como tantas veces ha hecho, liderando y ordenando. Pero la realidad es otra. Ya es el segundo partido en esta Copa América en que no puede jugar los 90′. Ante Argentina lo asumió sin problema, hoy no. Vidal quiere ser Vidal, pero todavía no lo consigue.

El “King” siempre busca dar más. En su vocabulario la palabra conformismo no existe. Deja todo lo que tiene en la cancha y vibra con aquello. Incluso cuando no juega bien su figura siempre impone respeto. Ante Bolivia fue el caso. No está siendo el jugador extraordinario que ha marcado época en Europa durante la última década y es que los estragos del Covid-19 aún repercuten en su físico. Se le ve más cansado, fuera de ritmo, pero no por eso desganado.

Quizás es eso lo que más le molesta a Vidal. El no poder hacer su mejor juego. No logra llegar a terminar los ataques y muchas veces se queda corto cuando debe defender. De hecho el juego de la Selección mejoró cuando Alarcón lo reemplazó. El nuevo fichaje del Cádiz le dio la claridad que el, por ahora, volante del Inter había perdido en la segunda parte.

El momento del cambio de Arturo. (AP Photo/Andre Penner)

Contra Argentina fue algo similar. Buscó, intentó y corrió, pero sin ser determinante. Su rol más que de protagonista era de pura presencia. Ver el 8 en la espalda impone respeto, pero eso no siempre basta. Arturo necesita ser protagonista. Necesitar ganar los cruces y celebrar los goles. Es su esencia dominante. Una que no logra aparecer y que tiene molesto al bicampeón de América.

Algo que de seguro irá mejorando con el pasar de los días. El referente siempre ha trabajado de forma incesante por encontrar su mejor versión. Una maquina potente, pero que necesita rodaje. En eso está Arturo, buscando su mejor versión. Por ahora no ha llegado y “Machete” lo sabe.

Ya sea por cuidado o por planteamiento, el mediocampista del Inter ha tenido que terminar de ver los dos partidos de esta Copa desde el banquillo. Una realidad a la que no está acostumbrado. Por lo que su malestar es evidente. Algo que que se muestra decidido a cambiar.

Ya con el final del partido consumado, el ex Barcelona analizó el presente de Chile en Brasil. “Tenemos que mejorar mucho con respecto al partido de hoy si queremos pensar en pelear el campeonato. No sé si pudimos cumplir todo lo que nos pidió el técnico, pudimos marcar tres goles más y no lo hicimos, terminamos sufriendo, estamos trabajando porque debemos concretar esas opciones”, comentó el nacido en San Joaquín.

Además advirtió que el torneo recién comienza. “Van dos partidos solamente. Brasil se ha visto bien, pero estamos empezando, los partidos cuando son a muerte son diferentes. Argentina también, nosotros tenemos hambre para levantar otra Copa América, Uruguay es otro equipo difícil”.

Arturo siempre tiene hambre de más, por eso se molesta, se irrita. Quiere ser el mejor y no ha podido. Motivo que de seguro será suficiente para hacerlo volver a la cancha. Nunca ha buscado menos. Para el mejor volante de la historia del país la vida es blanca o negra. Excelencia o cabreo.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.