Felipe Braun vuelve a la TV y habla de su “retiro” desde el sur: “Para mí el tema de las teleseries está cerrado”

Desde este domingo el actor será el nuevo conductor del programa Factor de Cambio, de Canal 13C: una apuesta en sintonía con su presente, viviendo en Puerto Varas y alejándose para siempre de las ficciones televisivas. “No es solamente que ya no quiera hacer teleseries sino que ya no existen”, dice el artista.




En los últimos años, el actor Felipe Braun combinó su trabajo en las teleseries con su afición por la gastronomía. “Lo que más me apasiona fuera de actuar es la cocina”, dice a La Tercera. Así, comenzó a subir videos y publicaciones online y hasta fue convocado a proyectos web -como el programa Lo dulce de estar juntos- que convirtieron en algo más serio su hobby.

Pero actualmente el escenario es otro: instalado en Puerto Varas desde marzo de este año, el actor tiene como uno de sus focos principales la cocina, y ha dejado completamente las ficciones televisivas, las que dice nunca más quiere volver a hacer. Aunque no se ha desligado completamente de la televisión.

El próximo domingo, de hecho, debutará como el nuevo conductor del programa Factor de Cambio (19.00 horas) de Canal 13C, donde será el encargado de presentar una selección de iniciativas que fueron dadas a conocer en temporadas anteriores, pero que ahora mostrarán cómo han cambiado producto de la pandemia, y cuáles son los desafíos de trabajar de manera sustentable, no sólo en lo medioambiental sino también en lo social y económico.

Su presencia en el programa, dice, “fue medio casualidad la verdad porque yo me vine a vivir al sur a Puerto Varas, y la Francisca (Alvarez) que es la productora, estaba acá, vive acá hace años, estaba tratando de armar esta nueva temporada, que no se sabía mucho cómo iba a funcionar en pandemia, y empezó a agarrar mucho vuelo porque las empresas que están detrás y la gente que tiene estas iniciativas está muy interesada en mostrar sus proyectos. Empezamos a conversar y me pareció que era justo lo que yo estaba buscando también”.

¿Cómo ha sido este giro de irse a vivir al sur y dejar Santiago?

Por ahora mi cambio de vida, decimos con mi familia que es una corazonada, estamos recién llegando. Yo viví en el sur de chico, soy de lago Ranco también, me crié acá, así que conozco mucho el sur. Buscábamos una mejor calidad de vida para mis hijos, hace tiempo que veníamos pensando en irnos, pero la pandemia adelantó mucho todo. Pensar el tema de la salud, cómo lo estamos enfrentando como sociedad, fue algo de los que nos hizo venir y en eso estamos.

Ha dicho que no quiere volver a hacer teleseries, ¿eso a qué se debe?

A estas alturas decir que me interesan o no las teleseries ...es que en realidad ya no hay. De hecho este año se dejaron de hacer por la crisis. No es solamente que ya no quiera sino que ya no existen, y creo que dejarán de existir muy pronto y por una razón muy obvia: nosotros competimos contra el mundo entero, contra la entretención del streaming y las grandes plataformas con teleseries o ficciones con presupuestos cada vez más bajos, y así no se pueden escribir buenas teleseries, no se puede trabajar bien, no se puede competir contra el mundo que viene por el otro lado.

“Sí, para mi el tema de las teleseries está cerrado. Me encanta que mis amigos sigan trabajando, porque una cosa es el trabajo en la teleserie y otra es lo que hacemos dentro de la teleserie, es súper choro, a mi me gusta, pero no es lo único en el mundo. Las teleseries ya venían para abajo y a mi tampoco me motivan ya, no me dan lo que me daban antes en el más amplio sentido de la palabra, no me motivaban como antes, y ahora hay otros caminos que hacer”.

¿Qué reflexión hace hoy en día de lo que ocurrió con TVN y el fin de su área dramática?

Uno podría especialmente en los tiempos que vivimos, criticar a todo el mundo, a los ejecutivos, y decir montón de cosas de por qué las cosas fallaron, pero la verdad es que tiene que ver con el cambio de mundo nomás. La TV se empezó a quedar atrás con el streaming y una forma distinta de llegar al público con la ficción. Chile no estaba preparado, ni TVN ni los otros canales para el cambio que hubo lamentablemente, y eso creo que fue un error de los ejecutivos de hace 10 años atrás, donde se veía que internet iba a entrar muy fuerte y que había que empezar a tomar medidas grandes.

“Pero obviamente la tv como todos la veíamos antes terminó, eso se acabó, no existe y hace tiempo que no existe, y los que no lo han querido ver es porque no han abierto los ojos. No existe la cantidad de empleados que había en los canales, una empresa gigante para un modelo que evidentemente venía cambiando. Y afortunadamente también, porque ahí especialmente los actores tú ves cómo se han reinventado todos, ahora mismo con la crisis, haciendo teatro online, ver la capacidad creativa de todos es tremenda. De repente menos mal que nos tocó para ver otra parte del mundo y no solamente lo que estábamos encerrados ahí”.

Ud. justamente partió su carrera en TVN y protagonizó la última teleserie que dio el canal, Amar a morir. ¿Cómo vió ese proceso de cierre del área desde adentro?

Yo sabía que el área se iba a cerrar, y con es forma de competir, con presupuestos cada vez más bajos, era un a estrategia que evidentemente iba a terminar, era lo que iba a pasar. El dolor ahí tiene que ver con la gente que se quedó sin trabajo, pero nos tocó el tiempo de reinventarnos a todos, partimos de cero y vamos para adelante.

Justamente en estos días de pandemia la situación para los actores se ha vuelto muy difícil, con teleseries en receso, en otros casos despidos masivos, ¿cómo observa esta crisis del gremio?

Es una crisis tremenda, aunque hoy da vergüenza decir como que fuéramos especialmente distintos porque están todos en crisis, entonces me parece que claro, estamos pésimo, tengo muchos colegas cocinando y tratando de hacer cosas para poder sobrevivir el día a día, y no solo actores, técnicos también, y entonces es terrible.

Curiosamente, la TV ha recurrido precisamente a las teleseries de antaño para cubrir su programación en cuarentena, ud. aparece por ejemplo en La Chúcara y Aquelarre, ¿cree que podría ser de alguna forma contradictorio pensando en la situación de los actores en la TV?

La ficción nacional les ha dado muchísimo y a la gente le gusta, pero no tiene que ver creo con una quitada de piso por querer, uno podría culparlos como un maltrato hacia los actores y técnicos pero es un modelo que dejó de funcionar, esto viene de mucho antes.

“Evidentemente hay cosas que son interesantes de analizar: por qué nosotros nunca tuvimos contrato de trabajo a pesar de que la ley así lo estipulaba, los canales nunca nos dejaron tener contrato de trabajo, eso cambia nuestras pensiones y un montón de cosas, y habría que ver cómo eso se ve y qué pasó, pero en general tiene que ver más con un cambio de mundo, con una pandemia que con otra cosa. Y también es parte de nuestra obligación reinventarnos y ocupar nuestras capacidades para otras cosas también”.

¿Qué planes tiene a futuro?

Estoy viendo igual que todos hacia dónde voy. Haciendo contenidos gastronómicos, eso lo sigo haciendo y se convirtió en mi trabajo, pero hace mucho que tengo una productora, he estado metido en series y de alguna forma sigo funcionando en lo mismo, pero también esperando un poco dónde nos va a dejar la pandemia, y los cambios sociales que vienen fuertes, y vamos a ver en qué posición quedamos para ver en qué vamos a trabajar. Hoy lo que más me sostiene es mi capacidad creativa y las ganas de salir adelante.

“Ahora también estoy muy metido en mi granjita, estoy muy metido con los quesos, de hecho acaba de parir mi cabra y haciendo hartas cosas que en algún minuto se van a convertir también en mi pyme”.

Comenta