San Francisco: La decadencia de la ciudad más turística de la costa oeste de EE.UU.

Campamento para personas sin hogar autorizado por la ciudad en el Centro Cívico de San Francisco, el 21 de mayo de 2020. Foto: AP

“La ciudad está en modo crisis”, dicen los expertos. Los robos en la urbe californiana se dispararon hasta un 52%. En 2020 había más consumidores de drogas que alumnos en las universidades públicas.




Robos a viviendas y automóviles, tiroteos que se han más que duplicado en el último año, aumento de las personas en condición de calle y creciente consumo de drogas. Se trata de San Francisco, la ciudad progresista y más turística de la costa oeste de Estados Unidos que enfrenta serios problemas, al punto que ha sido comparada con urbes de países en vías de desarrollo.

El estado de la ciudad californiana ha despertado el interés de la prensa mundial. “Por qué el gobierno de la ciudad de San Francisco es tan disfuncional”, decía titular de la revista The Economist. “El crimen es básicamente legal en San Francisco”, indicaba un artículo del Daily Mail. Mientras que The New York Times publicó una nota en la que señalaba que “el delito mundano de hurto en tiendas se ha salido de control en San Francisco, lo que ha obligado a cerrar algunas cadenas”.

Desde la perspectiva del Departamento de Policía de San Francisco, los problemas delictivos recientes se reducen a dos factores: no hay suficientes policías en la calle y una puerta giratoria de delincuentes. “Estas mismas personas... están entrando en las tiendas y robando propiedades”, dijo a la cadena CNN el jefe de policía de San Francisco, Bill Scott. “Una vez que los arrestamos, descubrimos que han sido arrestados una y otra vez. Es frustrante”.

Personas sin hogar con carpas y muebles en las calles del distrito de Tenderloin. Foto: AFP

Si bien la delincuencia general disminuyó el año pasado, los robos en la ciudad se dispararon hasta un 52%. Solo el distrito de Richmond experimentó un aumento del 370%, según muestran los registros que obtuvo CNN. Mientras que solo 11 de los 25 principales infractores reincidentes de la ciudad por robo están bajo custodia, de acuerdo con la policía.

“Estamos al límite de nuestro ingenio”, dijo a la misma cadena Richie Greenberg, un excandidato a la alcaldía que lidera un esfuerzo para destituir al fiscal en jefe de San Francisco. Muchos culpan al fiscal de distrito Chesa Boudin, exdefensor público. Desde que fue elegido en 2019, Boudin ha promulgado políticas controvertidas, como poner fin a la fianza en efectivo, con el objetivo de liberar a las personas del encarcelamiento (Los Ángeles recientemente adoptó una táctica similar). En el apogeo de la pandemia, Boudin redujo la población carcelaria en casi un 50%.

A estos problemas se suman los derivados producto de la gran cantidad de personas viviendo en condición de calle. Por ejemplo, el número de quejas por heces humanas en las calles de San Francisco se multiplicó por dos (de 10.692 a 20.933) entre 2014 y 2018. Un año más tarde, la ciudad gastó casi US$ 100 millones en limpiar las calles, una cifra que es cuatro veces más alta que la de Chicago, que tiene tres veces más habitantes, indicó el periódico español El Confidencial. “Han instalado baños portátiles carísimos, han limpiado las calles... Y aun así sigue habiendo muchas heces humanas en las calles”, explicó al diario el periodista Michael Shellenberger, que lleva 30 años viviendo en esta ciudad. “Cuando tienes mucha gente viviendo en las calles, muchos de ellos drogadictos, es inevitable que las calles se ensucien y los barrios se conviertan en mediaguas improvisadas”, añadió.

En la misma línea, la ciudad ha estado tratando activamente de reducir la cantidad de carpas en las calles y, en el último recuento en abril, se había registrado una reducción del 65%, según un portavoz de la alcaldesa demócrata London Breed. Se espera que el próximo conteo se realice en enero, un esfuerzo que finalmente dará a los funcionarios una idea de cómo la pandemia ha afectado la cantidad de personas que viven en las calles.

Personas sin hogar en el distrito de Tenderloin, en San Francisco. Foto: AFP

El “conteo de un momento en el tiempo”, que se realiza cada dos años, es ordenado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU. y se canceló este año debido a la pandemia. El último recuento de personas sin hogar de San Francisco es de 2019, una cifra obsoleta que no captura el tumulto de los últimos 18 meses. El conteo, dice el diario San Francisco Chronicle, también reflejará si los despidos masivos y las dificultades económicas empujaron a más personas a la falta de vivienda, y qué tan efectiva fue la moratoria de desalojos del estado, que expiró recientemente, para ayudar a las personas a mantener un techo sobre sus cabezas.

En todo caso, los problemas derivados de la pandemia han exacerbado una terrible crisis de salud mental y drogas, con una tasa de sobredosis que ahora literalmente se sale de las listas. En 2020, no solo contaba ya con un 50% más de consumidores de drogas que alumnos en las universidades públicas, sino que 713 personas murieron de sobredosis, más del doble que por el coronavirus.

Este año, la policía de la ciudad ha incautado 8,8 kilos del poderoso opioide sintético fentanilo, dijo a CNN el portavoz Matt Dorsey. Eso es suficiente, en teoría, para matar siete veces a la población de San Francisco. Y ya superó el decomiso policial de 2020 de 5,5 kilos de fentanilo, el cuádruple del año anterior.

En una entrevista con el portal SFGATE, Sam Singer, uno de los principales estrategas de comunicaciones de San Francisco, reconoció la actual situación de la ciudad. “San Francisco tiene un problema de imagen y reputación profundamente arraigado y significativo”, aseguró. “De hecho, yo diría que la ciudad está en modo de crisis”.

Una pareja de vagabundos cruza una calle de la ciudad. Foto: AFP

El experto añadió que los temas de corrupción en el municipio y el Departamento de Inspección de Edificios contribuyen a la reputación de la urbe. También aludió a lo que calificó de falta de voluntad de la ciudad para arrestar y enjuiciar a los delincuentes. Esto ha quedado plasmado en una serie de videos virales que muestran a los ladrones que salen corriendo con lo que robaron de una farmacia de Walgreens o que destrozan la tienda Neiman-Marcus con carteras de diseñador robadas.

Singer también indicó que la crisis de vivienda de la ciudad, como lo demuestra su visible población sin hogar, hace que San Francisco parezca inhóspito tanto para los turistas como para los lugareños.

“Estás viendo una ciudad que está más allá de la pandemia, que tiene una pandemia de problemas de salud mental, abuso de drogas, delincuencia y corrupción. Y la ciudad debe comenzar a abordar esos problemas o se quedará cada vez más rezagada”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.