Alex Hernández, exdirector del Festival: "Es riesgoso hacer chistes contra la institucionalidad"

AlexHWEB

El director Álex Hernández.

"No me parece", comenta Hernández sobre los gritos contra Carabineros registrados ayer en el Festival. "Porque en ese preciso momento hay Carabineros protegiendo la Quinta. Te estás burlando de gente que está resguardando que la fiesta donde estás transcurra correctamente", dice el director de TV, y agrega que la presentación de Mon Laferte "estuvo al filo".


Director entre 2011 y 2019 del festival de Viña del Mar, Alex Hernández sabe de rutinas, contratos y riesgos que se corren en uno de los espectáculos más esperados del país. Manejó hasta el año pasado, cuando la transmisión pasó de Mega a TVN y Canal 13, los controles en la Quinta Vergara, en ediciones que no tuvieron el cariz político que el evento tomó en sus dos primeros días, sobre todo con las actuaciones de Stefan Kramer, Mon Laferte y Francisca Valenzuela.

Hernández -quien antes de su pasada por el Festival se hizo conocido como director de Mekano y Yingo- saltó a la primera línea de la agenda en enero de este año, cuando se supo que a través de su productora Chile Rayo dirigiría la franja por el Rechazo de la UDI ante el plebiscito de abril. Hoy prefiere no referirse a ese trabajo pues tiene un compromiso con ese partido de no explayarse sobre el tema.

¿Cuál es su evaluación de las dos primeras noches del Festival?

En términos generales, empatizo con todos los problemas que ha tenido la organización porque estar ahí adentro es bastante distinto a mirarlo desde afuera. Con un evento que tiene tanta visibilidad, cualquier cosa que suceda alrededor o adentro se puede transformar en algo más grande de lo que es, justamente por estar en el ojo de los medios. La primera noche me pareció lamentable que no haya habido obertura porque es un elemento editorial que marca al Festival del año. Por más que algunos digan que no tiene importancia y que es un elemento más, no es así. Hay mucha gente que la espera y que le gusta que sea larga porque son hechos con talentos nacionales o extranjeros que tienen un punto de vista artístico de lo que está pasando en el país o en Latinoamérica. Por lo tanto, lo lamento profundamente porque conozco la pega que hay detrás, sé los meses que se trabaja. Ojalá la reagenden para poder verlo y que la gente que trabajó en ella no quede con la frustración de haber hecho algo que no se vio.

Con respecto a los humoristas, me parece que los dos primeros han estado súper bien, además les ha ido súper bien. Los que vienen adelante no sé qué va a pasar, me parece que hay harto riesgo ahí.

¿Qué riesgo?

Riesgo por ellos porque ojalá que el caso particular de (Ernesto) Belloni, a quien le tengo harto cariño, sea positivo su presentación y que no hayan voces externas a él o al evento que predisponen al público a hacer algo en base a prejuicios más que a escuchar el humor que va a hacer. Él merece ser escuchado y ser tomado en cuenta obviamente, por algo lo están llevando, tiene una larga trayectoria, etc. Pero hay mucho prejuicio, demasiadas voces que dicen que le va a ir mal, que predispone a la gente de una manera que es negativa y me parece injusto para él. Si la rutina no cumple eso será otra cosa, yo creo que va a cumplir porque además de tener una gran cantidad de años en el escenario, él está absolutamente consciente del humor que hace reír hoy día por lo que no creo que lo que pasó en Iquique sea un síntoma.

Ha habido reclamos después de las presentaciones de Kramer, Mon Laferte y Javiera Contador, algunos acusan que ha sido una franja del 'Apruebo'. ¿Cree que hay justificación de un reclamo formal por parte del gobierno?

No lo sé, pero sí te puedo decir, desde mi punto de vista, que me parece positivo que en el festival se traten los temas que pasan en Chile porque el humor es un bálsamo bastante efectivo cuando hay alta tensión, y los buenos comediantes que hacen rutinas que tienen que ver con actualidad generan un efecto más bien positivo que negativo. Lo que sí creo es que cuando tú te vas contra la institucionalidad del país es diferente. Una cosa es el humor en base a la contingencia y otra es hacer chistes de la institucionalidad. Me parece riesgoso, no solo por temas de franja o no franja, es algo que no se debería hacer.

¿Por qué riesgoso?

Porque cuando uno se va contra la institucionalidad del país, estás corriendo el riesgo de validar ciertas cosas que tal vez no son tan validables. Entonces, hay cosas que hay que proteger sí o sí, seas humorista, director o quien sea, tienes que cuidarlas en las rutinas de humor porque es ahí donde es muy bienvenido el humor de contingencia y el humor que hace este efecto bálsamo pero cuando te vas a la institucionalidad cambia un poco el panorama porque estás validando cosas que no son posibles de validar.

¿A qué se refiere con institucionalidad?

Las policías, el gobierno, quien sea. Me tocó hacer Viña teniendo como Presidenta a Michelle Bachelet, a Piñera, y siempre los cuidados han sido los mismos.

Entonces, con lo que dice, ¿cree el humor tiene un límite cuando se va contra la institucionalidad?

Esto lo digo respecto a lo que he visto este año. En años anteriores, me pasó que las rutinas de humor tocando contingencia, he tenido que aconsejar que no molesten a las personas por su aspecto físico. Me tocó hablar con algunos comediantes que molestaban a mujeres del mundo de la política o del espectáculo por su aspecto y me sugerencia siempre fue que no lo hicieran, eso es bullying. Y hacer humor cuando hay tensión política, como ahora, siento que la contingencia es bienvenida porque en un festival como este, te ayuda a desfragmentar la tensión en las personas.

¿Y a su parecer, entonces, quién se ha ido contra la institucionalidad en estas dos primeras noches?

El momento del baile de Mon Laferte con el "que no salta es paco". Cuando ella dice "voy a decir esto aunque me genere problemas legales", algo así, me parece que estuvo muy al filo. Cada uno es libre de hacer lo que quiera pero cuando estás en un escenario con ese nivel de exposición, generar eso es riesgoso. Además, en la Quinta Vergara deben haber cerca de 600 personas, entre Carabineros y PDI, cuidando la integridad de ella y del público. No corresponde. Uno puede tener una opinión respecto al actuar de las policías y sobre la contingencia, pero cuando estás en un escenario como ese, hay que tener ojo. Eso estuvo al filo.

Pensé que se refería solo al humor...

No. Además que ella debe ser la artista latina con mayor proyección del momento, es tremenda. Y por eso siento que su nivel de responsabilidad frente a todo, cada vez va ir creciendo más. Su opinión va a tener un peso mayor y por lo tanto su responsabilidad también.

¿Y cree que se puede hablar de las noches como "una franja del Apruebo" o no?

Lo que pasa es que en el caso de Javiera (Contador) fue muy evidente su posición. Toda la vida los humoristas han sido evidentes con su posición pero hoy día hay un plebiscito de por medio. Hasta ahora yo no he escuchado a nadie que invite a votar por algo. He visto las dos rutinas y hay un punto de vista de la persona.

"Bajar micrófonos no corresponde a un Festival hecho en democracia"

En el caso de Mon Laferte, el público comenzó a gritar espontáneamente "el que no salta es paco"...

Eso no me parece.

¿Por qué?

Porque en ese preciso momento hay Carabineros protegiendo la Quinta. Te estás burlando de gente que está resguardando que la fiesta donde estás transcurra correctamente y en paz. No me parece.

¿La dirección televisiva tiene margen para cortar ese momento? 

Frente a eso es difícil, porque cuando una artista está con las ganas de hacerlo y tú no tienes el ánimo de censurar porque no existe, pasa por el criterio y la confianza que la producción pueda tener en el criterio del artista. Los límites los ve él en el escenario. Ella ayer dijo "voy a decir lo que pienso aunque termine en tribunales", eso es.

La primera noche se denunció que se cortó el audio del público...

No lo sé. La rutina de Kramer la vi al día siguiente en Youtube y por lo que yo escuché no había micrófonos abajo. A veces pasa que dependiendo del operador de cable que tú tengas, es el sonido que tú tienes. El sonido que sale de Viña es el mismo para todos. Yo la escuché en Youtube y no sentí ninguna bajada de micrófono en ningún minuto.

¿Ud. habría cortado a Mon Laferte?

No, jamás. ¿Cómo voy a cortarla?

¿Y los gritos del público contra el Presidente Piñera?

Eso es algo que está pasando y entrar a bajar micrófonos me parece que no es algo que corresponda a un Festival hecho en democracia. No me parece correcto en ningún escenario del mundo salvo que sea algo realmente que amerite irse a comerciales. Cuando la gente grita, se está manifestado, si tiene pancartas se está manifestado y eso sucede en Viña porque es el escenario más grande de Chile por el nivel de vitrina que tiene y hay que tener claro que algo así puede suceder. El tema de cómo se resuelve en vivo pasa por el criterio de quien está a cargo.

"Censura nunca"

Siempre ha habido dudas de cómo se maneja el tema del libreto con los humoristas…

Te puedo hablar de la forma que tenía yo. Trabajé con los humoristas durante muchos meses sin el afán de censurar ningún chiste, sino más bien de aconsejarlos respecto al ritmo de la rutina, a ciertos chistes, a la ubicación de ciertos bloques del humor pensando en el público que tienen en la noche. Eso se trabajaba en la rutina inicial del humorista que duraba 20-25 minutos, que era lo que presentaban en bares o teatros y de ahí en adelante se trabajaba el resto para llegar a 50 minutos. Trabajamos muchas reuniones durante el año, uno busca que al humorista le vaya bien y que la rutina corresponda a lo que él hace sobre el escenario, que corresponda a un humor que tenga contingencia, que sea fresco con chiste nuevo.

¿Los contratos con los artistas tienen cláusulas de este tipo sobre lo que se puede decir o no?

Solamente el contrato de los humoristas tiene cláusulas que protegen el desarrollo comercial. Pero cláusulas respecto del contenido del show o lo que van a decir los artistas, no.

¿No hay censura?

No, jamás. Censura nunca. En el caso que hubiese un chiste que tú dijeras que molestan a una ministra por determinada cosa, uno lo que puede hacer ahí es aconsejar a los humoristas con respecto a ciertos chistes puntuales. Si la broma tiene que ver con su pelo, con la ropa o con su físico, en ese caso el consejo siempre fue que no se hiciera chiste de esas cosas.

¿Cree que el Festival va a llegar al último día?

Sí, totalmente. Porque efectivamente ha habido manifestaciones afuera pero dentro de la Quinta hay miles de personas que están en un espacio de fiesta y merece respeto por lo que significa y por la gente que está ahí.

Comenta