Altercados en la ex Posta Central, un fallecido en un supermercado y chaquetas amarillas: La crónica de una noche en toque de queda

Un equipo de La Tercera realizó un recorrido de madrugada por diversas calles de la capital, en la tercera jornada con la medida. Calles vacías, prensa española y controles militares. Este es el reporte.


Son cerca de las 2 de la mañana de este martes y un grupo de siete vecinos de la Villa Frei, en Ñuñoa, se encuentra parado en la esquina de Salvador Reyes con Américo Vespucio. Como ha sido la tónica en varias comunas, algunos portan chaquetas amarillas y elementos para el resguardo. Sus casas colindan con un supermercado, lo que los mantiene alerta por los saqueos que se han registrado en algunos locales. La presencia de un móvil de prensa de este diario -que realizó un recorrido nocturno por la capital- prende momentáneamente sus alarmas, hasta que se percatan de que se trata de trabajo periodístico. Entonces bajan la guardia. "Nosotros tenemos que hacernos responsables de nuestra propia seguridad", dice Humberto Hidalgo (51), quien vive en el lugar hace 12 años. Hidalgo cuenta que se han organizado por turnos y que no dejarán de hacer de vigilantes, aunque a metros exista presencia de militares. "La policía no ha dado abasto", asegura.

[caption id="attachment_872778" align="alignnone" width="900"]

Tercera noche de toque de queda. Fotos: patricio fuentes y / la tercera

Franklin. Fotos: Patricio Fuentes Y. / La Tercera.[/caption]

Es la tercera jornada bajo toque de queda, luego de las fuertes protestas sociales registradas en los últimos días. Los militares toman el control de la capital paulatinamente a partir de las 20.00. Aun cuando algunas manifestaciones se extienden más allá de la hora señalada, al caer la noche las calles se vacían y lo que se ve es solo vestimenta de camuflaje. A eso de las 23.00 horas, la Alameda está casi desierta y los controles son a la altura de cada estación de Metro. A veces, sin un protocolo muy claro. En una de las detenciones nos señalan que solo debe mostrar el salvoconducto el chofer del vehículo. Luego, solo metros más adelante, nos indican que todos deben enseñar aquel documento.

Los Héroes es una de las estaciones más custodiadas, con tres camiones militares y un buen contingente en su exterior. No así Baquedano, donde no se ve ninguno. En las cercanías, lo que queda de un local de comida rápida y de una farmacia funcionan como metáforas de lo que fueron las protestas en días anteriores. Repentinamente, desde un taxi que arremete contra el tránsito se baja un equipo de tres periodistas españoles de TVE para cubrir la situación chilena. Dicen que acaban de bajarse del avión y que vienen de Buenos Aires. Uno manifiesta estar sorprendido. Y así se le ve. Algunas fogatas siguen encendidas en Plaza Italia y desde los edificios se escuchan gritos sin destinatario claro.

[caption id="attachment_872775" align="alignnone" width="900"]

Tercera noche de toque de queda. Fotos: patricio fuentes y / la tercera

Plaza Baquedano. Fotos: Patricio Fuentes Y. / La Tercera.[/caption]

En otra parte de la capital, la Policía de Investigaciones llega hasta un supermercado, en el barrio Franklin, comuna de Santiago, para iniciar la investigación de un fallecido en su interior. La inspectora Patricia Rivera cuenta que un sujeto -de entre 30 y 40 años- murió electrocutado en una bodega. Horas más tarde aún se desconocerían las circunstancias de su fallecimiento y su identidad.

En otra parte de la misma comuna, un altercado en las afueras de la ex Posta Central comienza a alterar los ánimos del lugar. En el lugar se encuentra un grupo del Instituto Nacional de Derechos Humanos exigiendo poder ingresar al recinto de salud para constatar la situación de los heridos en las manifestaciones. Los guardias no se lo permiten. Tienen órdenes, dicen.

[caption id="attachment_872783" align="alignnone" width="6000"]

Tercera noche de toque de queda. Fotos: patricio fuentes y / la tercera

Posta Central. Fotos: Patricio Fuentes Y. / La Tercera.[/caption]

"Como director del instituto, estoy completamente estupefacto que esté ocurriendo esto en un servicio público", señala Sergio Micco, quien dice estar a la espera de la llegada de un juez. Al rato, el juez del 7° Juzgado de Garantía de Santiago, Daniel Urrutia, llega escoltado por dos carabineros exigiendo ingresar, ante la sorpresa de los guardias. Tras un tira y afloja que amenazaba con caldearse, el magistrado hace ingreso al lugar junto al equipo del INDH.

Luego, para darle una especie de cierre al momento, un grupo de trabajadores de la salud sale hasta la reja aplaudiendo. Una de ellas señala: "Tomamos la decisión de salir nosotros a abrir la puerta, porque el director había dado la orden de mantenerla cerrada".

Quedan tres horas para que finalice el toque de queda y las calles están prácticamente vacías. Continúan los controles y se siguen viendo algunas fogatas. "¿De dónde vienen?", nos pregunta un vecino de Maipú, también con chaqueta amarilla y parte de otro grupo de vigilantes. Tras contarle nuestro recorrido, vuelve a interactuar: "¿Y cómo se veía la cosa?". Damos nuestra respuesta. "Nos vamos a dormir entonces", remata.

Comenta

Imperdibles