Andrea Pérez de Castro, directora de Famfest: “Queremos sacar a los niños un poquito a las calles”

"Los niños tienen que ser actores relevantes de esta nueva constitución que estamos escribiendo, y en eso vamos a aportar como festival", dice Andrea Pérez de Castro. Foto: Pedro Bahamondes.

Un total de 25 espectáculos al aire libre ofrecerá desde el 3 al 22 de diciembre el Festival de Teatro Infantil y Familiar, que este año será en un 100% gratuito y nacional, y que se complementa con cuentos virtuales y cápsulas. Participarán compañías reconocidas como Tryo Teatro Banda, La Patriótico Interesante y Aranwa, con temáticas ecológicas, lúdicas y también sociales. “Los niños no están ajenos a la realidad de Chile. El festival no es sólo entretención, es educación, reflexión y desarrollo del gusto estético y artístico”, apunta su directora.




En los últimos años, se ha convertido en el panorama más esperado de las vacaciones de invierno. El año pasado, cortaron 15 mil entradas pagadas y tuvieron, además, 22 mil asistentes a actividades gratuitas. Sin embargo, debido a la emergencia sanitaria, este año el Festival Internacional de Teatro Familiar (Famfest) se desplazó hasta diciembre.

El evento se realizará desde el 3 al 22 de diciembre, al aire libre, con el título “La ciudad es de lxs niñxs”, así con equis. Mañana al mediodía se lanzará la programación, en la Plaza Camilo Mori de Bellavista.

Andrea Pérez de Castro, directora del Famfest y encargada de programación de Teatro Mori, adelanta a La Tercera PM los énfasis, las novedades y la urgencia de realizar el encuentro a pesar de la pandemia.

“Decidimos hacer el festival presencial y esperamos hasta diciembre, porque no quisimos hacerlo online. Los niños y las niñas llevan muchos meses pegados a la pantalla como para invitarlos a seguir viendo pura pantalla. En estos siete meses que hemos estado en pandemia, los niños y las niñas son los más afectados emocionalmente. Queremos sacarlos un poquito a las calles”, comenta Andrea Pérez de Castro.

Serán 25 funciones, todas gratuitas en esta ocasión, y al aire libre, en la explanada del GAM, la Plaza Camilo Mori en Bellavista, el frontis del Teatro Municipal de La Pintana y las plazas municipales de Curacaví y Quilicura. El público se dispondrá en grupos familiares de cuatro personas, y con distanciamiento físico entre grupos.

“Tomaremos todas las precauciones y cumpliremos todos protocolos, así que la convocatoria será limitada en cantidad de personas, y por eso vamos a amplificar audiovisualmente el festival con algunas transmisiones en streaming. Vamos a tener una versión online en Alto Hospicio y en Rancagua, y en Ovalle, será mixta, con una función presencial y una online. Además, vamos a estrenar un ciclo de 10 cuentos audiovisuales originales y 18 cápsulas creadas con motivo de los 30 años que se cumplen de la Convención de los Derechos del Niño, gracias a una alianza estratégica con Unicef”, detalla la gestora.

Todas las funciones serán gratuitas este año, ¿cómo se financian sin las entradas?

Este año nos jugamos para hacerlo completamente gratuito. Tenemos un equipo maravilloso que ha puesto toda su energía para adaptarnos al presupuesto, y se suma al esfuerzo de todos los artistas que amorosamente se han sumado a este festival. Tenemos un Fondart de $49 millones, y vamos a hacer 25 funciones; las compramos todas. Es decir, todas las compañías reciben sus honorarios. Decidimos hacer una versión exclusivamente nacional para distribuir todos los fondos que tenemos entre las compañías nacionales, que han tenido muy pocas posibilidades laborales por la pandemia. El festival ha sido un gran motor para el teatro familiar en Chile y a nivel regional, y conscientes de que somos una plataforma, haremos además un seminario virtual con la participación de unos 15 festivales latinoamericanos, europeos y norteamericanos, donde eventualmente las compañías podrán mostrar selecciones de sus obras, a mediados de diciembre.

Danzas Aladas, de Compañía Aranwa. Foto: Aranwa.

Entre las mayores novedades de la programación de Famfest 2020, Pérez de Castro destaca que contarán con Lucila, luces Gabriela, de Teatro de Ocasión, y el montaje que marca el debut de La Patriótico Interesante en el género familiar: Mi fuego, delirios teatrales para niñxs. También están afinando los últimos permisos para contar con La historia de un perro llamado Leal, de Teatro del Canto con María Izquierdo y Elvira López, basada en el relato de Luis Sepúlveda.

“Muchas compañías están adaptando su espectáculo para el formato al aire libre, entonces va a ser una novedad en todo sentido. Convocamos a diversas técnicas; tenemos teatro de muñecos, de sombra y de danza, circo, teatro sin texto y con música también”, describe la gestora.

Así, por ejemplo, Silencio Blanco trabaja con muñecos en la obra De Papel, y Cirkoqoshka montará dos espectáculos de circo-teatro: Maestri & Patatta, que es una versión de su espectáculo Il Concerto, además de Ursaris, el último encantador de osos. Terko Teatro también reestrena dos montajes: Ronda por la ciudad del río y La calle es libre, que fusiona teatro de actores, muñecos y música.

Se suma Tryo Teatro Banda, con Foster, el observatorio del cerro Tupahue. “Es un trabajo maravilloso, juglar, con tres músicos increíbles, que te llena el alma. La estrenamos en Famfest el año pasado”, dice Pérez de Castro. Igualmente habrá dos espectáculos de danza: El portal, de Compañía Perro de Agua, y Danzas aladas, con Compañía Aranwa, para la primera infancia.

La Máscara Danzante presentará Mi pequeño pachakuti, propuesta con objetos y actores, y Los Fi, Chau, adiós chatarra electrónica, que Pérez de Castro destaca como “un trabajo de conciencia ecológica maravillosa, a través de un teatro musical de percusión corporal y de objetos”. Se suma Complejo Conejo con Peces caminando, una llamativa intervención artística callejera que ya se ha presentado en Praga con gran éxito.

Lucila, luces Gabriela, de Teatro de Ocasión. Foto: Famfest.

Ustedes estaban trabajando fuertemente en el último tiempo en la descentralización, con propuestas en regiones. ¿Cómo mantendrán esa línea de trabajo con la pandemia?

Vamos a presentar El increíble traductómetro de la Dra. Melina Melinao, que es teatro Zoom en vivo. Esta producción del GAM es un trabajo precioso de Los Contadores Auditores, y vamos a hacer funciones en Alto Hospicio, Rancagua y en Ovalle, a través de las plataformas virtuales del Centro Cultural de Alto Hospicio, el Teatro Regional de Rancagua y el Teatro Municipal de Ovalle. También tendremos funciones de Marionetas en confinamiento de Silencio Blanco, y Cyclo, de Aranwa. En esta nueva realidad, el mundo de las artes ha tenido que diseñar una nueva sala de teatro, que son estas plataformas.

También tienen una serie de cuentos nuevos que difundirán a través de streaming, ¿no?

Sí, tenemos 10 estrenos de cuentos virtuales, del ciclo Teatro en Casa. Los vamos a estrenar con la Municipalidad de La Pintana, en su plataforma de YouTube, y después van a pasar a nuestra plataforma. Todas nuestras actividades virtuales van a tener lengua de señas. Es más, La media de los flamencos, de Horacio Quiroga, está hecho en lengua señas y es narrado oralmente, al revés de lo que siempre se hace, que es que están narrados y hay un traductor haciendo la lengua de señas en un recuadro. Ahora la obra es toda en lengua de señas, narrada oralmente. Queremos trabajar mucho el tema de la inclusión.

Ronda por la ciudad del río, de Terko Teatro. Foto: Terko Teatro.

La Llave Maestra, Silencio Blanco, Teatro Fi y La Hermosa Compañía están a cargo de estas narraciones de teatrales sobre textos de Andrés Kalawaski, Edurne Rankin, Oscar Wilde y Hans Christian Andersen.

¿Por qué decidieron realizar una serie de cápsulas por los 30 años de la Convención de los Derechos del Niño?

Esta edición del festival se llama “La ciudad de los niños”, y estamos trabajando fuertemente con los derechos de los niños y niñas, en alianza con Unicef. Los pondremos con estas 18 cápsulas de cuentos en relación a la convención, que vamos a estrenar en nuestra plataforma de YouTube y replicar en Instagram y Facebook. El primer derecho que ponemos en valor es el acceso a la cultura y con actividades de primera calidad. Nuestra curatoría refleja lo que creemos: los niños son sujetos de primera categoría, tienen que ser actores relevantes de esta nueva Constitución que estamos escribiendo, y en eso nosotros como festival vamos a aportar.

En la programación, ¿se refleja el momento social y político que está viviendo el país?

La calle es libre y Ronda por la ciudad del río son dos obras que hablan de la marginalidad de los niños, pero contado alegóricamente. Tocamos temas sensibles, pero desde el mundo del teatro y en forma reflexiva para los niños. Todos nuestros proyectos tienen esa mirada artística. Y en eso hemos hecho un trabajo muy profundo en esta curatoría; no es sólo entretención, es educación, es formación, es reflexión, es también desarrollo del gusto estético y artístico. También en el drama está la belleza y la alegría y eso nosotros queremos ponerlo en relevancia. Los niños no están ajenos a la realidad de Chile y por eso la Unicef es socio estratégico nuestro, por eso estamos haciendo un esfuerzo gigante de tener 18 cuentos sobre los derechos de los niños y las niñas, y vamos a viralizar y amplificar lo que más se pueda en Chile y en el mundo. Los niños y las niñas hoy son fundamentales, y no lo descubrimos ayer ni antes de ayer, cuando este Chile habla de “Los niños primeros”, nosotros pusimos a los niños primero hace muchos años. Hay un discurso político que habla de los niños primero, pero a la hora de fondos, de apoyo, de cambios profundos, no se ve eso. Nosotros vamos a insistir.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.