Aróstica y Vásquez deciden inhabilitarse de conocer requerimiento en el TC que busca destituir a diputado Hugo Gutiérrez

Los ministros José Ignacio Vásquez e Iván Aróstica están querellados por cohecho.

Al estar querellados por cohecho por el parlamentario comunista decidieron declarar su implicancia y no participar del proceso iniciado por diputados de Chile Vamos que busca que el Tribunal Constitucional cese en el cargo a Gutiérrez.




En una lata exposición ante el pleno del Tribunal Constitucional los ministros Iván Aróstica y José Ignacio Vásquez dejaron claro que se inhabilitarán de conocer la causa por cese del cargo del diputado PC Hugo Gutiérrez que actualmente se tramita ante este organismo.

La idea, dijeron los jueces, es despejar cualquier duda de la imparcialidad del TC en el proceso. Esto porque el diputado comunista hace pocos días se querelló contra ambos magistrados por cohecho. Al existir entonces un proceso pendiente en la justicia ordinaria, los ministros decidieron dar un paso al costado y no seguir adelante en la revisión del requerimiento presentado en enero por parlamentarios de Chile Vamos.

Hoy el pleno del TC, reunido por videoconferencia por las medidas para evitar el contagio del coronavirus, tenía en el penúltimo lugar de su tabla la vista de este caso. En concreto este miércoles se debía decidir primero si era necesario “recibir la causa a prueba” y así dar curso a la etapa probatoria que dura 15 días.

Poco antes que se diera lugar a esta discusión ambos jueces tomaron la palabra y expresaron -según presentes- que pese a reafirmar que su actitud en ningún caso tiene un sesgo, decidían declarar inhabilidad motivados por el respeto al Estado de Derecho.

“A pesar de no existir causal de inhabilidad legal, ni animadversión en contra del señor Hugo Gutiérrez Gálvez, que nos pudiera afectar para entrar al juzgamiento del requerimiento parlamentario para declarar su cesación como diputado, respecto del cual no tendríamos, sino, los antecedentes procesales de hecho y de derecho del expediente, como fundamento exclusivo para pronunciarnos, sin embargo, declaramos que es conveniente inhabilitarnos en esta causa constitucional”, habrían manifestado.

Junto con esto, expresaron que descartaban “cualquier duda que pudiese caber sobre nuestra imparcialidad o ecuanimidad y respeto a las garantías universales de un debido proceso, reconocidas en la Constitución Política de la República, principios que, además de la transparencia y la probidad, han inspirado siempre nuestro actuar como magistrados fieles al Estado constitucional de derecho que nos rige, cautelándolas permanente y efectivamente en las causas que nos ha correspondido conocer y resolver, tanto en el Tribunal Constitucional, como anteriormente, en mi caso, en el Tribunal Ambiental de Santiago”.

Asimismo dijeron que desvirtuaban “toda presunción basada en alguna conjetura mal intencionada o de mala fe, en el sentido que nuestra participación en esta causa constitucional pudiera tener como propósitos o motivos, un desafío, empate o vindicta originados en la querella del señor Hugo Gutiérrez, interpuesta en contra nuestra. Por el contrario, nuestra conducta personal y profesional siempre se ha caracterizado por no haber recurrido a artimañas o efugios que pudieran servir para mezquinos fines, intereses perversos o para eludir nuestras responsabilidades”.

Aróstica y Vásquez no perdieron la oportunidad de lanzar una crítica a la presidenta del TC María Luisa Brahm enrostrándole que si no fuera por sus dichos de que antes que ella llegara habían demoras en tramitaciones de casos “al límite de la corrupción” no tendrían a cuesta esta querella de Gutiérrez. En esa línea argumentativa la responsabilizaron de crear un clima de cuestionamiento al TC.

“Finalmente, y ante todo, para resguardar entre otros fines superiores: el principio de independencia del Tribunal Constitucional, evitar cualquier conflicto que obste a su normal funcionamiento y que continúe afectando su autoridad y prestigio institucional, los que tan expuestos y desacreditados se han visto en el último tiempo, no sólo a causa de quienes desconocen su legitimidad y pretenden su eliminación, sino también, por la desafortunada y grave declaración de parte de quien ejerce como Presidenta del Tribunal, vertida en un medio de prensa local y que pareciera haber resultado útil a los anteriores.”, dijeron.

La decisión del resto de los ocho ministros de si se recibe la causa de Chile Vamos a prueba aún no se concreta, pero lo más probable -dicen fuentes del tribunal- es que así sea.

Comenta