La república independiente de Cathy Barriga, la “llanera solitaria” de Maipú

Foto: Agenciauno

Los que la conocen sostienen que la alcaldesa, que ayer se enfrentó duramente con el ministro de Salud, Jaime Mañalich, "juega sola" y que sigue manteniendo un perfil solitario, solo rodeada de personas en las que confía. Sin embargo, su contacto con la UDI -partido que la apoyó en su elección- y con el gobierno es el diputado Joaquín Lavín León, su esposo.




Ayer, minutos más tarde que el ministro de Salud, Jaime Mañalich, señalara que la alcaldesa Cathy Barriga mintió al comunicar que la muerte de una vecina de Maipú se había producido a causa del Covid-19, el diputado Joaquín Lavín (UDI), esposo de la edil, envió el certificado de defunción a un grupo de WhatsApp llamado “UDI Congreso”.

En ese grupo, que incluye a parlamentarios y parlamentarias deI gremialismo, también se encuentra el Presidente Sebastián Piñera. Lavín Jr. aprovechó la ocasión y le pidió de forma directa al Mandatario que Mañalich pidiera disculpas públicas.

“O el gobierno quiere bajar administrativamente la cantidad de fallecidos de Covid-19 o armó todo esto para salvar la poca credibilidad de Mañalich. Exigimos disculpas públicas del ministro de Salud", comentó ayer Lavín Jr. a La Tercera.

Fue ahí, cuando el gobierno comenzó a activar un plan para calmar el conflicto que ya a esas horas había escalado. A tanto llegó el asunto que, según fuentes de la UDI, el Mandatario habría llamado al alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, para que mediara entre la familia Lavín-Barriga y el gobierno.

Hoy, en tanto, el alcalde de Las Condes defendió a la alcaldesa tras el encontrón con Mañalich: "Confío 100% en las intenciones de Cathy, si tengo certificado, dice ‘Covid-19’ y la familia está convencida, eso es. Aunque también sé lo que ocurrió con el examen PCR. El ministro debe ser más cuidadoso con las palabras, con los alcaldes, de repente dice palabras que son muy fuertes que se podrían decir de otra manera”, dijo en entrevista con Meganoticias.

Lo anterior muestra el perfil solitario que Barriga ha impuesto desde que llegó en 2016 a la alcaldía de Maipú, luego de ser consejera regional por ese mismo distrito. Varias fuentes que la conocen señalan que no tiene una relación directa con la UDI ni con los alcaldes gremialistas a pesar de que sí habla, de forma intermitente, con la presidenta Jacqueline Van Rysselberghe. De hecho, la timonel UDI alguna vez la nombró como una potencial candidata presidencial.

Los cercanos a Barriga señalan que “no tiene relación" ni con parlamentarios ni alcaldes, y que para pautas de prensa en conjunto con otras autoridades prefiere “restarse” porque, dicen, a Barriga no le gusta “el festival de codazos que ahí se produce”.

Y su perfil de llanera solitaria se refuerza cuando desde su círculo intímo cuentan cómo su gestión ha abordado la emergencia sanitaria por coronavirus. Sin la ayuda de gobierno, ni la asesoría del Ministerio de Salud, ni tampoco en coordinación con otros municipios, Barriga creó un sistema de catastro para identificar a todos los contragiados de la comuna a través de información directa de familiares y de hospitales de la comuna.

Además, ideó la llamada “Brigada Epidemiológica de Aislamiento Social” que lleva alimentos y suministros a quienes están en cuarentena o por estar contagiados o ser familiar de algún afectado. A eso se suma el llamado “Covid Móvil”, un vehículo que traslada a los contagiados hacia los centros de salud de la comuna.

Varios en la UDI señalan que es muy probable que Barriga vaya a la reelección el próximo año (las elecciones municipales se postergaron por la emergencia sanitaria). La intención del partido que lidera Van Rysselberghe es que compita en el cupo de Chile Vamos aunque ella, indican, no ha dado luces al respecto.

“A la alcaldesa Barriga la conozco desde antes que fuera Core. Obviamente cuando fue consejera regional por este distrito tuvimos una relación más cercana por distintos proyectos, después ella pasa a ser alcaldesa de Maipú y tenemos una relación cordial pero no tengo una comunicación diaria con ella”, comentó Rodrigo Delgado (UDI), alcalde de Estación Central, comuna colindante con Maipú.

Con el gobierno, la alcaldesa de Maipú tampoco tampoco tiene una relación directa. Algunos señalan que en algún momento tuvo una buena coordinación con la exintendenta y ahora vocera de gobierno, Karla Rubilar, pero últimamente eso se habría diluido. Esto, a pesar de que el ex asesor de Barriga, Luis Japaz (UDI), y quien trabajó con la exalcaldesa y madre de la ministra Rubilar, Vicky Barahona, trabaja actualmente en la Segegob. Consultado por La Tercera, Japaz no quiso hablar del tema.

Sus polémicas anteriores

El 2016 Barriga sorprendió al obtener 35 mil votos derrotando al incumbente Christián Vittori (DC), que intentó su reelección. En esa elección fue apoyada por la UDI, colectividad que le dio el cupo, a pesar de que ella, y luego de mucha insistencia, decidió no militar en el partido.

Su gestión, no ha estado exenta de polémicas. Conocidos son sus encontrones con la Contraloría, que varias veces ha objetado actividades que ha realizado en la comuna y lo último fue una auditoría donde se detectaron irregularidades en procesos de compra de la municipalidad.

Y la semana pasada, la forma de actuar de Barriga comenzó a ser criticada por dirigentes de su propio partido. La mayoría de los cuestionamientos se hicieron en privado y surgieron luego de que Barriga diera a conocer –antes que el Minsal- la muerte de una persona por Covid-19, y se intensificaron luego que publicara en sus redes sociales el recorrido del féretro y el funeral de la mujer fallecida por esta causa.

Hoy, tras el enfrentamiento que ayer tuvo con Mañalich, las críticas se mantuvieron. Y la opinión es una sola: la alcaldesa cometió un error. Fuentes consultadas sostienen que el principal problema de esta controversia radica en que la jefa comunal “es muy autónoma” y –añaden- se deja llevar por lo que le ha funcionado en redes sociales y el respaldo que siente de los vecinos de Maipú.

Uno de los primeros en abrir los fuegos fue el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, quien dijo hoy en entrevista con La Tercera que “la alcaldesa Barriga ha reiterado este tipo de cosas que son de muy mal gusto”. Pese a haber defendido a la edil en ocasiones anteriores, Carter sostuvo que “la autoridad sanitaria es el Ministerio de Salud, y él debe entregar las cifras oficiales de fallecidos. Como le he dicho a Cathy Barriga: esto no la ayuda a ella ni tampoco ayuda al resto de los alcaldes que estamos haciendo un esfuerzo por salvar vidas”.

Sobre este mismo punto, el alcalde de Colina y vicepresidente de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch), Mario Olavarría (UDI), es enfático: “En un estado de catástrofe, con una emergencia sanitaria como esta, el que tiene que tomar las decisiones y tiene que tener la vocería es el gobierno y la autoridad designada para esos efectos, que en este caso es el Minsal y el ministro Mañalich”.

En esa línea, precisa que “los alcaldes somos colaboradores, comunicadores de lo que se resuelve en el nivel central, de lo contrario sería un caos. Las crisis son así, tiene que haber un mando”, sostiene y dice que aquello debe ser “el principio básico”. Por esta razón, Olavarría opina que “lamentablemente, la alcaldesa se equivocó y palabras sacan palabras, el ministro se enojó”.

El edil de Colina es crítico, además, de la forma en que varios alcaldes han enfrentado la emergencia del coronavirus, y acusa que lo ocurrido ayer con Barriga es un episodio más. “Es lo mismo con la cuarentena. Algunos alcaldes empiezan a exigir cuarentenas, nos meten a todos en el mismo saco, y resulta que la cuarentena la determina la autoridad que tiene la información, no es un gustito personal de un alcalde”.

“Esto me ha traído algunos problemas con algunos alcaldes, que no les gusta que les contesten estas cosas, pero hay que terminar con el cuento. No habría ningún problema si los alcaldes hiciéramos lo que estoy diciendo: someternos a la autoridad, dedicarnos a trabajar en nuestras comunidades, informar al gobierno las situaciones, hay canales abiertos para eso. Lo demás es afán de figuración no más”, asegura Olavarría.

Comenta