Con “refuerzos” desde el extranjero y un nuevo líder: la historia de cómo se rearticuló el Tren de Aragua en Arica

Con “refuerzos” desde el extranjero y un nuevo líder: la historia de cómo se rearticuló el Tren de Aragua en Arica

Imagen del último allanamiento en el Cerro Chuño en Arica.

Desde junio del año pasado se ha detenido a 34 personas ligadas a la banda de "Los Gallegos", una de las facciones del Tren de Aragua. Pese a que en más de una ocasión han aprehendido a sus líderes, la banda nuevamente se ha reagrupado. Según la investigación, aquello lo habrían logrado gracias a la incorporación de nuevos miembros provenientes desde países vecinos, así como también por el liderazgo de un nuevo sujeto.


En junio del año pasado, la Fiscalía Regional de Arica y la PDI detuvieron por primera vez a miembros del grupo “Los Gallegos”, el brazo operativo de la temida banda venezolana Tren de Aragua en Chile. Antes de eso, sólo había sospechas de que la agrupación operara en el país. Desde entonces han pasado siete meses, y los persecutores volvieron a desarticular a los nuevos líderes de la organización, la cual había vuelto a reorganizarse con una nueva “cúpula”. Una de las interrogantes que surgió en este tiempo es ¿cómo había logrado reorganizarse?

El lunes 16 de enero, 150 efectivos de la PDI llegaron hasta el Cerro Chuño, en Arica, lugar donde la banda se ha instalado principalmente. Los funcionarios policiales llevaron a cabo la operación Tren del Norte II, como ha calificado el Ministerio Público a la secuela de la primera acción que desbarató al grupo internacional en junio del 2022.

En el último operativo se allanaron 40 inmuebles e incautaron casi 40 kilos de drogas, entre los que se encontró cannabis, cocaína base, ketamina y clorhidrato de cocaína. Además de dos pistolas, un revólver y una escopeta, y diversos tipos de municiones. Junto con eso, fueron detenidas 12 personas que formarían parte del clan, todas ellas de nacionalidad venezolana.

La investigación dirigida por la Unidad de Análisis Criminal de la Fiscalía de Arica surgió luego de que tras la desarticulación de la primera cúpula de “Los Gallegos”, otros miembros de la agrupación tomaron el liderazgo y siguieron delinquiendo, principalmente en delitos ligados al tráfico de drogas, de migrantes, al crimen organizado y al lavado de activos. Aunque tampoco se descarta su participación en delitos como el sicariato y homicidios.

El paso al frente de “El Kiko”

La banda de “Los Gallegos”, la cual opera en Arica, es parte de la organización del mismo nombre que tiene como base Lima, Perú. Sin embargo, ese grupo depende y es parte de las fracciones que componen el Tren de Aragua en Venezuela.

Por lo mismo, según las investigaciones, el primer líder que fue detenido en junio pasado llegó desde Perú, enviado para controlar las operaciones de la banda en Arica. El líder en aquel entonces era Yoneiker Paredes Fagúndez, alias “El Enano”, quien fue detenido en el 2021 durante la primera operación “Tren del Norte I”.

En esa ocasión, no se logró detener al “cogobernador” de la agrupación, Jorve Galavis García, apodado “Culito”. El sujeto, sin embargo, posteriormente logró ser apresado debido a su presunta participación en el homicidio de un vendedor de droga en el Cerro Chuño. Pero las detenciones no quedarían ahí, en noviembre pasado se logró detener a M.Y.F.G., alias “El Flaco”, uno de los miembros más altos del clan de “Los Gallegos”, quien se encargaba de ingresar ilegalmente a mujeres venezolanas a través de la frontera para luego explotarlas sexualmente y extorsionarlas, obligándolas a realizar pagos mensuales a la banda.

Ante esa desarticulación, según consta en la investigación, el grupo comenzó a ser liderado por otro miembro. Se trata de M.Z.J., alias “El Kiko”. El sujeto fue formalizado por la fiscalía como el nuevo líder de “Los Gallegos” en Arica y se le imputaron los delitos de tráfico de drogas, armas, asociación ilícita y lavado de activos. A pesar de que este hombre lideraba la agrupación, él mantenía contacto constante y recibía órdenes de los miembros que ya están detenidos.

Pero “El Kiko” no operaba solo. Según antecedentes, este era apoyado por E.J.A., quien era el encargado de la seguridad del clan y de los enfrentamientos con las bandas. No se descartaría que estuviese vinculado a hechos de sicariato.

Junto a estos dos sujetos, el resto de los detenidos tenían funciones específicas al interior de la organización. Algunos de estos miembros se dedicaban al tráfico de drogas, otros a los secuestros, labores de vigilancia, de sicariato, y otros se preocupaban de la trata de personas.

Próximo destino: Arica

La caída sucesiva de los miembros de “Los Gallegos” en Chile, obligó a los líderes radicados en Perú a repensar la organización: había que enviar “refuerzos”. De esta manera, según relatan a La Tercera PM fuentes conocedoras de la investigación, se pudo distinguir que miembros de la agrupación llegaron desde Perú a apoyar las operaciones delictivas en Arica. Los sujetos, de origen venezolano, habrían ingresado de manera ilegal, según consta en antecedentes que manejan investigadores y persecutores. Estos se sumaron a las personas que no lograron ser detenidas en la primera operación, las que siguieron formando parte del grupo.

También se pudo comprobar que desde el primer operativo que se detuvo a la banda estos lograron expandirse del Cerro Chuño a otras poblaciones de Arica y tomaron el control de más prostíbulos en la ciudad, lo que les permitió expandir sus acciones de explotación sexual, la trata de personas y las extorsiones mediante el cobro por seguridad, lo que denominan “vacunas”.

Junto con eso, en la formalización a uno de los sujetos se le imputó el homicidio de un ciudadano venezolano ocurrido el 23 de noviembre en la Plaza Brasil de Arica. La investigación ha determinado que la víctima tendría algún tipo de diferencia, presumiblemente por temas de drogas, con el grupo. Los primeros antecedentes han permitido conocer que el automóvil desde donde descendió el sujeto que asesinó al hombre, era conducido por “El Ruso”, a quien se le imputó este hecho. El vehículo también fue encontrado durante el allanamiento, y se cree que otro de los detenidos sería el autor material del asesinato.

El fiscal regional, Mario Carrera, aseguró que “lo más probable es que efectivamente estén envueltos en otros de los homicidios que ocurrieron durante el año recién pasado. Y esto es materia de investigación, hay muchos peritajes que faltan y por ejemplo con las armas recuperadas podemos realizar peritajes y ver si alguna de ellas participó en otros de los homicidios que tengamos sin resolver”.

Durante el día del allanamiento, la PDI encontró un cuaderno de contabilidad del grupo. En este había registro de los ingresos, a través de los diversos delitos, y también de los envíos de dinero al extranjero, pero también a las cárceles donde están recluidos los miembros detenidos. Aquello derivó en que Gendarmería hiciera allanamientos en las cárceles de La Serena, Rancagua e Iquique el mismo lunes.

De las diversas operaciones y detenciones que ha realizado la policía y el Ministerio Público por el Tren de Aragua en Arica, hasta ahora hay 34 imputados en prisión preventiva. De estos, 31 son extranjeros -un colombiano y el resto todos venezolanos-, además de tres chilenos que serían narcotraficantes de la zona que habrían colaborado con la agrupación.

Durante los próximos meses, el Ministerio Público deberá continuar con la investigación, con el fin lograr una condena para estos sujetos. Mientras tanto, sólo queda esperar cuál será la próxima detención del Tren de Aragua.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.