“Que paguen o iremos de vuelta por el club”: Lorenzo Antillo demanda a los nuevos dueños de Audax Italiano

Los ex dueños del elenco de La Florida acusan al grupo de empresarios liderado por Gonzalo Cilley de no cancelar parte de las 10 cuotas acordadas para adjudicarse la institución en enero de 2022. El empresario argentino da su versión.


En febrero de 2022, Audax Italiano vivió un cambio que no dejó a nadie indiferente. La familia Antillo, presidida por Lorenzo, dejaba al equipo de La Florida tras casi trece años al mando del elenco de sus amores. “Gracias por el compromiso y la entrega total durante estos 13 años de gestión Lorenzo Antillo y familia Antillo González. Sabemos que está decisión se tomó con la intención de que el club de sus amores y raíces siguiera creciendo”, lo despedía el club en sus redes sociales.

Un grupo que reúne capitales mexicanos y argentinos, liderado por el transandino Gonzalo Cilley, empresario ligado a la tecnología aplicada al deporte, se comprometió a pagar US$ 3,5 millones de dólares por la propiedad de la institución. A ese valor, se le debía sumar que la familia Antillo se quedaría con el pase de algunos de los jugadores con mayor proyección del plantel, como Joaquín Montecinos y Lautaro Palacios, entre otros. El total de la operación, según conocedores del negocio, bordearía los US$ 7 millones.

El contrato firmado por ambas partes era bastante simple. Al momento de la entrega del club, el nuevo dueño del club se comprometió a pagar US$ 1 millón. Luego, 120 días después de la operación, Cilley se comprometió a transferir US$ 1,5 millón. El pago del US$ 1 millón restante, que se pactó en 10 cuotas de US$ 100 mil, se efectuaría desde el quinto mes de haber recibido el club.

Gonzalo Cilley estaba feliz con su inversión. Dio entrevista a este medio para dar a conocer su plan de trabajo. “Vemos un gran potencial en el mercado y en el futbolista chileno. Audax, en particular, es un club que nos gusta porque ha sido muy ordenado y transparente. Eso, en el fútbol, no es lo habitual. Audax se manejó por mucho tiempo por una sola familia (Antillo). Todos los dueños son visibles y tienen una cercanía con los jugadores que es importante. Nuestro objetivo es potenciar lo hecho hasta ahora, hacer el equipo más competitivo aún y mantenerlo en zona de copas de manera sostenible”, decía a El Deportivo.

Incluso, el transandino se aventuraba a entregar detalles de la negociación con la familia Antillo. “Cada negociación es particular. Los clubes de fútbol tienen lo emocional que se mete en el medio. Este era el club del que la familia dueña era hincha. No fue difícil, porque fuimos claro en lo que nos importa: el fútbol joven, la comunidad y ser competitivos. Ellos también sintieron que habían cumplido su ciclo, con sus éxitos y su aprendizaje. Ellos no querían vendérselo a cualquiera (...) La familia Antillo no seguirá ligada. Seguirán como hinchas y como quienes aportaron mucho esfuerzo para que este club esté aquí”, señalaron.

Los meses transcurrieron y los problemas aparecieron. No tan solo por el difícil arranque en lo deportivo de Audax Italiano, sino por el pago que dejaron de realizar los nuevos capitales inversores, según acusan desde la familia Antillo. Los ex dueños del club aseguran que los nuevos propietarios no pagaron parte de las 10 cuotas acordadas entre ambas partes. Más allá de los intentos de acercar posiciones, Cilley nunca ha dado una explicación, dicen.

Frente a tal escenario, la familia Antillo interpuso una demanda en la Cámara de Comercio buscando que se realicen los pagos pendientes. El recurso se presentó hace más de un mes y medio. Ya fue aceptada, se escogió un árbitro que hará la intermediación y ambas partes están citadas para la primera audiencia.

Lorenzo Antillo, al ser consultado por La Tercera, reconoce el lío judificial. “Lamentablemente se llegó a esta situación. Hubiésemos esperado un comportamiento distinto. No es algo puntual si no es algo que se viene arrastrando desde hace tiempo. Si es necesario, llegaremos hasta las últimas consecuencias porque en este país existe la seguridad jurídica al hacer transacciones. Haremos respetar eso. Que paguen o iremos de vuelta por el club”, dice, de manera escueta.

Gonzalo Cilley, por su parte, entrega su versión. “Simplemente estamos en desacuerdo sobre algunos puntos del contrato por lo que iremos a arbitraje para resolverlos. El contrato estipula retenciones posibles ante incumplimientos del vendedor”, asevera el transandino.

Audax Italiano suma problemas de cara al inicio del Torneo Nacional. Gonzalo Cilley, el presidente y dueño del club, y Lorenzo Antillo, el extimonel y representante de su familia, deberán verse las caras frente a un árbitro de la Cámara de Comercio que terminará de resolver un conflicto que levanta ruido en el elenco capitalino.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.