Pellegrini entrega su mantra a Caputto para salir de la crisis

Caputto y Pellegrini

El técnico azul se comunicó en dos oportunidades con el actual entrenador del West Ham para intercambiar experiencias y conocer de su boca cómo afrontar una situación tan compleja como la que vive el club. Y que el Ingeniero ya vivió con desenlace nefasto.




Serenidad, seguridad y concentración. Estos tres conceptos se repitieron insistentemente en las dos charlas que sostuvieron Hernán Caputto y Manuel Pellegrini en los últimos días. El actual técnico de la U quiso conocer de boca del actual entrenador del West Ham cómo fue aquella campaña de 1988 que terminó con el club perdiendo la categoría, y que tuvo al Ingeniero como protagonista, pero por sobre todas las cosas para reafirmar por parte del exportero argentino nacionalizado chileno ciertas premisas técnicas y situaciones del día a día en las que se debe trabajar con los futbolistas. Desde el otro lado de la pantalla (la comunicación fue vía skype), las respuestas y consejos no se dejaban esperar. Todo en busca de soluciones para el mal momento deportivo que vive el primer equipo y que lo tiene con el fantasma del descenso rondando cada vez más cerca de su cabeza.

"En los últimos días tuve la posibilidad de hablar con Manuel, compartimos algunas experiencias", reconoció brevemente Caputto durante la conferencia de prensa que brindó este mediodía en el CDA, haciendo pública una situación que había permanecido guardada bajo siete llaves. Específicamente, conversaciones que ocurrieron la semana pasada, en la previa del Superclásico, y de la que pocos personeros de Azul Azul tenían conocimiento.

Según cuentan desde el CDA, Caputto es un hombre muy receptivo a escuchar y a intercambiar opiniones con sus pares en el club, con los propios dirigentes, de hecho con varios de ellos tiene prácticamente charlas diarias, como es el caso de Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas, y también con gente ligada al fútbol. Es más, tras la dolorosa derrota del fin de semana ante Colo Colo, el técnico azul recibió numerosos llamados. Uno de ellos fue de Arturo Salah, quien lo dirigió en la U a fines de la década pasada, quien venía regresando justamente de Inglaterra, donde estuvo más de tres semanas viendo fútbol y visitando a su gran amigo Pellegrini. "Justo su estadía en Londres coincidió con la mejor racha del equipo de Manuel, así que quedó cordialmente invitado para todos los partidos que vienen en el Nacional", cuentan desde el entorno del cuerpo técnico.

Pero sin duda que el llamado que más sorprendió a todos fue el que se concretó con Manuel Pellegrini. Principalmente por la trascendencia y relevancia del Ingeniero y el peso de su experiencia. No solo porque vivió y padeció aquella campaña que llevó a la U a la entonces Segunda División por primera y única vez en la historia justo en su debut como entrenador, sino porque además supo salir de situaciones parecidas, como ocurrió en Málaga, hasta donde llegó para salvar al equipo del descenso. Fueron dos charlas que fueron definidas desde Azul Azul como muy "potentes y enriquecedoras", por todo el tiempo que se tomó el entrenador del West Ham.

"Acá hay muchos exjugadores del club que hablan de que quieren conversar con los jugadores, compartir experiencias y relatarles situaciones que ellos vivieron en momentos también delicados del club, pero a la hora de concretar eso, nunca ocurre. Las puertas para ellos están siempre abiertas, pero no se acercan. Entonces, lo que hizo Manuel en estos días cayó fantástico y fue un espaldarazo muy fuerte para Hernán y el resto de su cuerpo técnico, porque escucharon de boca del que es seguramente el mejor técnico chileno de la historia situaciones límite como las que están afrontando ellos", reconoce una fuente del club.

Sin mirar atrás

Cerca de 20 minutos duró cada una de las conversación que tuvieron ambos entrenadores. Ante cada consulta de Caputto, según cuentan testigos de las charlas, el actual entrenador del West Ham le reiteraba que debía permanecer "sereno, seguro y concentrado". "Uno de los temas que más le insistió Hernán era si él se arrepentía de alguna situación en ese año, y Manuel en ese sentido fue muy claro. Le reiteró que no puede mirar atrás en ninguna decisión. Que cada acción que realiza la debe hacer convencido y siempre mostrarse seguro frente a los jugadores. Pero sobre todo, transmitirles tranquilidad en todo momento, aunque por dentro esté viviendo una procesión", revelan desde el CDA.

No hubo menciones sobre jugadores ni tampoco sobre situaciones de juego. Simplemente, las charlas se desarrollaron para intercambiar experiencias, principalmente desde el lado de Pellegrini. "Como él no sigue habitualmente la liga chilena, era lógico que no se tocaran temas futbolísticos y menos de la U. Por eso todo se centró mucho en la forma de afrontar esta parte del año, con el tema del descenso dando vuelta y como Hernán tiene que transmitirle sus ideas a los jugadores", cuentan cercanos al cuerpo técnico.

Ambos quedaron de seguir conversando antes del final del campeonato chileno. Según dicen desde el CDA, Caputto está firme y decidido a que podrá sacar al equipo del fondo. Y que las charlas con Pellegrini le sirvieron para consolidar su pizarra, donde ahora agregó esas tres palabras que llegaron desde Inglaterra y que se suman a su libreto: serenidad, seguridad y concentración.

Comenta