Cristóbal Kaufmann por caso helicópteros: “Hoy funar a un empresario es una cosa normal en redes sociales"

"Hay que hacer lo que dicen los expertos del gobierno: mantengámonos todos en las casas. Pero mantenerse mientras tienes un infectado en la casa es justo lo que hay que no hacer. Hay que arrancar a la segunda casa, por eso yo me fui antes de que saliera cualquier norma", aseguró el empresario.




Más 30 años de experiencia de vuelo posee el empresario Cristóbal Kaufmann Bunger (78). Arriba de su helicóptero alemán Bölkow 105 LS ha prestado servicios -dice una y otra vez- a varios aciagos que se han cruzado por el derrotero de Chile. Incluso recuerda que la primera vez que rescató a alguien -aunque no en su helicóptero- fue al fallecido comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gustavo Leigh, su señora, su chofer y sus niños, en los años 80.

“Ocurrió una gran lluvia que conllevó un aluvión y temporal de nieve en Farellones en la cordillera. Este señor no respetó el corte de la ruta que había hecho Carabineros y se fue hacia arriba. Él era muy inteligente, pero muy testarudo. Nos conocimos muy bien desde esa vez. No fue con helicóptero, porque no podías volar y tenías un tremendo temporal. Yo estaba en la casa de mi suegro en Farellones. Puse los esquís arriba del auto y en la curva del viento lo encontré. Estaba tapado el auto con el motor andando y el gas del tubo de escape ya les estaba afectando. Le dije: mi general, yo soy el que lo viene a rescatar”, recuerda.

Pero su labor durante las últimas semanas se ha vuelto empañado por una fuerte polémica.

Kaufmann -fundador del grupo representante de Mercedes-Benz en Chile-, José Manuel Urenda (67), presidente de Agencias Universales, y Felipe Morgan Román (55), socio de Hobbins Propiedades, son tres empresarios que viajaron -cada uno por su cuenta- a la costa en plena pandemia y fueron duramente cuestionados por autoridades de gobierno. Hoy en conversación con La Tercera PM, insiste en que no cometió ninguna infracción y aclara también los motivos que lo llevaron a autodenunciarse.

Kaufmann repite la versión que, primero, dio su abogado y que el 17 de abril entregó a la DGAC, que sigue una investigación por una posible infracción a la legislación aeronáutica: que salió de Santiago el 3 de abril, antes de que comenzaran los cordones sanitarios porque en su edificio había una persona contagiada con Covid-19. “Mantenerse mientras tienes un infectado en la casa es justo lo que hay que no hacer. Hay que arrancar a la segunda casa”, dice, aunque defiende seguir las instrucciones de la autoridad sanitaria. El empresario dice que en las redes sociales son fáciles las funas.

-Al día 3 de este mes, el alcalde no había dispuesto nada todavía. Yo soy de la zona desde 1956. Luego el día 5 comenzaron a decir que no vayan a la segunda casa. Cuando me fui para allá aún no estaba esa discusión. Los mismos cachagüinos y pescadores y la gente que trabaja allá, no estaba disconforme con que vaya la gente a su segunda casa, porque les daban pega. Había muy pocos que decían “nos están quitando la comuna”. En la zona tenemos un Lider y un Tottus. Los dos estaban totalmente abastecidos. Antes era mucho más caro vivir allá que hoy, porque estas dos empresas regulan los precios. La alcaldía se preparó muy bien, porque pusieron una carpa por si acaso por si había un enfermo. En toda la zona de Zapallar y Cachagua no había ningún infectado, según Carabineros. Entonces, no sé para dónde va el tema. Es complicado. En una semana no podrían cambiar de rumbo en 180º.

A raíz de los vuelos en Semana Santa se levantó un debate fuerte respecto de quienes han acudido a sus segundas viviendas a cumplir con su cuarentena. Quienes defienden eso, afirman que son propietarios y que pagan contribuciones e impuestos. Pero el propio alcalde de Zapallar y el gobierno han cuestionado duramente a los pilotos.

Una cosa es una situación de excepción. Hay que tenerla bien en claro. Hay que hacer lo que dicen los expertos del gobierno: mantengámonos todos en las casas. Pero mantenerse mientras tienes un infectado en la casa es justo lo que hay que no hacer. Hay que arrancar a la segunda casa, por eso yo me fui antes de que saliera cualquier norma.

En su declaración, ud. dice que se autodenunció. ¿Por qué y cuándo lo hizo?

Yo me autodenuncié. Llegué el 3 de abril y no había ninguna restricción. Me autodenuncié el día 10 de abril, porque vi lo que estaba pasando en las noticias sobre los helicópteros que entraban y salían en Cachagua y Zapallar. Entonces, fui a Carabineros y les dije: Quién es el que hace de seremi de Salud de la zona. Me contactaron con el jefe de la PDI en Papudo y gracias a Dios que estaba un encargado haciendo diligencias. Me lo trajeron a mi casa en Cachagua. Eso se llama autodenuncia. Yo necesitaba un acta para volver a Santiago. Al último me hicieron el documento y se lo mandaron.

¿Por qué necesitaba tener esa acta?

Cuando quise volver el lunes 6 a Santiago con mi helicóptero, me dice la torre de control de Viña del Mar: ¿Usted tiene un acta de salud para salir de la zona? Yo dije: no. Ahí empecé a llamar a Carabineros, que me derivaron con la PDI de Papudo, porque sabían que había un Seremi en la zona. Allí me dice la PDI: haga la autodenuncia. Pero (eso es) lo que nadie dice y solo dicen: a Kaufmann lo pillamos, y no es así, porque yo me autopillé. Hice una autodenuncia, porque con ese papel rosado podía volver a Santiago. Entonces, con ese papel tampoco pude volver y finalmente lo hice solo antes de ayer (18 de abril) cuando se liberaron los cielos de Santiago.

En redes sociales se le cuestionó harto el viaje cuando existía cuarentena.

Hoy funar a un empresario es una cosa normal en redes sociales. Esa es una cosa que alegra a la prensa. Hubo mala intención y envidia, totalmente. Solo por mi función de rescate en Cachagua me deben la vida cuatro personas. Todos los otros que trasladé no los cuento. Uno de ellos es el ex ministro de Economía Luis Escobar Cerda, otro también que rescaté es un surfista que se le fue la tabla y no tenía cómo salir. Y dos curados que se ahogan. Este helicóptero lo compré en Alemania en un remate y costó menos que un Mercedes (...) Pero al mismo tiempo, es un multipropósito que tiene una puerta muy grande que te permite poner dos camillas.

¿Qué evaluación hace de la cuarentena? ¿Funciona realmente, si hay personas que salen fuera de Santiago?

Nosotros lo hemos hecho muy bien, pero el gobierno debe escuchar a los alcaldes, porque muchas veces saben más que en la administración central. Ahora las comunas con un alcalde comunista están haciendo su propaganda, en vez de ayudar a la gente.

¿Cómo está viendo el avance del coronavirus en Chile?

Esto es el principio, no hemos pasado ni el peak ni nada. Lo peor de todo y lo que más me molesta, es que esto fue fabricado, si los gringos ya se dieron cuenta. Los que no morimos y quedamos vivos no es lo más malo. Lo más malo es que los que más sufren son los pobres y ya se está viendo que los políticos de izquierda están agarrando vuelo. Lo más malo es que los pobres van a sufrir las penas del infierno. Esto significará una cesantía inmensa. Las empresas chicas que son las que más empleo dan en Chile están por el suelo, y tomará por lo menos un año y medio. Hasta entonces no queda más que endeudarnos y ayudar a esta gente.

¿Cree que es el momento de que el empresariado se comprometa con mayor fuerza con Chile?

Los empresarios se pusieron la camiseta por Chile, cuando estuvieron 33 mineros en 700 metros bajo tierra y los que llevaron las máquinas para sacarlos fueron los empresarios. También se pusieron la camiseta por Chile después del terremoto, cuando la Presidenta que teníamos nos dejó sin que durante una semana los militares acudieran a ayudar a las personas. No dejó salir a los helicópteros. El único que pudo salir a la zona fui yo. Rescaté a 28 personas antes de morir y trasladé a otros 30, hasta que llegó el Ejército, la Armada y la Aviación. Estos últimos estaban con un contingente muy chico para que no se tomaran el aeropuerto. Dormí esos cinco días sobre las mesas de la dirección de aeronáutica del aeropuerto. Eso fue muy complicado. ¿Quién ayudó a la gente? Los industriales.

¿No se valora ese esfuerzo del empresariado luego del estallido social?

El estallido social fue un aparataje que hicieron los infiltrados de Venezuela y los cubanos en Chile. Hasta en Frutillar pillaron a dos gallos que les pagaban $25.000 al día. Llegaron en LATAM. Vivieron en un muy buen hotel en Puerto Varas y quisieron quemar la Copec en Frutillar y cuando se juntaron salieron los huasos a defender a los carabineros en las protestas. Lo que no sé es cuán preparado está el gobierno porque después del estallido habrá una escasez tremenda.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.