Desde una parroquia hasta la colusión de los pañales: Las mediaciones colectivas que el Sernac no resuelve desde 2014

BeFunky-collage (1)

De izquierda a derecha: Lucas Del Villar, director del Sernac; María Jimena Orrego, abogada socia de la oficina Juan Agustín Figueroa y Cristián Reyes es abogado senior de Estudio Bravo.

El director del Sernac, Lucas Del Villar, admitió que a la fecha existe un retardo que en muchos casos que no se justifican, aunque ha puesto en marcha un plan para acelerar la definición de las controversias.


La nueva mano de Lucas Del Villar, como director del Sernac comienza a tomar forma. Hace un mes logró cerrar un acuerdo con el Banco de Chile, que puso término a un extenso juicio que venía arrastrando del año 2014.

El ex brazo derecho de Juan José Ossa en la primera administración de Sebastián Piñera, resolvió dar un vuelco en la institución y revertir la postura que mantuvo su antecesor Ernesto Muñoz y acceder a negociar un acuerdo con la firma del Grupo Luksic, obligándolos a pagar US$30 millones a clientes afectados por cobros excesivos.

Si bien es un primer paso, la entidad sigue arrastrando extensos procesos de mediaciones colectivas que siguen sin solución. Se trata de una instancias prejudicial y en la cual no están obligadas las empresas para lograr con la autoridad que representa los intereses de las personas que resultaron afectadas por un presunto incumplimiento.

A la fecha, el Sernac mantiene abiertas 56 mediaciones colectiva, de las cuales la mitad corresponden al mundo del retail y de la banca.

Del total de mediaciones, el 75% "aún no cuenta con una propuesta de solución validada o, bien, si existiendo ésta, aún no se encuentra en implementación".

Desde el año 2014, por ejemplo, el Sernac mantiene mediaciones colectivas abiertas con el Banco Scotiabank y la Inmobiliaria Aconcagua. Ambos procesos fueron abiertos debido a cobros improcedentes e incumplimientos contractuales, respectivamente, según reveló la autoridad por medio de una solicitud realizada por La Tercera PM a través de la Ley sobre Acceso a la Información Pública  .

Mediación Cementerio

La singular mediación se trata de una acción iniciada por la Dirección Regional del Sernac a mediados de diciembre del 2017 con la Parroquia Santa Isabel de Hungría, ubicada en el sector el Melón, comuna de Nogales, Región de Valparaíso.

El motivo de la mediación colectiva fue la aplicación de cobros indebidos y falta información por parte de la parroquia, la cual administra el cementerio.

La parroquia comenzó a aplicar cobros a los usuarios por renovación de sepulturas, de manera universal, considerando para ello como único plazo el de 20 años renovables, infringiendo con ello las normas del Reglamento General de Cementerios y La Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (LPC).

La mediación está en etapa final de desarrollo, cuyos resultados serán informados oportunamente. No obstante,  la parroquia en este marco, ya anuló los cobros realizados a los consumidores.

Igualmente, sin mayores avances, sigue la mediación colectiva que abriera Sernac con CMPC (23 de diciembre de 2016) por el caso de la colusión de pañales, en una de las aristas del cartel tissue que la papelera controlada por el Grupo Matte llevó adelante con su competidora sueca SCA Chile, ex PISA.

Pero, ¿por qué Sernac no cierra estos procesos y opta por la vía judicial dado el tiempo que han tomado?; ¿Falta una mayor regulación?

"Lo que se impone es lo que se llamó en su momento, el Sernac Financiero. Se suponía que durante el primer gobierno de Piñera se iban a resolver este tipo de problemas, pero no solucionó nada. El Sernac Financiero fue un fracaso total", sostuvo la abogada socia de la oficina Juan Agustín Figueroa, Jimena Orrego. Para Cristián Reyes -del estudio Bravo-, "lo que pasa es que las mediaciones no son obligatorias y tienen la virtud de que pueden evitar un juicio, pero al mismo tiempo el defecto de que se le pone mucha fe a las mediaciones y no necesariamente se llega a acuerdo".

Respuestas

El director del Sernac, Lucas Del Villar, admitió que a "la fecha existe un retardo que en muchos casos no se justifican, aunque en otros sí, porque la metodología para calcular las compensaciones es bastante complejo. Pero la nueva ley, más que duplicar la dotación interna, también entrega recursos nuevos, lo que permitirá sacar adelante los Procesos Voluntarios Colectivos en plazos breves".

"Estamos priorizando aquellas que tienen urgencias de acuerdo a los consumidores afectados, al impacto que han generado. Cuando llegué estaban discutiendo una solución de compensación con el Banco de Chile hace cuatro años", agregó en relación con el reciente acuerdo. "Modificamos el procedimiento para que el comité de soluciones colectivas las zanje más rápido. Por eso es que en un breve plazo hemos sacado muchas. Estamos priorizando", agregó.

La autoridad sostuvo que una vez que comience a ponerse en marcha la reforma a la Ley del Consumidor, que entrará en vigencia seis meses después de promulgada, todas las mediaciones colectivas pendientes de resolución pasarán a ser reguladas bajo la normativa entrante.

Comenta