Dos denuncias por acoso sexual activan nuevo protocolo de la Cámara de Diputados

Congreso

Congreso.

Acusaciones recaen sobre dos funcionarios y habrían ocurrido en la fiesta de aniversario de la corporación en el Sporting Club de Viña del Mar.




Justo cuando se cumplen casi ocho meses desde que la Cámara de Diputados aprobó un protocolo que busca prevenir y sancionar el acoso sexual, se registraron las dos primeras denuncias al interior de la corporación.

Se trata de dos asesoras parlamentarias que acusan a dos funcionarios de la Cámara Baja de haber tenido actitudes constitutivas de acoso sexual el pasado miércoles 10 de julio.

Esa noche tanto funcionarios como diputados y sus asesores se reunieron en el Sporting Club de Viña del Mar para celebrar un nuevo aniversario de la corporación y, según explican fuentes conocedoras del proceso, habría sido ese el contexto en que las denunciantes acusan haber sido acosadas.

La vicepresidenta de la Cámara Baja, Loreto Carvajal (PPD), confirmó a La Tercera PM que ambas denuncias fueron canalizadas a través del protocolo de acoso y advirtió que, al menos en uno de los casos, se inició un sumario administrativo. "Primero que todo, queremos solidarizar con las personas que se encuentran afectadas, quienes han tomado medidas a través del protocolo de acoso sexual que impulsamos en la Cámara de Diputados y que hoy día está en curso. Estas corresponden a las dos primeras denuncias por acoso que se están tramitando en la corporación y esperamos que se tomen las medidas y se sancione duramente a quienes resultaran responsables de estos hechos", señaló la diputada.

La parlamentaria agregó que "acá no hay cabida para este tipo de hechos y vamos a promover con mucha fuerza el cumplimiento irrestricto no solamente del protocolo sino que de todas las acciones judiciales que correspondan. Este es un procedimiento que se está llevando adelante con absoluta confidencialidad y una vez terminado, de resolverse esto, será voluntad de las víctimas caso dar a conocer los antecedentes".

Según fuentes de la corporación ya se han tomado medidas para resguardar a las denunciantes, por ejemplo, separando a los funcionarios de sus labores cotidianas evitando así el contacto entre las partes mientras dure el proceso.

El protocolo de acoso de la Cámara de Diputados fue una iniciativa impulsada por la presidencia de la diputada Maya Fernández (PS) y considera por acoso "toda conducta de carácter sexual o íntima no consentida, que de forma indebida y por cualquier medio realice requerimientos de tipo sexual a cambio de beneficios o bajo amenazas, o genere un ambiente laboral intimidatorio, hostil, humillante, degradante u ofensivo, provocando un efecto atentatorio contra la dignidad de quien las recibe".

El instrumento distingue entre agresiones leves, menos graves, graves y gravísimas. En el caso de los funcionarios de la corporación, arriesgan sanciones disciplinarias contempladas en el marco del sumario administrativo. Aunque detalla que "entre las sanciones disponibles, la censura solo será admisible para las conductas leves de acoso; para las menos graves la sanción será a lo menos de multa y para las graves y gravísimas deberá ser a lo menos la suspensión del empleo".

Comenta