Efecto pandemia: Hasta 45% caen los sueldos de altos ejecutivos de empresas que cotizan en bolsa

Foto: Ricardo Soto / La Tercera/

Las remuneraciones de los altos ejecutivos de las 30 empresas que forman parte del IPSA han disminuido un 22% a finales de junio de 2020, en comparación con igual periodo del año anterior. Mientras que sólo siete compañías registraron alzas en las remuneraciones a su plana ejecutiva.




En el último año -tras el 18 de octubre y, luego, por efecto de la pandemia- las empresas más representativas de la Bolsa de Santiago han llevado adelante fuertes planes de reducción de sus gastos en medio de la emergencia sanitaria mundial. Con ellos, entre las medidas que apuntaron a mejorar las eficiencias productivas y elevar sus ingresos, se puso foco en hacer un ajuste a los sueldos de su personal más granado. Entre estos están los cargos de gerente general, gerente legal y comercial, entre otros.

Según se recoge de los estados financieros presentados en las últimas semanas a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), las remuneraciones de los altos ejecutivos de las 30 empresas que forman parte del IPSA han disminuido un 22% hacia finales de junio de 2020, si se compara con igual periodo del año anterior. Al 30 de junio de 2019 las empresas pagaron $212.872 millones en sueldos, incluyendo una serie de bonos y regalías a la plana gerencial clave que incluye desde su gerente general, comercial y legal a su gerente de recursos humanos, entre otros. Al cierre del mismo semestre de 2020, las mismas empresas alcanzaron un gasto en remuneraciones de $174.834 millones.

El listado de las compañías que más han reducido los sueldos a los cargos de alta gerencia es liderado por LATAM Airlines -compañía controlada por la familia Cueto- que en medio de la pandemia debió acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos e inició en marzo una disminución del 30% de su operación de pasajeros debido al cierre de fronteras a nivel global. Entre el 30 de junio de 2020 e igual mes del año anterior, las remuneraciones de la sociedad, considerando los niveles ejecutivos, disminuyeron 45%, según expuso en su último reporte financiero.

Las compensaciones al personal directivo clave y administrador pasó de $35.157 millones a $19.215 millones entre el 30 de junio de 2020 a igual periodo del año anterior. Según el mismo documento, enviado a la CMF el 18 de agosto pasado, la caída estuvo marcada por la reducción en honorarios de administradores y beneficios a corto plazo, los cuales disminuyeron 50,3% y 40,9%, respectivamente.

Tal ha sido el impacto de la pandemia que desde la aerolínea explicaron que a la fecha los despidos suman más de 12 mil.

El caso del BCI -banco controlado por la familia Yarur- es singular. Esto porque al 30 de junio de 2020 redujo en 48% las remuneraciones recibidas por el personal clave, incluyendo a cargos de directores y gerencia. Los pagos en dicho periodo pasaron de $21.408 millones en junio 2019 a $11.158 millones en igual mes del presente año. La baja -explican desde el BCI- se debe principalmente a lo que ocurrió en la última junta anual de accionistas realizada en abril. En aquella oportunidad el directorio en forma inédita acordó reducir sus remuneraciones en 20% y destinar este monto en dos tercios a la Fundación Las Rosas y en un tercio a la Red de Alimentos.

Mientras, en el caso de Cencosud -holding controlado por Horst Paulmann- las remuneraciones mensuales y otros beneficios, como bonos a la administración superior, disminuyeron en 31%, pasando de $2.343 millones a $1.620, entre el 30 de junio de 2019 igual periodo del presente año. “El grupo tiene establecido para sus ejecutivos un plan de incentivo, por cumplimiento de objetivos individuales de aportación a los resultados de las sociedades, estos incentivos están estructurados en un mínimo y máximo de remuneraciones brutas y son canceladas una vez al año”, consignó el conglomerado en su último reporte financiero. El grupo presente en Chile, Brasil, Perú, Argentina y Colombia declinó efectuar comentarios sobre este artículo.

Otra compañía vinculada al retail que también presentó una disminución en los sueldos de su plana gerencial es Ripley Corp. El conglomerado controlado por la familia Calderón Volochinsky presente en Chile y Perú con multitiendas y negocio financiero redujo en 14% las remuneraciones a la plana gerencial y ejecutiva si se compara el cierre de junio de 2019 con igual periodo de 2020. “El menor gasto por remuneraciones a gerentes, se debe principalmente a la disminución del personal en la plana gerencial y ejecutiva”, consignó en su último reporte.

“Hemos gestionado a la baja todos los gastos de la compañía. El contexto nos obliga a ser eficientes, cuidar nuestros costos, y a priorizar nuestros esfuerzos sólo en lo estratégico. Todos quienes forman parte de esta compañía están haciendo un esfuerzo, por eso los principales gerentes del área retail han bajado voluntariamente sus sueldos en 30% por tres meses, a contar de abril”, agregó en su análisis razonado Ripley Corp.

En una cuarta posición entre las empresas que más han disminuido la remuneración a sus altos ejecutivos está Enel Chile. Los sueldos pagados al personal clave de gerencia ascendieron a $1.651 millones al 30 de junio de 2019. Mientras que al cierre de igual periodo de este año llegaron a $1.225 millones, lo que derivó en una disminución de 26%. Detrás de la caída hubo una disminución en los montos asignados a beneficios de largo y corto plazo. Le sigue Enel Generación Chile, la mayor generadora del país, que también presentó una baja. En su caso la disminución de los sueldos de su plana gerencial fue de 23% y a diferencia del caso anterior, la caída no se produjo en los beneficios asociados, sino que derechamente en la remuneración.

“La variación se explica, porque la base de comparación es distinta ya que el año pasado los directorios de Enel Chile y Enel Generación disminuyeron la cantidad de ejecutivos principales de ambas compañías”, explicaron desde la compañía.

Mientras que en la sexta ubicación se encuentra CAP con una caída de 21% en los sueldos a sus altos ejecutivos. La compañía -controlada por Invercap (31,3%) y Mitsubishi (19,3%)- explicó en su último informe financiero que los miembros de la alta dirección de la sociedad y sus filiales, en cargos ejecutivos con dependencia directa del gerente general, han recibido al 30 de junio de 2020 y 2019, una remuneración de $1.470 millones y $1.854 millones, respectivamente.

En la revisión efectuada para este artículo no se consideró a Aguas Andinas ni Sonda. Ambas compañías no informan en sus reportes financieros del último trimestre las remuneraciones pagadas a sus altos ejecutivos. Los cálculos se efectuaron con un tipo de cambio fijo de $821,23.

Las siete empresas que subieron los sueldos

A diferencia de los casos anteriores que presentan bajas en los sueldos a sus máximos ejecutivos, otras compañías subieron sus remuneraciones en el mismo periodo. Se trata de Enel Américas (62%); Embotelladora Andina (32%); Falabella (25%); Concha y Toro (17%) y Grupo Security (11%). A ellas se suman AES Gener (4%) y Entel (2%).

Falabella S.A explicó que desde el inicio de la pandemia puso en marcha un programa de eficiencias para optimizar la gestión del negocio, lo que implicó una reducción de gastos estructurales, disminución del gasto asociado a remuneraciones y centralización de funciones en áreas de tecnología y rediseño de procesos, entre otras cosas.

“Los datos que se observan corresponden solo a las contrataciones del corporativo de Falabella y no al total de grupo y sus unidades de negocio. El aumento en las remuneraciones de este segmento se explica principalmente por la implementación de este programa de centralización en áreas de finanzas y tecnología, que implicó mover tareas de algunas filiales al corporativo, aumentando así el número de ejecutivos, no así sus sueldos”, contestó la compañía en un comunicado a La Tercera PM.

Mientras, desde Enel Américas explicaron que la variación al alza obedece a una diferente base de comparación.

Un mercado laboral deprimido

Para Juan Carlos Eichholz, socio fundador de CLA Consulting, la pandemia ha significado restricciones importantes. “Hoy las empresas buscan ajustarse, pero por otro lado no perder musculatura organizacional y esta base se encuentra en los altos cargos ejecutivos. Entonces, es razonable que haya disminución de salarios o bonos en lugar de grandes despidos”, dijo. “Esto pensando en una lógica además hacia la post pandemia o lo que viene de la pandemia, donde una parte importante de los trabajos de empresas que son más vinculadas a commodities serán digitalizados, automatizados o robotizados”, acotó.

A su parecer, “uno lo que debería esperar es que las empresas tengan mayor claridad respecto de todas aquellas funciones que serán reemplazadas en vías de automatización y comiencen a haber muchos despidos en ese tipo de funciones. Y que traten de mantener aquellas funciones que no puedes automatizar, que son precisamente las de altos ejecutivos”, concluyó.

En esa lógica, el analista y consultor de empresas Miguel Meyer, director de Master Asesorías y Servicios S.A., explica que entre las grandes empresas de consumo el mercado laboral se ha reducido, porque se han perdido posiciones. “Las empresas lo que han estado haciendo es fusionar cargos o eliminarlos y, por lo tanto, el mercado en puestos ejecutivos en esta industria se ha achicado”.

Por otro lado -dijo- se han creado nuevas oportunidades sobre todo en el área de tecnología, como e-commerce, pero son muchos más los cargos eliminados que los cargos nuevos que se están buscando. “Por lo tanto, hoy sí hay una sobreoferta de profesionales de nivel medio-alto que está buscando trabajo y que se quedaron sin empleo en los últimos meses”, concluyó.

Comenta