El caótico arribo de Argentina a Calama: “No traían los papeles, ni siquiera el C-19, y querían que los testearan sin ser revisados”

La llegada de Argentina a Calama

La llegada de Argentina a Calama (Foto: afa.com.ar)

Dos horas demoró la llegada del equipo transandino, que esta noche enfrentará a la Selección por las Eliminatorias, en un procedimiento que estaba previsto para unos 30 minutos. Algunos jugadores, como el portero Emiliano Martínez, mostraron su ira a través de las redes sociales. Las autoridades sanitarias locales responden con energía y enumeran cada una de las incorrecciones de la Albiceleste.




Miércoles 26 de enero, 20:00. Argentina pisa la losa del aeropuerto El Loa, de Calama. El Covid-19 había dejado a la Albiceleste sin técnico. Aún así, la delegación transandina esperaba superar rápidamente los trámites de ingreso y refugiarse en el hotel Diego de Almagro para descansar y atenuar los temidos efectos de la altitud y, principalmente, para enfocarse en el encuentro ante Chile, no tan decisivo para ella como para la Roja, pero igualmente motivador, considerando la rivalidad que ha surgido entre las actuales generaciones de ambos combinados.

Nada más lejano a lo que terminó sucediendo. Entre que los actuales campeones de América y que finalmente pudieron abandonar la terminal aérea, pasaron dos horas. Un plazo que cuadra con los protocolos sanitarios que debe cumplir cualquier visitante extranjero que llega a Chile, pero que irritó considerablemente a las figuras del equipo visitante. Prueba de ello es la airada reacción del arquero Emiliano Martínez a través de las redes sociales. Una bandera chilena y un emoticón en señal de asco graficaron una molestia que, con seguridad, se extendía a varios de sus compañeros. Algunos lo manifestaron, no de la mejor forma, al personal que se encargó del procedimiento. Casi dos horas, llenas de situaciones, pasaron para que finalmente, el equipo transandino pudiera partir a descansar.

Los CD con documentos y los perros

Manuel Herrera, seremi de Salud de Antofagasta, fue parte del operativo y explica con propiedad el proceso que tan tedioso les resultó a los visitantes en la noche de este jueves, en el estadio Zorros del Desierto, de Calama. “Estuve todo el rato ahí. Nosotros preparamos con ocho grupos de testeadores. El grupo de avanzada tenía claro que tenían que bajar con sus papeles en manos. Accedimos a que los esperaran dos buses. Ellos bajaron en masa y armaron un desorden. Los tuvimos que mandar de vuelta al ingreso para ordenarlos. No traían los papeles, ni siquiera el C-19, y querían que los testearan sin que se les revisaran”, relata a El Deportivo.

Herrera explica que los miembros de la delegación argentina no contribuyeron para que el procedimiento, que no debía extenderse por más allá de media hora, considerando las medidas que se habían adoptado para facilitarlo. “Llegaban en grupos de ocho. Entonces, había que mandarlos de vuelta para que ingresaran de a uno. También fueron prepotentes. Reaccionaron de mala forma ante los funcionarios. Nunca me había tocado ver a una delegación tan desordenada. Ni siquiera respetaron los acuerdos que se habían suscrito con la avanzada”, sostiene. La última mención obedece a que coordinadores de la AFA habían llegado antes a la ciudad minera para evitar contratiempos. No sirvió.

Las explicaciones rayaron lo insólito. La autoridad sanitaria profundiza en los detalles. “Decían que tenían un CD con todos los papeles y eso no era lo que habíamos acordado. Después, desapareció el grupo de avanzada. Querían hacer todo al gusto de ellos y, lamentablemente para ellos, acá no se puede”, explica.

El arribo transandino al aeropuerto El Loa.
El arribo transandino al aeropuerto El Loa. (Foto: afa.com.ar)

El caos continuó en cada paso del proceso. Se intensificó cuando personal del SAG revisó el equipaje con perros, otra situación habitual, pero que calentó aún más los ánimos. “Los perros son los del SAG, para detectar productos agrícolas. El SAG les indicó, y tampoco lo hicieron, que bajaran con su equipaje de mano y se devolvían al bus. Bajaron a mano pelada. No querían que les revisaran papeles ni nada”, continúa detallando la autoridad sanitaria.

“Después, salieron. No habían sacado los C-19. No hicieron nada. Los tuvimos que ayudar a hacerlo. Después de ordenarlo y los empezamos a testear, el SAG determinó poner todo el equipaje de mano en una línea y pasó el perro”, sostiene Herrera.

Los transandinos se limitan, a una evaluación general, en la que se desligan de responsabilidad. “Creo que se hizo lo que correspondía, por ambas partes”, responde Jorge Miadosqui, secretario de Selecciones de la AFA a El Deportivo.

Intervención ministerial

El conflicto fue subiendo en intensidad y en nivel. De hecho, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, tuvo que asumir la conducción del caso. “Al final, se les dieron todas las facilidades. Si no es por la ayuda del ministro Delgado, todavía estarían en el aeropuerto. Se portó de forma extraordinaria”, explica una fuente de la ANFP. En efecto, fue el propio Delgado quien firmó el decreto que autorizó que el aeropuerto El Loa pudiera acoger el vuelo de Argentina, pese a que no tiene el carácter de terminal internacional. Esta mañana, eso sí, reaccionó con molestia frente a la postura que asumieron el plantel y el staff de los transandinos. “Los invitaría a que fueran más humildes”, declaró.

En Quilín manejan la información de que 11 integrantes de la delegación, principalmente jugadores que militan en clubes europeos, no traían la homologación de las vacunas que se exige al ingreso al país. Fue por esa razón que se activaron los contactos con las carteras de Interior y de Salud y se consiguió, finalmente, destrabar el inconveniente.

Al margen, entre ambas federaciones solo hubo expresiones de agradecimiento. “El gerente de selecciones de Argentina nos mandó agradecimientos y felicitaciones. Y el presidente, Chiqui Tapia, le transmitió a Pablo Milad la misma sensación”, explican en el entre rector del fútbol chileno.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.