El plan de la Roja para recibir a Colombia con aforo completo: cinco tipos de guardias y vigilancia 24 horas

Foto: Photosport.

Hace un mes estuvo en Santiago la delegación cafetalera para tantear el clima tras el estallido social. En la ANFP toman decisiones para evitar conflictos que manchen el debut del Nacional en las eliminatorias. Se jugará con 45.344 hinchas.




El plan de seguridad para enfrentar a Colombia está en marcha. Desde la semana pasada, en las oficinas de la ANFP, la plana mayor de Quilín comenzó a diseñar los pasos a seguir para no sufrir inconvenientes en el duelo frente a los cafetaleros, en el Nacional, el próximo martes 31 de marzo, a las 20 horas. Será el debut del Nacional en las clasificatorias rumbo a Qatar 2022 y el partido de fútbol más masivo desde que se inició el estallido.

Lo cierto es que en Quilín hay preocupación. Y en la Conmebol y le expedición colombiana también. Saben el clima de violencia actual que los tiene en alerta. La delegación colombiana encargada de la seguridad estuvo en Santiago hace 30 días para tantear el ambiente. En Quilín nombraron a Rodrigo Robles, gerente de Ligas, como el encargado del plan para evitar cualquier tipo de incidente que pudiera entorpecer la realización del juego. En los escritorios de la ANFP quedó el plan que se diseñó para el la final de la Copa Libertadores, que finalmente no se disputó en Santiago. Buscan emularlo.

“Colombia vino a Chile y tiene la preocupación natural de cualquier extranjero que ve la situación que vive el país. Estuvieron hace 30 días acá armando su logística, su itinerario y como serán sus circuitos internos. Con la colaboración, tanto nuestra como organizadores como de las autoridades y los organismos de seguridad pública, está todo en proceso de organización de toda la estadía de la delegación”, dice Rodrigo Robles, al ser consultado por La Tercera. “Se tiene contemplado un resguardo especial extra a lo habitual para toda la delegación de Colombia, básicamente porque la situación en Chile hoy está delicada. Se ha contemplado un programa amplio de seguridad, profundo e intensivo para proteger a la Selección de Colombia y a la de Chile”.

La planificación del encuentro será similar al que estaba programado para la final de la Copa Libertadores que finalmente no se realizó en Santiago. En la reunión del miércoles, la ANFP propuso 425 guardias privados, de los cuales 20 serán Robocops. Cinco categorías distintas de personal de segudirad, en total. El resto del contigente estará a cargo de la sección de contención, aprehensores en puertas para evitar el ingreso sin entradas, neutralizadores de pirotecnia en cancha, por si llega a caer una bengala y los convencionales. Estos últimos estarán en los accesos. En total serán cinco tipos de guardias, dicen desde la ANFP. Cada movimiento de la selección cafetera será supervisado por guardias privados que vendrán desde el país cafetero. Tendrán seguridad las 24 horas, desde que lleguen al aeropuerto. Cada movimiento del equipo de Carlos Queiroz será vigilado.

Desde que ocurrió el estallido, en 18 de octubre, será la primera vez que se jugará con aforo completo. Se autorizó la presencia de 45.344 hinchas. Y por eso mismo, la ANFP no quiere cometer errores en seguridad. “No te tenemos contemplado reducir el aforo con Colombia. Es una decisión o facultad que tiene la Intendencia, pero no está previsto. Está prevista una zona para hinchas visitantes que tendrá su colchón de seguridad correspondiente”, dice Robles.

La Roja parte asegurando la seguridad de Colombia. No quiere pasar zozobras. En su favor, sin embargo, está la organización de los duelos de Copa Chile que marcaron la vuelta al fútbol. Y que no sufrieron inconvenientes.

Comenta