George W. Bush, blanco de las críticas luego de confundir Ucrania con Irak

Reacción de George W. Bush cuando un hombre le tiró un zapato durante una conferencia de prensa en Bagdad. Foto: Reuters

“Bush acaba de admitir que es un criminal de guerra, y luego se río”, declaró una ex senadora en respuesta al lapsus del expresidente, que llamó “invasión injustificada” su propia campaña del 2003 mientras intentaba criticar la de Putin.




Luego de que George W. Bush confundiera Ucrania con Irak, en medio de una charla en la que hablaba sobre la “injustificada y brutal invasión” liderada por Vladimir Putin, las críticas no tardaron en llegar. Distintos políticos y figuras públicas norteamericanas se refirieron a la equivocación, mientras que en las redes sociales se comentó el hecho como un “lapsus freudiano” y una admisión por parte del exmandatario de ser un “criminal de guerra”.

El líder republicano, particularmente responsable por la guerra en Irak y la fallida búsqueda de “armas de destrucción masiva” en Medio Oriente, ya era conocido durante su gobierno por sus frecuentes errores y lapsus en discursos. El lapsus sobre Irak ocurrió durante un evento sobre la integridad de las elecciones, en el Centro Presidencial George W. Bush en Dallas, Texas.

Ya en otras situaciones George W. Bush había dado declaraciones polémicas relativas a la guerra en Ucrania. A inicios de la invasión, dijo que el presidente ucraniano Volodimyr Zelensky era un “chico genial” (“cool little guy”). Luego de una reunión virtual con el mismo mandatario, Bush lo llamó “el Winston Churchill del siglo 21″.

El entonces presidente George W. Bush le habla a las tropas en Camp Victory, Bagdad, el año 2008. Foto: Reuters

“La decisión de un solo hombre a lanzar una invasión completa, totalmente injustificada y brutal, en Irak”, fue la declaración con la que George W. Bush sorprendió a toda su audiencia el pasado miércoles, para luego corregirse rápidamente y decir “en Ucrania”. “Irak también”, señaló a los segundos a modo de broma, para distender el ambiente, durante su discurso en Dallas. Entre las risas de su audiencia, finalmente, se justificó: “entiendan, tengo 75 años”.

El video, que dio vueltas rápidamente por las redes sociales, fue el origen de variadas críticas, que recordaron el rol del expresidente en la invasión a Irak. “No me estoy riendo, y me imagino que tampoco se ríen las familias de los miles de soldados norteamericanos, y cientos de miles de iraquíes que murieron en esa guerra”, señaló en MSNBC Prime el comentarista Mehdi Hasan, esa misma noche.

En Twitter, el comentarista conservador Tim Young publicó esa misma noche: “¿Cuántos estadounidenses fueron enviados a morir por una mentira? Qué asco”, junto con el video del lapsus de Bush. Esta misma mañana continuó comentando el hecho, tuiteando “Buenos días a todos excepto George W. Bush, que cree que es divertido hacer bromas respecto a la guerra innecesaria en que nos metió, y que resulte en decenas de cientas de muertes”.

“Uff” fue la primera reacción del ex congresista Justin Amash, que había dejado hace tiempo el Partido Republicano para ser independiente, para luego afirmar: “Si fuera George W. Bush, creo que evitaría dar discursos sobre un hombre que lanza una invasión brutal y totalmente injustificada”. También ex congresista, la demócrata Nina Turner declaró al respecto: “George W. Bush acaba de admitir que es un criminal de guerra de la talla de Vladimir Putin, y luego se rió. “Nauseabundo”.

Kim Dotcom, el empresario tecnológico fundador de Megaupload, también tuvo sus palabras para el exmandatario norteamericano. “Finalmente el criminal de guerra y asesino por masas, el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush, admite sus crímenes de guerra”, tuiteó junto con el video del error de Bush.

El crítico de arte y columnista de The New York Times, Jerry Saltz, tuiteó por su parte: “la falsa maquinaria de guerra de Bush y Cheney en Iraq causó casi un millón de muertes. Mucho más lejos que el monstruo Putin, a quien también hay que detener”. El escritor Daniel Dervir, columnista de la revista Jacobin, publicó en su cuenta el video, con el comentario “esto debería ser admisible como evidencia en La Haya”.

Un soldado norteamericano ve caer la estatua de presidente Saddam Hussein el 9 de abril de 2003. Foto: AP

En 2003, Bush anunció una invasión en Irak llamada “Operación Libertad Iraquí”. En una cadena nacional dada el 19 de marzo de ese año, el entonces presidente dijo que la operación buscaba ayudar a los iraquíes a “conseguir un país unido, estable y libre”. En esos tiempos, Bush justificó el uso de la fuerza militar contra Irak alegando que el líder del país en ese entonces, Saddam Hussein, tenía escondidas reservas de “armas de destrucción masiva”. Solo meses después, en julio, CNN publicó que los reportes de inteligencia que daban a la invasión su motivo estaban probablemente basados en información falsa y documentos adulterados.

De acuerdo al Instituto Watson por Asuntos Públicos e Internacionales, al menos 200 mil civiles murieron como resultado de “violencia directamente relacionada con la guerra”, durante la invasión de Estados Unidos a Irak. Por lo demás, el mismo instituto destaca las dificultades que se tienen para medir las muertes correctamente, por lo cual el número es probablemente más alto.

Casi veinte años después del inicio de la invasión, cierto consenso tanto en la izquierda como en la derecha norteamericano ha pasado a condenar la guerra, con muchos políticos y aspirantes a la presidencia señalando que, o en su momento estuvieron contra la invasión iraquí, o al menos ahora la condenan. El mismo hermano de Bush, Jeb, dijo en un debate el año 2015 que la invasión había sido incorrecta, y basada en una “inteligencia deficiente”, cuando la moderadora Megyn Kelly le preguntó si “la guerra de su hermano” era un error.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.