Habla Bassa, el profesor sin corbata: "La dignidad republicana no se juega en la forma de vestir"

Jaime Bassa 03

El abogado que fue cuestionado por los diputados Osvaldo Urrutia (UDI) y José Pérez (PRSD) por no asistir "vestido formal" a la Comisión de Defensa a la que fue citado y en la que expuso gratis por la ley que declara inhábiles a ex uniformados de participar en contratos con las FF.AA.. "Fue una situación realmente absurda", dijo a La Tercera PM.




Es abogado de la Universidad Católica, doctor en Derecho de la Universidad de Barcelona, magíster en Derecho de la Universidad de Chile y magíster en filosofía de la Universidad de Valparaíso. Ninguna de esas credenciales del abogado y académico Jaime Bassa bastó a los diputados Osvaldo Urrutia (UDI) y José Pérez (PRSD), quienes el martes pasado –en plena sesión de la Comisión de Defensa- lo cuestionaron por vestir una camisa blanca y no presentarse con chaqueta y corbata. "Es una falta de respeto", dijeron ambos parlamentarios.

Lo cierto es que Bassa se encontraba en ese lugar invitado por el diputado de Revolución Democrática (RD) Jorge Brito y ese día, más allá de su vestimenta, su presencia en el lugar obedecía a su calidad de experto constitucionalista quien debía analizar eventuales afectaciones de derechos fundamentales en un proyecto que reforma la Ley de Bases Generales de la Administración del Estado. Pero no fue su ponencia de más de 25 minutos la que trascendió de esa sesión, sino los cuestionamientos de los que fue objeto el académico respecto a su vestimenta. Esto luego que el equipo que trabaja con el diputado Brito viralizara el insólito episodio.

Jaime Bassa explica a La Tercera PM que no es la primera vez que acude al Congreso. "He ido a las Cámaras muchas veces. He presentado ponencias y he hecho comentarios a proyectos de ley en Salud, Educación, en Constitución muchas veces; he asistido a comisiones que están revisando acusaciones constitucionales contra ministros de Estado, por lo menos tres veces que yo recuerde, y la verdad que nunca me habían hecho un comentario como éste", dice.

"Ni cuando me doctoré usé corbata, creo que la última vez debe haber sido en la universidad para los exámenes orales y de ahí nunca más", sostiene el académico, quien cuestiona la críticas alzadas por los parlamentarios: "fue una situación realmente absurda".

"Es bien ridículo todo. Esto fue el martes de la semana pasada, era un día helado, hacía frío, yo obviamente estaba con chaqueta, y estuve sentado en la segunda fila de la comisión durante media hora mientras revisaban la tabla del día anterior, sentado con mi chaqueta puesta. Me paro para sentarme a intervenir en la mesa, y me saco la chaqueta a vista y paciencia de todos los parlamentarios, por eso te digo que todo es muy absurdo, ellos vieron como andaba vestido", detalla.

Consultado respecto de por qué cree que Urrutia y Pérez realizaron esas críticas, sostiene que "yo creo que hay un problema efectivamente acá y es respecto de cuáles son los criterios a partir de los que medimos el respeto que nos tenemos unos con otros". Agrega que "a mí me invitaron por correo electrónico con anticipación suficiente, yo confirmé mi asistencia por escrito, preparé una intervención por escrito también, presenté una especie de ponencia a la comisión, intervine en mi presentación durante unos 25 a 30 minutos, después estuve disponible a responder las preguntas de los diputados durante una hora y algo, llegué puntualmente a la sesión, me dirigí respetuosamente en toda la intervenciones y gratis".

En ese sentido, dice el académico, "la dignidad republicana no se juega en la forma de vestir, sino en la seriedad de hacer política dejando de lado esos resabios de clase… yo no sé cómo es que los criterios formales de nuestra vestimenta que parecen ser más bien viejos resabios de clase terminan siendo más relevante que el respeto por el tipo relaciones que efectivamente tenemos por las demás personas. O sea el respeto se mide en asistir a una citación, contestar a una citación, preparar lo que se está exponiendo, llegar a la hora, contestar las preguntas, eso es repeto".

¿Conocía a los diputados que lo emplazaron en duros términos? ¿Tiene una explicación a lo que ocurrió?

No conocía a ninguno de los diputados, ni a Osvaldo Urrutia ni a José Pérez entiendo además que uno es de la UDI el otro es del Partido Radical y no he tenido problema con ninguno de los dos. Quizás ellos han tenido problema con el objeto de la discusión porque lo que se estaba discutiendo era esta inhabilidad para ex oficiales de las FFAA y de Orden de una vez retirados poder prestar servicios para esas instituciones, y por lo tanto quizás ahí había una incomodidad probablemente con el diputado Schilling que patrocinó el proyecto reforma de ley o con el diputado Brito que me invita, pero conmigo personalmente no.

¿Le parece que un invitado a una comisión sea tratado así?

Como te decía he ido muchas veces a comisiones de distintos tipo, vestido de la misma forma y nunca me pasó algo así. Además hay que tener en cuenta que a las comisiones no solo asisten de invitados abogados, ya que van distintos actores de la sociedad civil, profesores de otras disciplinas, por ejemplo, pescadores, trabajadores, y es curioso que a un abogado se le exija ir con corbata como si la corbata fuera un sello de reconocimiento de clase, al que uno como abogado no tiene derecho a renunciar… ¡Es así de absurdo lo que ocurrió!

¿Sientes que el Congreso está en conexión con la ciudadanía?

Yo creo que esto es muy parecido a ese aforismo que se está utilizando a propósito de la justicia de clase de que las instituciones son fuertes con los débiles y débiles con los fuertes. Efectivamente hay un problema más o menos importante de desafección entre la ciudadanía y sus instituciones de representación popular, de representación democrática y es preocupante que los parlamentarios, o ciertos sectores del parlamento, crean que la ciudadanía le debe respeto así casi como si fuera obligación a las instituciones, en lugar de preocuparse cómo es que los funcionarios públicos que trabajan en esas instituciones respetan el mandato que han recibido del pueblo cumpliendo su deber de manera honesta y transparente. Eso me llama mucho la atención, sobre todo con lo que ocurrió en esa sesión.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.