Hassan Akram, el asesor económico inglés del Frente Amplio: “Es Briones el culpable de que hoy se esté discutiendo el retiro de fondos”

En 2010, llegó a Chile desde Inglaterra atraido por el tema de su doctorado en la Universidad de Cambridge y desde el 2014 se quedó definitivamente en el país. Participó en el capítulo económico del programa de gobierno de la excandidata presidencial Beatriz Sánchez y actualmente es parte de la comisión técnica del Frente Amplio sobre ayudas económicas en pandemia. Desde ahí fue clave en la propuesta de un fondo solidario que realizó Gabriel Boric y que ayer se aprobó en la comisión de Constitución del Senado.




En 2010, el economista inglés Hassan Akram (35) llegó a Chile atraído por el tema de su doctorado realizado en la Universidad de Cambridge. Su trabajo se tituló: “La economía política del neoliberalismo en Chile” y sus profesores guía fueron los reconocidos académicos Andrew Gamble y Ha-Joon Chang.

Descendiente de musulmanes de la India, Akram cuenta que desde 2014 vive definitivamente en Chile atraído no solo por el interés intelectual desarrollado en su vida académica sino que también por Violeta Parra.

"Cuando estuve en Cambridge el director del centro de estudios latinoamericanos fue David Lehmann, un especialista en reforma agraria que había estado en Chile durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva. De él viene mi interés académico por Chile. Y el día de su jubilación, junto con un coro de la universidad, cantó Gracias a la Vida de Violeta Parra. Fue la música de la Violeta la que inicialmente me atrajo a Chile", comenta Akram.

Y en términos académicos, ¿cuál fue tu primera impresión del modelo económico de Chile más allá de lo que habías podido estudiar en los libros?

-Desde el punto de vista académico y científico, el modelo chileno es fantástico porque es el más puro ejemplo de la instalación del neoliberalismo. Cuando llegué a Chile, lo que más impresionó fue la fuerza y la claridad ideológica de los defensores del modelo. El neoliberalismo se instaló en todo el mundo, en Inglaterra y Estados Unidos, pero aquí se originaron neoliberales al estilo chileno que son tan puros que van a los textos originales y siguen con ideas muy ochenteras. El mundo ha cambiado pero el modelo chileno no.

Invitado por la economista Claudia Sanhueza, -cercana a Revolución Democrática-, en 2017 Akram llegó a ser parte del comando de la excandidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez. Ahí, comenta, participó en el programa de gobierno de la periodista, específicamente en el capítulo sobre la matriz productiva del desarrollo económico, su área de expertise.

“Con Hassan nos conocimos acá en Chile porque me invitó a comentar su tesis doctoral. A pesar de que probablemente coincidimos algunos años en Cambridge, no nos conocimos allá. Para el programa de Beatriz Sánchez convocamos a varios académicos y Hassan fue uno de ellos. Ha sido un gran aporte”, comenta Sanhueza.

Akram ha hecho clases como profesor visitante en las universidades Adolfo Ibañez, Usach, Alberto Hurtado y la Universidad de Chile. También impartió un curso en la Escuela Venezolana de Planificación entre 2007 y 2008 “Enseñando cursos sobre ‘Capitalismo y Política’ a líderes comunitarios revolucionarios, dentro de un programa del Ministerio de Planificación y Desarrollo en Venezuela bajo el gobierno de Hugo Chávez”, según se lee en su perfil de Linkedin.

Actualmente es el director de la sede chilena de la universidad norteamericana Wake Forest y profesor de políticas públicas de la Universidad Diego Portales. Y en los últimos meses, ha participado tanto de la comisión económica del Frente Amplio -compuesta por académicos y parlamentarios- para hacer propuestas en esta línea durante la pandemia. Y también asesora directamente a la bancada de diputados de Convergencia Social, entre ellos su presidenta Gael Yeomans y el diputado Gabriel Boric, ya que es parte de un grupo técnico creado por esa tienda.

Desde ahí, ha entrado de lleno al debate previsional y ha defendido tanto el retiro del 10% de los fondos de pensiones como también la creación de un fondo solidario.

¿Cuál es su análisis del actual sistema previsional chileno?

“Estudié el contexto histórico de su creación. Y la consolidación del sistema de las AFP ocurre en el contexto de la crisis financiera del 82′ y 83′” Cuando los Chicago Boys liberalizaron toda la economía, sacaron toda la regulación financiera y permitieron la entrada de capitales sin ningún tipo de control eso generó una crisis de deuda. De deuda privada externa. Las empresas chilenas se endeudaron excesivamente.

El contexto de creación de las AFP y su lógica fue principalmente crear un sistema de ahorro forzoso para capitalizar empresas. Y hay que rescatar a empresas y tiene cierta lógica usar mecanismos de ahorro para hacer funcionar la economía. El problema es que esto se mezcló. Cuando se habla de capitalización hay dos variantes: puede ser individual o colectivo. Y en vez de hacer un ahorro colectivo para capitalizar las empresas, decidieron lo individual y ahí está la ideología neoliberal. En la lógica de capitalización específicamente individual.

¿Y si comparamos este sistema internacionalmente?

Si se compara a nivel internacional, los sistemas son en general de reparto con elementos de ahorro y de inversión. Pero tienden a ser de ahorro colectivo. El problema de este sistema es que la pensión depende de cuánto uno ha logrado ahorrar durante la vida laboral con el obvio resultado de que las personas que tuvieron periodos de desempleo o las que salieron del mercado laboral como las mujeres que tuvieron hijos, van a tener muy bajas pensiones.

El ministro Ignacio Briones ha insistido varias veces, al argumentar su rechazo al proyecto de retiro del 10% de los fondos, en algo más ideológico. Ha dicho que le parece raro que la izquierda esté apoyando una medida “libertaria”. ¿Qué le parece ese punto?

Hay un elemento de hipocresía y mala fe en ese argumento. Porque el argumento que la oposición utilizó fue precisamente ese para oponerse a la ley de protección del empleo. Que al final ocupa las cuentas individuales del seguro de cesantía para pagar los salarios de trabajadores con contrato suspendido. En ese momento, cuando la oposición decía que no se quería usar las cuentas individuales, Briones no tuvo ningún problema en hacerlo. Ignoró totalmente ese argumento y ahora mañosamente empieza a preocuparse por el uso de los ahorros de los trabajadores. Hay una tremenda inconsistencia en lo que dice. Por otro lado, es cierto que sacar los ahorros previsionales es una medida que no es lo ideal.

¿En qué sentido?

En economía se habla de la mejor opción que se puede hacer en condiciones ideales. Y esa no es, claro. Pero desde el Frente Amplio propusimos una renta básica de emergencia que iba a cubrir a un 80% de los hogares. Esa sería la política pública ideal porque el Estado se endeuda y Chile tiene un nivel bajo de endeudamiento internacional y está en buenas condiciones para endeudarse por emergencia, y las tasas de interés a nivel global son bajas entonces el Estado puede endeudarse. Lo lógico sería que el Estado se endeude para pagar una renta básica de emergencia, esa es la mejor opción. Pero es Ignacio Briones el culpable de tener que estar aplicando un retiro del 10% de las pensiones porque él cerró las puertas a una opción desde el Estado.

¿Por qué cree que está propuesta hace sentido en la ciudadanía siendo que no es la óptima?

La razón más importante de por qué esta reforma tiene tanto apoyo ciudadano tiene que ver con la crisis que existe en términos de la reducción de ingresos de todas las familias chilenas. Tenemos una cifra de desempleo con personas que han salido del mercado laboral y este mercado es tan precario que la mayoría de las familias han visto sus ingresos bajar. Según estudios de la Universidad Católica han bajado en un 25% y el gobierno no entiende la envergadura de esto. Cuando se ofrece una transferencia directa desde el gobierno es para una cobertura de 700 mil personas. El número no responde a la cantidad de personas que están en crisis.

¿Son compatibles la creación de un fondo solidario y las ayudas para la clase media del gobierno? Los ministros de Hacienda e Interior han dicho que excedería el gasto pactado con la oposición en caso de que el fondo se apruebe...

Hay un error básico en lo que han dicho Briones y Blumel. Cuando ellos suman el monto completo, que está dentro de las estimaciones que podría salir del sistema de pensiones producto del retiro. Entonces ellos dicen que el Estado tendría que reponer ese dinero, esa es la deuda pública que ellos asumen. Y esa no es la idea del fondo, no está hecho para repooner los dineros que la gente retira. Eso sí sería una política regresiva porque los que van a retirar son los que tienen más ahorros. La idea es crear un ente público, autónomo, que va a pagar complemento en pensiones a futuro. Esto no es una medida de emergencia sino que una política a largo plazo entonces tiene cotizaciones anuales de parte del empleador y del Estado. Nosotros calculamos que si bajan las pensiones promedio, este fondo podría pagar complementos para subir la pensión hasta su nivel promedio anterior con una cotización de 1,25% del Estado y 1,25% del empleador. Y ahí, el costo fiscal anual de eso es 0,2% del PIB que es un 0,8% del presupuesto anual.

¿Cómo ves esas críticas de que la oposición no ha escuchado algunas voces técnicas que están en contra de este proyecto?

El problema con eso de los técnicos es que son muchos en Chile los que tienen fuertes conflictos de interés. El debate ha estado marcado por el lobby de la industria de las AFP y desde ahí se ha promovido la idea de una transversalidad de la crítica. Hay una carta, de hecho, de una larga lista de economistas, incluyendo exministros de Economía, profesores, que apoyan el retiro del 10%. Pero la publicidad se le ha dado a un grupo reducido de economistas que ya están insertos en las redes de la elite chilena.

Comenta