Ignacio García-Belenguer, director del Teatro Real de Madrid: “El streaming llegó para quedarse y los cantantes deben entenderlo”

La ópera Aída de Verdi, con la mezzosoprano Violeta Urmana, es del Teatro Real de Madrid y se puede ver gratis en el portal Municipal Delivery del Teatro Municipal.

El director del coliseo lírico español, uno de los más importantes del mundo, se refiere al acuerdo de transmisión de ópera y ballet junto al Teatro Municipal De Santiago.




Hasta los más grandes adolecen de algo. Así como el exclusivo Festival de Bayreuth en Alemania carece de aire acondicionado con el objetivo de preservar la calidad de sonido, algunos recintos clásicos de categoría simplemente no tienen ballet. En Latinoamérica sí lo tienen el Teatro Municipal de Santiago o el Teatro Colón de Buenos Aires, pero no muchos más. En Europa, lo ostenta la Opera de París, aunque en el Teatro Real de Madrid no es un plato musical a la carta. O mejor dicho, no lo era hasta hace unos días: esta semana ya ingresó a su menú el ballet El lago de los cisnes del Teatro Municipal de Santiago.

La puesta en escena de Marcia Haydée se puede ver en la plataforma My Opera Player, el portal emblema del Teatro Real de Madrid. La presencia de la obra de Tchaikovsky (con los bailarines Rodrigo Guzmán y Andreza Randisek) en aquel sitio es uno de los primeros signos de colaboración entre la casa lírica española y el coliseo santiaguino. Las otras señales son la llegada de la ópera Aída al portal online Municipal Delivery. Todo es de consumo gratis y, de alguna manera, es una sinergia en tiempos de crisis y pandemia.

Luego llegará El cascanueces chileno al portal del Real, uno de los teatros más importantes del mundo por lo demás. De vuelta vendrán las producciones hispanas de El holandés errante de Wagner y Los puritanos de Bellini. “Se trata de una ventana al mundo y nos permite al mismo tiempo sentirnos acompañados por quienes hacen lo mismo que nosotros en España, México o Colombia. También es una oportunidad para aportar contenido a otros teatros latinoamericanos”, comenta la directora del Teatro Municipal, Carmen Gloria Larenas.

“Es un orgullo que el Ballet de Santiago esté en plataformas europeas. Es una gran ventana de exhibición y pone en valor lo que hacen los 450 trabajadores del Teatro Municipal. A estas alturas es algo así como una exportación del Teatro Municipal” agrega sobre una apuesta online que además incluye aportar con contenidos al Teatro Mayor de Bogotá y al Teatro Bicentenario de Guanajuato (México). Toda la gestión de colaboración fue posible gracias a la red de ópera latinoamericana OLA, cuya directora ejecutiva es la chilena Alejandra Martí.

Desde España, el director del Teatro Real de Madrid Ignacio García-Berenguer (1967), se da un tiempo para hablar con La Tercera PM sobre este acuerdo y también acerca de la crisis cultural en medio de la pandemia.

Ignacio García-Berenguer es el director general del Teatro Real de Madrid desde el año 2012.

¿Cuál es la importancia que tiene este acuerdo entre el Teatro Real y el Teatro Municipal?

Desde hace un buen tiempo que estamos colaborando con el Teatro Municipal de Santiago. Es definitivamente uno de los grandes teatros de ópera de Iberoamérica junto al Teatro Colón de Buenos Aires y el Teatro Bellas Artes de Ciudad de México. Así como para el público chileno puede ser muy interesante y valioso poder apreciar óperas nuestras gratis en la plataforma Municipal Delivery de ustedes, para nuestros seguidores y en realidad para todos los que quieran unirse a My Opera Player obras como El cascanueces y El lago de los cisnes siempre serán bienvenidas. En lo personal me parecen puestas en escenas magníficas del Teatro Municipal y lo que hacen es incrementar la oferta cultural del Teatro Real, que no tiene temporada de ballet en su programación.

¿Qué destacaría de las producciones de Aída, El Holandés errante y Los puritanos que llegan al portal del Teatro Municipal de Santiago?

Aída de Giuseppe Verdi es una magnífica producción del gran régisseur argentino Hugo de Ana, que ha sido actualizada a nuestros tiempos y se ha hecho más ligera, si se quiere La dirige el italiano Nicola Luisotti y canta la mezzosoprano lituana Violeta Urmana, en el rol de Amneris. El holandés errante de Wagner es dirigida musicalmente por Pablo Heras-Casado y no me quedo corto de palabras si digo que es realmente impresionante. No sólo en tamaño o en diseño de producción, sino que en calidad y en el nivel de su espectáculo, a cargo de La Fura del Baus. En el rol de Daland está el gran barítono coreano Kwangchoul Youn. En Los puritanos de Vincenzo Bellini tenemos a tres grandes estrellas del momento: la soprano alemana Diana Damrau, el tenor mexicano Javier Camarena y el barítono francés Ludovic Tézier.

La ópera El Holandés Errante, en una producción de La Fura dels Baus, será ora de las obras del Teatro Real de Madrid que estará en la plataforma del Teatro Municipal.

¿Habrá nuevas óperas en el futuro?

Sí, estamos trabajando en poder subir a la plataforma las óperas La traviata y Nabucco, ambas de Giuseppe Verdi.

¿Cómo ha sido la acogida por parte del público de la plataforma My Opera del Teatro Real?

Extraordinaria. Hay tres grandes plataformas online de ópera en este momento en el mundo: la del Metropolitan de Nueva York, la de la Opera de Viena y la del Teatro Real. De alguna manera nos adelantamos al consumo de streaming en el mundo cuando el año pasado renovamos nuestro sitio, le cambiamos el nombre e hicimos convenios de transmisión con instituciones como el Teatro Liceu de Barcelona, el Gran Teatro Nacional de China en Beijing, el Teatro Colón de Buenos Aires o el mismo Teatro Municipal de Santiago. En estas tres semanas de confinamiento hemos llegado hasta los 50 mil usuarios, desde China a Latinoamérica.

¿Cree que el online y el streaming puede ser el futuro para parte de la música clásica? ¿O, mejor dicho, los contenidos digitales alcanzarán una nueva relevancia?

En el Teatro Real de Madrid estamos convencidos de que nuestros espectáculos deben ir de la mano con la tecnología. Si las plataformas y los contenidos online funcionan con los bancos o con el cine, no veo porque la música clásica y la ópera en particular deban quedarse atrás. El consumo cultural ha cambiado totalmente y probablemente muchos conciertos los veremos en el futuro frente a un smart tv, una tablet o un teléfono. Es cuestión de ver a las nuevas generaciones: a los chicos les gusta elegir entre un menú de posibilidades y sin que le impongan una programación abierta. Definitivamente es un modelo que llegó para quedarse y los cantantes deben entender que la transmisión audiovisual aumentará en desmedro de otros formatos, como el blu-ray por ejemplo.

¿Pero un teatro lírico se puede financiar a través del streaming?

Creo que hay que separar las cosas. El Teatro Real de Madrid utiliza el streaming como una plataforma de difusión y de llegada a mucho más público. Nuestro sitio My Opera Player es totalmente sustentable pues nuestra biblioteca es amplia y de calidad. Además, somos una institución pública y tenemos un aporte estatal entre nuestro presupuesto. En ese sentido es importante el servicio a la comunidad. Pero hay que aclarar que un teatro como el nuestro no se financia con el streaming.

El ballet El Lago de los Cisnes, en una versión de Marcia Haydée, es una de las obras del Teatro Municipal que se pueden ver en la plataforma digital My Opera Player del Teatro Real de Madrid.

¿Cómo cree que el sector de la música clásica puede enfrentar el golpe económico que significa esta pandemia?

Como todos, tenemos que intentar capear esta situación de la mejor manera posible. Nuestro financiamiento es mixto, con un 30 por ciento aproximado de aporte estatal, otro 30 por ciento de patrocinadores y auspiciadores y otro tercio a través de las entradas. Obviamente estamos en una situación dura y que requerirá los ajustes necesarios de programación. Afortunadamente contamos con un público muy fiel, que esperamos vuelva gustosamente a ver nuestros espectáculos cuando reabramos las puertas

Pero al parecer esta crisis la están soportando mejor las instituciones culturales con un gran apoyo estatal, como es el caso de los teatros y orquestas de Alemania, donde hay financiamiento público de hasta un 70 por ciento

Lo que sucede es que nosotros siempre hemos defendido y utilizado el modelo de los tres tercios: aportes estatales, de privados y del público. Me parece que es un formato ideal y equilibrado, pues logra enfrentar eventuales crisis de manera balanceada. Hay veces en que se producen descalabros económicos donde el Estado recorta dinero, como fue la crisis del 2008. En ese caso, el Teatro Real de Madrid sufrió menos, pues fue ayudada mucho los patrocinadores, en comparación a organismos con mucha dependencia pública. Aún así, en la actual situación, los organismos que tienen un aporte de 70 por ciento a nivel del Estado probablemente enfrenten bien lo que está pasando.

Usted renovó contrato el año pasado con el Teatro Real de Madrid y saneó varias cuentas. El Teatro Municipal sufrió el 2019 una de sus más graves crisis, con una deuda de 6 mil millones de pesos y muchos despidos, ¿Qué puede aconsejar en el manejo de un teatro?

No hay pociones mágicas para sacar a flote un teatro de ópera, pero para mí es muy importante mantener un nivel de calidad. Esa es finalmente la primera y más importante cara de un recinto lírico. En segundo lugar se debe mantener un equilibrio entre nuevas producciones y títulos con el repertorio tradicional, con el objetivo de no perder público. Finalmente, es fundamental lograr la confianza y el apoyo de los patrocinadores y los privados.

Comenta